“No me voy a rendir hasta que se haga justicia”: Lydia Cacho

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La periodista Lydia Cacho reiteró que no se rendirá hasta que se le haga justicia, y exigió al Estado mexicano la reparación del daño integral.

La demanda incluye todos los acuerdos contraídos con el Comité de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Ginebra, donde se reconoció que la autora de Los demonios del Edén fue detenida ilegalmente, torturada y revictimizada por las propias autoridades gubernamentales.

En un mensaje divulgado en su cuenta de Twitter, luego de que un tribunal con sede en Cancún, Quintana Roo, giró orden de aprehensión contra el exgobernador poblano Mario Marín Torres y el empresario Kamel Nacif Borge, por su presunta participación en la comisión de actos de tortura contra Cacho, la periodista recordó que aún no se cumple la primera resolución emitida por el Comité de Derechos Humanos de la ONU en contra del Estado mexicano.

El único punto solventado, dijo, fue la disculpa pública del Estado. Esta acción se concretó el pasado 10 de enero en la Secretaría de Gobernación. Pero, a su juicio, faltan por cumplimentarse los siguientes puntos:

Publicar el extracto de la decisión del Comité en los medios de mayor circulación nacional; brindar protección a la víctima y hacer efectivo el plan de reparación integral acordado entre las partes; dar acceso pleno e irrestricto a la víctima y a su defensa sobre los avances en la investigación, a los que antes se había negado el acceso; promover de manera efectiva y concreta la derogación de los tipos penales que hoy son utilizados para criminalizar periodistas, y detener y juzgar a todos los implicados, ya que las pruebas son jurídicamente suficientes para ello.

“No me voy a rendir hasta que se haga justicia”, escribió la periodista en la red social, e incluyó en su cuenta un link de Change.com, que la Red por los Derechos de la Infancia en México utilizó para sustentar su petición de apoyo a la periodista.

Lydia Cacho recordó que en el último día de gobierno de Enrique Peña Nieto fue puesta bajo custodia de escoltas armados y se le entregó un chaleco antibalas, y admitió que su vida estaba en riesgo debido a la falta de impartición de justicia.

Hasta el momento, más de 15 mil personas han firmado la petición en apoyo a la escritora, quien el 16 de diciembre de 2005 fue ilegalmente arrestada y torturada tras haber documentado la existencia de una red de pornografía infantil y lavado de dinero con la colusión de 19 servidores públicos, entre ellos Mario Marín Torres y Kamel Nacif.

Comentarios