Litografías de Raúl Herrera en el IAGO

Obras de Raúl Herrera en el IAGO. Foto: Twitter @IAGO_mx Obras de Raúl Herrera en el IAGO. Foto: Twitter @IAGO_mx

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), ubicado en el corazón de esa ciudad, exhibe el trabajo más reciente del artista mexicano Raúl Herrera (1941), titulado Los desastres del fin del mundo. 3600 años y su historia.

En las dos salas del recinto se muestran nueve litografías realizadas en el Taller La Máquina, en coordinación con Francisco Limón, así como dos óleos, una instalación sonora y dos libros de artista.

Con un montaje singular, el visitante puede estar muy cerca del trabajo frente a frente.

Herrera ha trabajado desde la perspectiva apocalíptica, tanto iconográfica como temáticamente. Su dibujo ágil, potente y personal aborda el tema desde varias perspectivas. Todos los trabajos han sido montados como libros. Las litografías, enmarcadas y colocadas como libro abierto, también los dos óleos, cada uno puesto sobre una base, y se reflejan sobre espejos que de manera contraria repiten la imagen.

Los libros de artista han sido montados sin protección, y eso da un acercamiento más íntimo a un dibujo que refleja el temperamento del creador.

Un trabajo muy particular, aunque parezca demasiado pesimista; es un acercamiento de una mente sensible y reflexiva sobre la actualidad, los desastres naturales, el control y dominio de la tecnología, y la pérdida vertiginosa de lo humano en todos sus contextos.

La propuesta es sumamente inquietante. Los medianos formatos, al ser trabajados con tanta intensidad, cobran una dimensión que permite entender de manera directa y esencial este registro apocalíptico de la humanidad.

El manejo del dibujo, tanto en la obra gráfica como en los óleos, revela un dominio de registros de la gama de los negros, así como una libertad frente al espacio bidimensional.

El artista estudió con Mathias Goeritz, Justino Fernández, Adolfo Sánchez Vázquez y Francisco de la Maza. En París expuso por primera vez, y también en Roma. A su regreso mostró su obra en diferentes recitos, como el Museo de Arte Moderno y otros importantes en varios estados de la República.

Perteneció a la llamada “generación de la Ruptura”, y cuenta en su haber con innumerables muestras colectivas. Fijó su residencia en Oaxaca, hasta la actualidad.

La exposición permanecerá abierta al público todo el mes de mayo en el IAGO, ubicado en la calle de Macedonio Alcalá 507, Oaxaca Centro.

Comentarios

Load More