Aranceles afectarían negativamente a 20% de empresas calificadas por Fitch Ratings

CIUDAD DE MÉXICO, 5 de junio (apro).—La agencia calificadora Fitch Ratings advirtió que la imposición de los aranceles generales en las importaciones de Estados Unidos  de productos mexicanos podría tener un efecto directo negativo sobre los ingresos en 20% de las compañías mexicanas calificadas por Fitch en escala internacional.

Se trata de empresas con exportaciones significativas, directas o indirectas, que incluyen a los proveedores de autopartes Rassini, Metalsa, Nemak  y Grupo Kuo.  Otros exportadores son Grupo Kaltex, Mabe, Becle  y Petróleos Mexicanos (Pemex).

De acuerdo con el reporte de la firma con sede en Nueva York, Grupo Kaltex y Pemex son los más vulnerables, dadas sus estructuras de capital y flujo de efectivo limitado. De hecho, la petrolera, exportó aproximadamente 37% de su producción de crudo a las distintas regiones en América, la mayoría a Estados Unidos.

Según la calificadora, el sector automotriz, industrial, de bebidas alcohólicas y de energía se exponen directamente al riesgo comercial, aun y cuando la capacidad de los emisores de mitigar las potenciales implicaciones crediticias y de flujo de efectivo varía.

“Los proveedores de autopartes podrían verse perjudicados por los aranceles, al igual que los precios de vehículos, potencialmente más altos, que podrían afectar su demanda en la Unión Americana, en la medida en que las tarifas se transfieran hacia los consumidores. No obstante, las estructuras de capital de los proveedores de autopartes generalmente son robustas y las posiciones de liquidez, relativamente fuertes”, explicó Fitch.

La agencia matizó que, no obstante, dependiendo de la duración y el nivel de los aranceles impuestos, también podría haber efectos indirectos en compañías mexicanas, asociados a las consecuencias macroeconómicas amplias por tensiones comerciales mayores.

Aprobación del T-MEC reduciría incertidumbre

Fitch Ratings aseguró que en caso de aprobarse el acuerdo comercial anunciado en octubre de 2018, el cual incluye disposiciones acerca de productos lácteos, pollo, huevo, textiles, contenido digital, propiedad intelectual y manufactura automotriz, reduciría en gran medida la incertidumbre comercial para los corporativos mexicanos.

“Se espera que el acuerdo elimine el riesgo de que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se concluya sin una alternativa en su lugar. Los precios de las materias primas impulsados por el comercio y la volatilidad de los tipos de cambio, efectos adicionales sobre los ingresos, los costos de los insumos reportados, así como la incertidumbre generada por tensiones comerciales respecto a la inversión, también podrían disminuir de aprobarse el T-MEC”.

La firma recordó que por el lado de los corporativos no financieros de México con emisiones internacionales han mostrado a la fecha un nivel de liquidez satisfactorio en perIodos recientes de incertidumbre respecto a los acuerdos comerciales con la Unión Americana

Para muchos emisores, una porción elevada de ingresos provenientes de monedas fuertes mitiga los efectos de la depreciación del peso mexicano en el balance general, al estar la deuda denominada en dólares estadounidenses”, detalló.

La depreciación de la moneda también podría compensar el costo de los aranceles, al menos al umbral de 5%; no obstante, dicha compensación sería menos probable al llegar el arancel al nivel de 25%, dada la probabilidad de que haya una crisis económica más pronunciada.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios