“Fando y Lis”: la brutal dependencia

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Es muy pero muy sutil el instante en que una relación de amor se convierte en una historia de terror.

“Fando y Lis” es un texto escrito por el español Fernando Arrabal en 1955, llevado a la pantalla grande por el chileno Alejandro Jodorowsky. Extraída de por sí de una historia surrealista, el director decidió comenzar la filmación después de tres noches sin sueño “para sacar a relucir su subconsciente”.

Más de medio siglo después, la compañía Camino a Tar , bajo la dirección de la joven Jazmín Cato, de 23 años, lo inserta como pieza de rompecabezas en la escena mexicana. Esta es la primera producción profesional realizada fuera de su institución, el Colegio de Literatura Dramática y Teatro de la UNAM. Y ésta, su versión de “Fando y Lis”, que participó en el Onceavo Rally de Teatro Independiente, donde ganó los premios a Mejor Dirección, Mejor Actor, Mejor Música Original y Mejor Trabajo de Grupo.

Este abril la obra hace temporada en el Centro Cultural El Foco, un delicioso espacio para el teatro independiente en la calle de Tlacotalpan en la colonia Roma.

“Fando y Lis” trata de una pareja de jóvenes en un mundo futurista, donde las ciudades han desaparecido, todas excepto Tar. Su misión es llegar hasta ahí, pero hay una complicación: Lis no puede caminar. Está postrada en una silla de ruedas improvisada que no puede manejar sin ayuda de Fando. Al principio parece un amor lindo, una relación de apoyo, pero los machistas ataques repentinos de Fando nos harán ver la macabra dependencia que hay. Por más abusos que haya, Lis insiste en rogarle a Fando, su abusador, que no la abandone.

A pesar de haber sido estrenada en 1968, esta versión reescrita es una muy vigente y terrible pieza “sobre  las relaciones de pareja, sobre los testigos que guardan secretos y dicen mentiras, sobre los que se van para encontrar algo mejor, sobre el amor, la fe, la pérdida de lo más querido y una lucha por conseguir lo imposible”, establece la directora.

Con un estilo de actuación que ronda entre el realismo y el absurdo, el estupendo elenco está conformado por Sinaí Mérida (fascinante), Ricardo R. Sánchez,  Alfonso García, Alexis Coronel y Fabián Juárez. Con casi nulos pero atinados elementos, el espacio juguetón crea, sin embargo, una atmósfera apocalíptica. La escenografía está a cargo de Michelle León.

La obra es real y honesta. Maquillada pero no oculta, bella pero no suave, pequeña pero no mediocre. Es lo que esperamos que le siga a los escenarios. A esta compañía se le augura un gran futuro. Aunque el camino a Tar es largo, al menos van por el correcto.

“Fando y Lis” tendrá funciones durante abril, los sábados a las 19:00 horas  y los domingos a las 18:30 horas. Imperdible. En el Centro Cultural El Foco (Tlacotalpan 16, Roma Sur).

 

Comentarios