“Las dos reinas”: Rayando en lo aburrido

Un fotograma de "Las dos reinas". Foto: Especial Un fotograma de "Las dos reinas". Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Dirigida por Josie Rourke, Las dos reinas (Mary Queen of Scots), es una cinta un tanto dispersa que da cuenta del regreso de la reina María Estuardo a su natal Escocia y de sus desencuentros con los enemigos de su corte y su prima la reina Isabel.

La figura central es María (Saoirse Ronan), pero el personaje no alcanza a entenderse sin el antagonismo de Isabel (Margot Robbie); es por eso que el título que le dieron en español a esta película es mucho más certero que el original.

Desgraciadamente, el desarrollo de la trama se diluye entre una María arrojada, orgullosa, deseosa de ejercer su poder en medio de un mundo de hombres que no cree en ella, y una mujer berrinchuda e inmadura, sin noción alguna del contexto social y político de su nación.

En esta dispersión se vuelve complicado entender el sentido de este personaje y su valía en cuanto al contexto social, y no es hasta el final que comprendemos contra qué estaba luchando María realmente.

Por desgracia, cuando llegamos a este punto, ya es demasiado tarde, y la cinta ha resultado un tanto aburrida.

La historia va de la siguiente manera: El esposo de María Estuardo ha muerto, así que ella decide regresar a Escocia para hacerse cargo del trono que le corresponde. Su llegada a la isla resulta un tanto incómoda para varios nobles escoceses como para la Corona de Inglaterra, y es que, de entrada, María es católica, lo cual genera resistencia en varios miembros importantes de su corte, y por el otro, la presencia de María podría reavivar la llama católica en varios nobles ingleses e incluso generar una revuelta que la coloque en el trono de Inglaterra; no sólo su catolicismo es peligroso, sino que al parecer, por su linaje, podría reclamar su derecho al trono inglés por encima de Isabel.

Ésta, para apaciguar las cosas, decide buscar un pretendiente inglés para que María se case y formar así una aliada; sin embargo, cualquier camino que se tome parece llevar a un conflicto inevitable, tanto para Isabel como para su prima escocesa, quien deberá enfrentar revueltas y conspiraciones a su alrededor.

El principal problema de María es, entre otras cosas, su inmadurez, o eso parece, y es que no es hasta el final que un encuentro entre ambas monarcas nos lleva a entender plenamente las obsesiones, deseos y problemática de María: Es una reina en un mundo de hombre, una reina que desea ejercer su poder como reina y mujer, pero se topa con pared todo el tiempo. Sólo Isabel puede entenderla, pero Isabel ha tomado otras decisiones, es una mujer que ha sobrevivido a este mundo de hombres y ha sabido guiar a su reino como se debe, es decir, por encima de sus intereses.

La contraposición de las reinas es interesante, pero tenemos que esperar hasta el final para ver esto. Por supuesto que previamente se ve cómo se va construyendo la relación entre ambas, pero se diluye en otros dramas, injusticias y niñerías de María.

Gran fotografía y vestuario, buenas actuaciones, pero en general una cinta que resulta poco trascendente.

Comentarios

Load More