El encanto de “La Llorona” fuera y dentro del set

"La maldición de la Llorona" llega a las salas mexicanas. Foto: Especial "La maldición de la Llorona" llega a las salas mexicanas. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- New Line Cinema y el productor James Wan invocan a una de las figuras legendarias más populares de México en su filme La maldición de La Llorona, dirigido por Michael Chaves, quien debuta como director de largometrajes.

La película es producida por James Wan (uno de los realizadores del cine de terror más populares), Gary Dauberman (guionista de IT y la franquicia Annabelle) y Emile Gladstone (Army of One).

El filme cuenta con las actuaciones estelares de Linda Cardellini, Raymond Cruz y Patricia Velásquez. El guión corrió a cargo de Mikki Daughtry y Tobias Iaconis, mientras que Richard Brener, Dave Neustadter, Walter Hamada, Michelle Morrissey y Michael Clear fungieron como productores ejecutivos.

El director de fotografía fue Michael Burgess, la diseñadora de producción Melanie Jones, el editor Peter Gvozdas y la diseñadora de vestuario Megan Spatz. La música es Joseph Bishara, compositor en los filmes de Insidious.

https://youtu.be/kMKnMxkL4FM

La maldición de La Llorona tiene una clasificación R debido a su violencia y terror. Warner Bros. Pictures distribuirá el filme en cines selectos y salas IMAX alrededor del mundo.

La trama

La cinta transcurre en Los Ángeles, California, Estados Unidos en 1973 y cuenta la historia de Anna Tate-Garcia (Linda Cardellini), una trabajadora social y madre soltera que lucha por equilibrar sus dos roles, además de sobrellevar la muerte de su esposo.

Anna es una mujer escéptica que ha tenido que sortear una multitud de fantasmas y supersticiones en su trabajo, detrás de los cuales normalmente asechan demonios personales. Cierto día Anna llega a la casa de Patricia Alvarez (Patricia Velásquez) y encuentra a los hijos de ésta encerrados en un clóset, lo cual es interpretado por la trabajadora social como una peligrosa señal de abuso.

Anna desea ayudar a Patricia, pero su mayor preocupación es la seguridad de los niños, por lo cual se los lleva a un albergue infantil mientras que la madre es puesta bajo supervisión psiquiátrica. Por supuesto, entrada la noche, un quejido inquietante retumba por los pasillos del lugar donde duermen los niños… Posteriormente, vemos que los cuerpos de los pequeños son encontrados sin vida en el río. Patricia culpa a Anna y le lanza una advertencia: La Llorona ya tiene a sus hijos, pero los de Anna podrían ser los siguientes.

Obviamente, Anna y sus hijos vivirán acontecimientos extraños que involucran a una mujer sollozante. Anna teme que lo que dijo Patricia sea verdad, por lo que busca ayuda con Rafael Olvera (Raymond Cruz), un sacerdote que se convirtió en curandero y casualmente lleva toda la vida preparándose para dar batalla a La Llorona.

La producción

Comentó el productor James Wan:

“Cuando llegué a Estados Unidos, una de las primeras historias que me contaron fue la leyenda de La Llorona. Al ver mis películas, las personas asumen que adoro las historias de fantasmas y tienen razón, pero La Llorona es mucho más que eso. Te aterroriza en el nivel más profundo y apela a miedos que ni siquiera sabías que tenías. Es comprensible que sea una parte tan integral de la vida de la gente. Me obsesioné con la historia. Pensé: ‘Sería una figura maravillosa y espeluznante en la pantalla grande’”.

Para Wan la oportunidad de hacer esta cinta sobrepasaba su propia obsesión con el relato:

La Llorona es un fenómeno cultural muy querido por algunos de los más grandes fanáticos del horror en el mundo. Cuando este proyecto apareció, quise ayudar a levantarlo para que la gente pudiera ver en la pantalla grande esta historia a la que le tiene tanto cariño”.

Por su parte, el director Chaves aseveró:

“Me siento increíblemente afortunado y agradecido por hacer mi primer filme con este equipo al mando del proyecto. Y para darle vida tuve un elenco de ensueño, encabezado por los fenomenales Linda, Raymond y Patricia. Esta película es muy desgarradora y atemorizante gracias a sus actuaciones”.

