Reos indígenas de Chiapas se cosen los labios para exigir su libertad

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- A ocho días de iniciada la huelga de hambre en la que participan 13 reos indígenas para exigir su libertad, este viernes dos de ellos se cosieron los labios en señal de protesta, porque las autoridades se han negado a atenderlos.

Marcelino Ruiz Gómez y Baldemar Gómez Hernández, presos en el penal de Comitán, forman parte de la “Organización Vineketik en Resistencia”, junto con Juan Pérez Álvarez e Hipólito Jiménez Cruz, también encarcelados en esa penitenciaría.

De los reos que se encuentran en huelga de hambre, algunos están presos en el penal de El Amate, en Cintalapa, y otros en el de San Cristóbal de Las Casas.

“Compañeros y compañeras, hermanos y hermanas en lucha que se encuentran detrás de estas cuatro paredes. Ya llevamos varios días en huelga de hambre y nos sentimos débiles y con dolores estomacales. Es por ello que el día de hoy, viernes 29 de marzo, a 15 días de estar en huelga de hambre hemos considerado costurarnos la boca como símbolo de que el señor gobernador del estado de Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas, no ha escuchado nuestras voces”, señalaron los indígenas presos.

En una carta enviada desde el penal, junto con las fotografías de quienes se cosieron los labios, denunciaron que están presos tras haber sufridos juicios injustos, plagados de irregularidades, y en muchos casos –subrayaron– hubo tortura y prefabricación de delitos.

El Grupo de Trabajo No Estamos Todos, que apoya a los reos en huelga de hambre, denunció un sistema de justicia basado en el clasismo y en el racismo, que encierra principalmente a los más pobres.

También reclamó que hay un uso sistemático de la tortura física y psicológica como forma de confesión de delitos y fabricación de casos, y reprobó todas y cada una de las negligencias y actuaciones intencionadas al interior de las cárceles, que perpetúan el castigo y la venganza permanente entre la población penitenciaria.

Por ello, exigió la libertad incondicional e inmediata de los presos, y que se respete su decisión de emprender esa huelga de hambre y les sean garantizadas las condiciones para su desarrollo.

Comentarios