Pence, el elegido de Trump para negociar con Ebrard tema arancelario en la Casa Blanca

Previo a cónclave arancelario, Ebrard se reunió con la líder demócrata, Nancy Pelosi. Foto: SRE Previo a cónclave arancelario, Ebrard se reunió con la líder demócrata, Nancy Pelosi. Foto: SRE

WHASINGTON (apro).- El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, será el anfitrión de las conversaciones con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para intentar solventar la crisis bilateral provocada por la decisión del presidente Donald Trump de imponer aranceles del 5% a las exportaciones de México.

Las conversaciones que dirigirá Pence serán la tarde de este miércoles en la Casa Blanca, a las que del lado mexicano representará el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

La Casa Blanca informó que Pence tiene la instrucción del presidente Trump “de escuchar la posición de México sobre el tema de los aranceles” y la situación generada por el flujo de migrantes centroamericanos.

El gobierno de México, representado por Ebrard, tiene la expectativa de que el próximo lunes 10 de junio, el gobierno de Estados Unidos desista de imponer el arancel del 5% a las exportaciones mexicanas.

Desde Londres, este martes el presidente Trump acabó con el optimismo mexicano al ratificar que el próximo lunes entrarán en vigor los aranceles, pese a su concesión de que el vicepresidente se reúna con Ebrard en la Casa Blanca.

La acción proteccionista de Trump sobre el comercio de México generó que, en el Capitolio de Washington, los líderes republicanos notificaran a la Casa Blanca que actuarán en consecuencia para intentar bloquear la imposición arancelaria a México.

Los republicanos temen que las consecuencias -el encarecimiento de las importaciones de México-, provoquen un descontento en el electorado nacional y traiga consecuencias negativas para su partido en los comicios del 3 de noviembre del 2020, en los cuales Trump se juega la reelección.

El mandatario estadunidense ha dejado en claro que la solución para evitar el arancel es que el gobierno de López Obrador detenga el flujo de migrantes centroamericanos a Estados Unidos y también el de drogas ilícitas.

Las autoridades mexicanas, aun cuando públicamente no aceptan estar colaborando con el gobierno de Estados Unidos, hasta el momento han recibido a 8 mil 835 migrantes centroamericanos que han sido regresados a México, después de presentar en ese país su petición de asilo.

El gobierno de Trump pretende que México, con la presión arancelaria, se convierta en un tercer país seguro para aceptar refugiar a todos los centroamericanos que pidan asilo y que permanezcan en México mientras se decide su caso en las cortes migratorias de Estados Unidos, lo cual puede tardar hasta seis años.

Este martes, durante su estancia en Washington, como jefe de la delegación mexicana, Ebrard fue al Capitolio para reunirse con Nancy Pelosi, líder demócrata y presidenta de la Cámara de Representantes.

Por medio de una declaración por escrito, la Secretaría de Relaciones Exteriores informó que Ebrard notificó a Pelosi sobre el proceso de ratificación del T-MEC en el Congreso mexicano.

“Fue una reunión muy productiva para el futuro de la integración económica y competitividad de América del norte”, establece la declaración por escrito de Ebrard sobre su encuentro con la demócrata.

Pelosi y sus colegas del Capitolio, hasta el momento, se han mantenido al margen de la crisis arancelaria provocada por Trump, conscientes de que la iniciativa unilateral proteccionista puede tener consecuencias electorales negativas para Trump y los republicanos.

Comentarios

Load More