El embrujo

Al empezar el rodaje, los cineastas llamaron a un sacerdote y a un curandero para que la producción contara con un poco de protección espiritual. Tras la bendición del sacerdote, el curandero realizó una limpia con humo de salvia para eliminar cualquier energía negativa.

“Fue mi primera limpia –reveló Chaves–, y resultó ser un ritual muy aleccionador. Todos sentimos su gran poder. Se convirtió en un momento profundamente contemplativo que afectó a todos en el set”.

La maldición de La Llorona se filmó en locaciones prácticas de Los Ángeles y sus alrededores. También se construyeron sets interiores y exteriores clave en un espacio multipropósitos cercano.

Pero no todo fue alegría; al parecer, todo el equipo de producción sostenía que la casa estaba embrujada. Comentó Chaves.

“El dueño creía que había algo ahí y, al final del rodaje, prácticamente todo el equipo estaba convencido de ello. Hubo algunos incidentes raros: la gente escuchaba susurros o cosas moviéndose. Aunque fui el primero en decir que no podía ser real, también fui el primero en pensar: ‘¡Creo que hay algo ahí adentro!’.”

En un caluroso día de verano, el ocupante espectral de la casa se hizo presente. Chavez contó:

“Estábamos filmando en la cocina y el calor era sofocante. De repente, sentimos una corriente fría que invadió la casa. No fue una brisa cualquiera, fue una ráfaga helada. A todos nos dio pavor. Había un silencio sepulcral.  Entonces, un amigo me dijo: ‘No estamos solos’. Así que quizás sí estaba embrujada…”.

La creación

“Todo depende del monstruo”, apuntó Gladstone, quien aseguró que tener a los mejores actores no sirve de nada a menos que esta historia de “La Llorona” esté a la altura de las expectativas. El personaje central cobró vida gracias a la interpretación de Marisol Ramírez en conjunto con la gente de vestuario y maquillaje, principalmente.

A pesar de las sesiones de tres horas de maquillaje y peinado que Ramírez tuvo que soportar dos veces al día, este proyecto fue un sueño hecho realidad.

“Siempre había querido interpretar al objeto del miedo en una película de terror –admitió Ramírez–. Pero que me pidieran encarnar a esta leyenda famosa con la que todos crecimos fue un sueño de otro nivel”.

Para Chaves, quien alguna vez aspiró a dominar este arte, colaborar en el diseño del personaje femenino con el artista de maquillaje, Gage Munster, y el mismo Wan, fue uno de los puntos culminantes:

“Gage es un verdadero artista, James es un creador de monstruos icónico y tuvimos un equipo de peinado y maquillaje fenomenal. Formar parte de este grupo es un privilegio poco común y una gran cátedra, al mismo tiempo”.

La última pieza del rompecabezas de “La Llorona” era su vestido. Observa el director:

“La Llorona es la clásica mujer vestida de blanco. Su atuendo forma parte de la iconografía de la leyenda, y Megan Spatz demostró mucha visión al respetar esa impresión fugaz, pero creando algo real y duradero para la pantalla”.

Con el fin de lograr lo que Chaves llama “el paso de los siglos y la mugre de río” en su manchado vestido que ha deambulado eternamente por ríos y canales, Megan Spatz se inspiró en las instalaciones de Jason deCaires Taylor que se encuentran en el Museo Subacuático de Arte (Musa) en las inmediaciones de Cancún, en el Caribe mexicano:

“Él creó esculturas humanas y luego las hundió en el océano. Posteriormente, dejó que la vida marina de la región hiciera lo suyo. Así que son estructuras hermosas en descomposición, llenas de algas y corales, lo cual da la sensación de que llevan ahí muchísimo tiempo”, comentó el director.

El resultado, de acuerdo con Chaves, fue “simple, tradicional, clásico, pero te advierte que algo anda mal con la mujer que lleva el vestido”.

Por último, dijo:

“Cuando ves una película de terror, tu cuerpo responde al estrés agudo. Estás en alerta máxima, pero vives un momento de tensión que se prolonga más y más. No siempre vale la pena… a menos que bajes la guardia.  Entonces vienen los sustos despiadados e incesantes. Eso es lo que quiero que el público experimente: que permanezca al filo de su asiento todo el tiempo y salga sonriendo y emocionado. Por eso vemos estas películas y es lo que las hace tan divertidas”.

Comentarios

Load More