Multimillonarios contratos al dueño del Real Madrid en los sexenios de Fox, Calderón y Peña Nieto

El empresario Florentino Pérez. Foto: EFE / Ángel Díaz El empresario Florentino Pérez. Foto: EFE / Ángel Díaz

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- En el mapa mundial de las “escuelas sociodeportivas de futbol” del Real Madrid aparece un pequeño punto en Unión Hidalgo, un municipio oaxaqueño de 15 mil habitantes ubicado en la región el Istmo de Tehuantepec, donde seis de cada 10 personas son pobres. Ahí, 527 niñas, niños y jóvenes juegan futbol vistiendo el uniforme blanco oficial del equipo más rico del mundo.

La Fundación Real Madrid, que preside el empresario Florentino Pérez Rodríguez, promueve siete proyectos de escuelas de futbol en México –incluyendo la de Unión Hidalgo– como obras de caridad para las poblaciones desfavorecidas, pero en realidad forman parte de una gran campaña de mercadotecnia.

Así, a la par de que la empresa Actividades de Construcción y Servicios (ACS), que también preside Florentino Pérez, instalaba centenares de aerogeneradores eólicos en los terrenos comunales de Santo Domingo Ingenio, la Fundación Real Madrid abrió su escuelita en el municipio aledaño Unión Hidalgo, donde los niños inscritos tienen un apodo relacionado con el negocio del empresario madrileño: “aerogubiños” (gubiños son los zapotecos de la región).

Desde 2003 Pérez ha acumulado una gran riqueza en México, donde operó 58 filiales –entre ellas Avanzia, que preside el exsecretario de Hacienda Francisco Gil Díaz– a través de ACS, emporio que cuenta con mil 128 socios en 18 países y que en México ha utilizado la fama internacional del equipo y de sus estrellas para ganarse la simpatía de las comunidades donde realizan sus negocios.

En la más reciente auditoría (de 2018) realizada por la firma Deloitte y que se dio a conocer el 28 de marzo pasado, Pérez reportó que ACS tiene un patrimonio neto de 6 mil millones de euros y que el 85% de sus ventas se realizó en Estados Unidos, Australia, España, Canadá, Alemania y México.

En 2018 ACS registró ventas industriales en México por 976 millones de euros, con lo que este país se convirtió en su segundo mercado en el sector después de España. En el resultado global de ACS, México fue el quinto lugar entre los países que le generó mayor importe neto (956 millones de euros), por encima de Alemania, Indonesia y Brasil.

(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2225, ya en circulación)

Comentarios

Load More