No es la voz de Frida Kahlo, asegura la pintora Rina Lazo

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La pintora Rina Lazo, quien fuera discípula de Diego Rivera, aseguró que la voz de la grabación que la Fonoteca Nacional dio a conocer en conferencia de prensa junto con la Secretaría de Cultura, no es la de Frida Kahlo, “sin duda”.

La muralista reveló a esta agencia que hace un mes la Fonoteca Nacional le hizo escuchar esa cinta, así como otra en la cual se escucha presuntamente hablar a Diego Rivera; sobre ésta, en cambio, aseveró que sí era su voz.

En conferencia de prensa, y acompañado por la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, el director de la Fonoteca Nacional, Pável Granados, dio a conocer el miércoles pasado por la mañana un perfil sonoro sobre Rivera en el cual aparece una voz de mujer que se supone es de la artista de Coyoacán.

Granados estimó que el audio fue grabado en 1953 o 1954 –Kahlo murió en 1955–, “por lo que abrimos un proceso de convocatoria para investiga y tener la certeza de que efectivamente es la voz de la pintora”, quien fue esposa de Rivera.

En cuanto escuchó la noticia de que la voz de la grabación podría ser la de Frida, Lazo –quien a su vez estuvo casada con otro muralista, Arturo García Bustos, fallecido el año pasado y él sí discípulo de Kahlo junto a Arturo Estrada, Guillermo Monroy y Fanny Rabel, ésta ya desaparecida, llamados “Los Fridos”–, habló por teléfono a sus colegas. Los tres estuvieron de acuerdo en que no era.

“La voz de Frida era siempre muy emotiva, tenía altos y bajos. La de la mujer de la grabación es muy de locutor. Es la lectura de un texto, está leyendo. Pero la voz de Frida era siempre muy exaltada, llena de vida, de emoción”.

Frausto había afirmado ante la prensa que, de ser la voz de la pintora, sería “la única grabación existente”.

Por su parte, Granados dijo a esta agencia que la Fonoteca hace una valoración interna, y que habrá que promover la investigación entre la gente que pueda aportar pruebas.

“Somos una institución que conserva, que preserva, y el análisis que hacemos es técnico y catalográfico. Pero vamos a reunir a gente para documentar”.

Al señalársele que, si no se tiene la certeza completa, qué sentido tenía convocar para dar a conocer una suposición, explicó que no, no hay certeza absoluta, pero comentó que según el análisis de la época se ha dicho que en ese tiempo así era la forma de leer. Y ejemplificó que, en el caso de Frida, la grabación fue hecha por el Bachiller Álvaro Gálvez y Fuentes, con un equipo portátil, no en un estudio:

“El salió a una casa, no a un estudio. El Bachiller entrevistó a grandes personajes de la cultura, y estaba en un contexto muy cercano al de ella. No nos atrevemos a dar aún un dictamen definitivo, por lo cual vamos a convocar a más gente. Ya estamos trabajando con la familia de Gálvez y Fuentes.

“Dice El Bachiller al final: ‘Esta voz que ya no existe sino en la permanencia de sus palabras, es la voz de Frida Khalo que nos ha conducido a la niñez remota del pintor”.

–Al referirse a la voz puede ser la del texto también, ¿no?

–Podría hablarse de una ambigüedad que tiene la frase “Esta voz”, pero la voz es sonora.

–O una metáfora.

–Bueno, esto excede a la labor de memoria de la Fonoteca, por eso vamos a preguntar a la gente. Por ejemplo, hay gente que no reconoce a su mamá y a su papá en grabaciones. Pero claro, la verdadera prueba sería encontrar otro audio con la voz de Frida.

Acerca del autor

Hizo estudios de filosofía en la UNAM donde ha impartido clases. Reportero de las Secciones Culturales de Excélsior (entre 1967 y 1976) y de Proceso de la cual es editor.

Comentarios