El vía crucis de María Magdalena: su bebé fue robada y vendida en 6 mil pesos

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– María Magdalena Sánchez Villado vivió esta semana su propio vía crucis: el domingo 14 su bebé de ocho meses, Nancy Tirzo Sáchez, fue robada afuera del Hospital General de México, mientras ella visitaba a su hermana enferma, quien ya no alcanzó a ver a su ahijada recuperada, pues el viernes 19 falleció.

El martirio de Magdalena comenzó el domingo pasado, cuando llegó al hospital ubicado en la colonia Doctores, alcaldía Cuauhtémoc. Llevaba a Nancy en brazos y a sus dos sobrinos: Jenny, de 6 años y Emiliano, de 15, hijos de su hermana, a quienes cuidaba mientras ella estaba internada desde el pasado 2 de abril.

Debido a las reglas del hospital, la mujer no pudo entrar con los menores, así que le dio la bebé al adolescente y les pidió que la esperaran afuera.

La primera versión que se difundió sobre el robo fue que Jenny quería ir al baño. Al ver la oportunidad, una mujer de cabello rubio, que vestía botas y ropa negra, y que ya había tratado de ganarse la confianza de Emiliano con algunas preguntas, se ofreció a cuidar a Nancy, en lo que los dos hermanos buscaban un baño. Pero cuando regresaron, ni la mujer ni Nancy estaban en el lugar.

Cuando Magdalena salió de la visita y no encontró a su hija, el mundo se le vino encima.

De inmediato pidió ayuda a la policía. Cerca de las 10 de la noche, la Procuraduría General de Justicia (PGJ-CDMX) emitió una Alerta Amber “urgente” con los datos de la pequeña Nancy: “Fue vista por última vez en la calle Doctor Pasteur”. Como señas particulares describió una cicatriz de quemadura en la muñeca izquierda, un lunar rojo en la nuca, otro en forma de mancha morada en la espalda baja y orificios en los lóbulos de las orejas.

En la fotografía que acompañó el aviso, Nancy luce sonriente con un gorro amarillo. Magdalena recordó bien su vestimenta: “playera rosa manga larga con estampado de pato blanco y beige, pants rosa, calcetas amarillas y babero amarillo con una jirafa”.

Con la descripción que dio el adolescente, la PGJ-CDMX elaboró el retrato hablado de la mujer que se robó a Nancy, mismo que fue difundido en la prensa.

 

El video de la ladrona

María Magdalena se consumía en la angustia al pasar de los días sin que las autoridades capitalinas informaran de avances en la investigación para hallar a Nancy. En entrevistas a la prensa, pedía a los ladrones que se apiadaran de ella y le devolvieran a su hija, que se la dejaran en un mercado o una iglesia y confiaba en que la gente le ayudaría a encontrarla.

Sin embargo, el jueves 18, de nuevo las redes sociales se adelantaron a las autoridades al difundir un video tomado por una cámara de vigilancia de un local dentro de la estación del Metro, Hospital General.

En las imágenes se observa cómo Emiliano va con la mujer de cabello rubio, quien carga a Nancy. Ambos están afuera de un local comercial dentro de la estación. En la escena no se aprecia Jenny.

El adolescente carga a la bebé mientras la mujer saca algo de su bolsa que, enseguida, le da al adolescente, presuntamente dinero. El menor entra al local. En segundos, la mujer con la bebé deambula unos pasos hasta que desaparece de la toma.

Autoridades de la PGJ-CDMX informaron que en el video difundido no se ve cuando Emiliano sale del local y alcanza a la mujer. Agregaron que ésta le ofreció dinero para comprarle una dona a su hermanita.

Tampoco se vio, agregaron, cuando él y Jenny entraron a un baño público dentro de la estación, aprovechando que la mujer “cuidaba” a su Nancy. Cuando ambos salieron del sanitario, aquellas ya no estaban.

Los días siguientes, la familia de María Magdalena estuvo en los alrededores del hospital repartiendo fotocopias de la Alerta Amber y preguntando si alguien sabía algo del paradero de Nancy. Lo mismo hicieron en las redes sociales.

Al mismo tiempo, sufría por su hermana, quien agonizaba en una cama del Hospital General.

El robo de Nancy conmocionó a la sociedad, mientras su madre daba entrevistas en la televisión implorando a la ladrona que le devolviera a su hija. Pedía también que las autoridades revisaran los videos de más cámaras para hallar pistas que ayudaran a encontrarla.

En una entrevista contó que en su sueños llamaba a Nancy y le pedía que llorara, pues con su llanto ella la iba a encontrar. Y algo de cierto hubo de eso.

 

La red vecinal de Neza

Con su llanto sin parar, Nancy llamó la atención de un hombre de 59 años, en la colonia Ciudad Lago, municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México. Y es que, a principios de año le rentó un cuarto a Elena “N” y Antonio “N”, una pareja joven que solicitó el servicio, pero no tenían ningún bebé. La sospecha comenzó cuando, el domingo 14 por la noche, ambos llegaron con una niña que no paraba de llorar y que se parecía a Nancy.

De acuerdo con Jorge Amador, director de Seguridad Ciudadana de Nezahualcóyotl, el casero es parte de la Red Vecinal por Cuadrantes que opera en la localidad. Y con ese programa, la tarde del jueves 18 dio aviso a las autoridades de que posiblemente la bebé era la misma a la que buscaban.

De la detención de la pareja surgieron dos versiones. La primera consistió en que la policía acudió al lugar indicado y halló a la pareja con la niña y de inmediato fueron detenidos.

Cuando la pareja estaba dentro de una patrulla, dijo a la prensa que se dieron cuenta “en YouTube” que la niña que tenían era Nancy, por eso, ellos mismos se entregaron. En preguntas arrebatadas, aseguraron que “una amiga se las vendió como adoptada” a cambio de seis mil pesos. Luego corrigieron al decir que fueron tres mil pesos y una cadena de oro.

 

La recuperación

La PGJ-CDMX destacó que, gracias a la coordinación de ésta con su homóloga del Estado de México, Nancy y los detenidos fueron trasladados a la agencia 59 del Ministerio Público.

Al mismo tiempo, María Magdalena recibió una llamada de un familiar que le dijo que hallaron a una niña que probablemente era Nancy. Afuera de la agencia se concentraron tíos y abuelos en espera de la confirmación.

Cuando María Magdalena vio a Nancy y la llamó por su nombre, la bebé enseguida le ofreció sus brazos. Por su sangre se reconocieron de inmediato. La menor estaba sana.

Las autoridades aseguraron que, por seguir el procedimiento legal, harían las pruebas de ADN correspondientes y cotejarían los documentos necesarios para comprobar, por la vía jurídica, el lazo familiar. La madrugada del sábado, la madre salió de la agencia con su hija en brazos, envuelta en cobijas y sin dar declaraciones a la prensa.

Personal de la PGJ informó que, aunque la familia de Nancy no quisiera continuar la denuncia por sustracción de menor, el delito se perseguiría de oficio. Detalló que tomarían la declaración de la mujer y el hombre detenidos, aunque destacó que no tenían la certeza de que ella fuera la misma persona que engañó al primo de Nancy para robársela.

La autoridad informó que el caso de Nancy es el segundo de robo de menores que se presenta en lo que va del año en la dependencia.

Después de los trámites para reconocer jurídicamente a Nancy, Magdalena pudo llevársela a su casa. De inmediato pensó que en las primeras horas iría a la Basílica de Guadalupe a dar gracias de que su hija apareció y luego regresaría al Hospital a darle la noticia a su hermana.

Pero cuando estaba en el metro Hidalgo, recibió una llamada con el aviso de que su hermana había empeorado de salud. Cambió el rumbo hacia el hospital, pero ya no alcanzó a verla con vida.

 

La detenida lo habría robado

Esta tarde, la PGJ-CDMX informó que en el transcurso de la madrugada y a través de la Cámara de Gessel, Emiliano reconoció a Elena “N”, la mujer detenida, como la misma que el domingo pasado se llevó a Nancy con engaños.

Este hecho tiraría la versión que ella dio sobre que “una amiga” les vendió a la niña por seis mil pesos. La autoridad agregó que los presuntos responsables no han rendido su declaración ante el Ministerio Público.

También declararon los policías municipales de Nezahualcóyotl, quienes narraron la forma en que detuvieron a la pareja. En tanto, el dueño del alquiler donde habitaba la pareja y quien dio aviso a la policía también dio su testimonial.

Además, la madre de la menor amplió su declaración para denunciar a la pareja por el delito de sustracción de menor.

Comentarios