Balacera en la zona rural de Acapulco deja tres muertos

XALTIANGUIS, Gro. (apro). – Al menos tres muertos y cuatro lesionados dejó un enfrentamiento armado entre grupos de autodefensa que operan en el poblado de Xaltianguis, zona rural del puerto de Acapulco.

La confrontación entre los civiles armados tolerados por autoridades de los tres niveles de gobierno, comenzó desde las 05:00 horas en diferentes puntos de este lugar ubicado sobre un corredor turístico de la carretera federal México – Acapulco que hasta el momento permanece cerrada a la circulación vial.

Reportes oficiales indican que en Xaltianguis operan dos grupos de autodefensa, el primero adherido a la UPOEG y liderado por Ernesto Gallardo y el segundo del FUSDEG que encabeza Salvador Alanis.

La balacera provocó terror entre la población donde fueron suspendidas clases en centros educativos y se cerraron establecimientos comerciales, constató Apro durante un recorrido por la zona de conflicto.

Además, sobre la carretera federal estaba tirado un cuerpo, una camioneta incendiada y al menos cuatro vehículos más atravesados con impactos de arma de fuego.

En otro punto del poblado fueron localizados otros dos hombres asesinados y trascendió que en la zona del corral de toros había más personas abatidas pero ninguna autoridad confirmó la versión.

El 3 de abril, el gobierno estatal reportó la explosión de un “auto bomba” frente a la sede de la autodefensa de la UPOEG, que solo provocó daños materiales en este mismo lugar considerado como zona estratégica del narco en la entidad y disputada entre grupos armados.

Al respecto, las autoridades ministeriales reportaron el hallazgo de dos artefactos explosivos más que no detonaron y los desactivaron en el lugar.

En ese entonces, el gobernador Héctor Astudillo Flores admitió la confrontación entre grupos armados en la zona rural de Acapulco, argumentando que los bandos “se llevan pesadito”.

En la zona rural de Acapulco operan la autodefensa de la UPOEG, el FUSDEG y un grupo de la Policía Comunitaria de la CRAC, mientras en la zona urbana del principal destino turístico de la entidad se mantienen varias pandillas confrontadas para asumir el control del trasiego y venta de cocaína.

Comentarios