Hussong cierra el I Festival de Acordeón en la UNAM

El instrumentista alemán Stefan Hussong. Foto: Especial El instrumentista alemán Stefan Hussong. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con memorable concierto de música contemporánea, el instrumentista alemán Stefan Hussong culminó el Primer Festival Internacional del Acordeón en la Sala “Carlos Chávez” del Centro Cultural Universitario (CCU) de la UNAM.

En hora y media, Hussong ejecutó con su acordeón Hohner siete obras modernas ante casi un centenar de asistentes, público altamente respetuoso que incluyó infantes de ocho años de edad y personas de la tercera edad.

Stefan Hussong abrió –una vez solicitando apagar el aire acondicionado de la Chávez- con una pieza de punzantes sonoridades: The Art of Shading II, compuesta este año de 2019 por la coreana Heera Kim (1979), cuya paisajística percutiva evocó la habanera de Bizet en Carmen. Avanzó luego las armonías sorprendentes del inefable Decoupe (2017), por la sevillana Elena Mendoza (1973).

Antes de cada obra, Hussong presentó en inglés y alemán los motivos de los temas instrumentales, a manera de explicación breve, traducidos de manera espontánea por las acordeonistas Iduna Tuch, decana de la Facultad de Música, y Leticia García.

“Mi amigo y uno de los excelentes organizadores de este Primer Festival Internacional de Acordeón, Víctor Madariaga, me pidió tocar esta pieza de John Cage y no puedo negarme a interpretársela para todos ustedes con placer infinito”, manifestó de buen humor Hussong en la introducción de Dream, remanso auditivo para el resto del insólito programa.

Seis notas en cascada fluyeron de sus diez dedos “enguantados” entre botones y teclas, mientras su rostro se pegaba al fuelle en acercamiento amoroso. El acordeonista parecía unirse al instrumento cual extensión física y espiritual de una música intensa o tierna, plena de disonancias y juegos glissandi.

Así, continuó Lamento metódico (2006), del checo Martin Smolka (1959), Buk (2019) de Jung-eun Park (Seúl, 1986) y High Way for One (2000), síntesis del concierto para acordeón y orquesta High Way dedicado para Hussong por la pedagoga y pianista germano-rumana Adriana Hölszky (1953).

El músico rubio regresó ovacionado, interpretando un encore que para muchos en el teatro del CCU fue la única obra conocida: la primer danza de “Gnossienes”, del impresionista y minimalista Erik Satie (1866-1925).

La musa acordeonista

Entrevistado en el camerín de la sala puma, Hussong declaró:
“Por tratarse del Primer Festival de Acordeón organizado en la Facultad de Música de la Universidad Nacional, pienso que ha sido un paso gigantesco hacia el futuro en cuanto a la aceptación de la esencia de este instrumento fascinante que es el acordeón. De tal modo que me siento muy feliz de haber formado parte de dicho primer festival no sólo por las clases que impartí y las charlas, sino además por este emotivo concierto de clausura.”

–¿Qué significa el acordeón para usted?

–Para mí la cuestión más trascendente del acordeón es que lo considero un instrumento que se halla en proceso continuo de evolución y desarrollo, toda vez que es un instrumento bastante joven y no está “terminado”, por así decirlo, si lo comparamos con el piano, por ejemplo, cuyo desarrollo ha alcanzado su finalidad.

“Pero aquí tenemos a un instrumento llamado acordeón que siempre se halla en evolución continua y nos sigue descubriendo cosas nuevas, nuevas coloraturas, nuevas ideas, algo que a nosotros los músicos nos hace estar continuamente agradecidos debido a que su sonido se desarrolla de formas que nos enaltecen más, el acordeón es gratificante ya que formamos parte de dicho proceso evolutivo constante y sus posibilidades.

“Incluso brinda a los compositores un mundo de opciones novedosas y para aquellas personas quienes viven de escribir partituras musicales, de tal manera que nosotros como ejecutantes no estamos ya obligados a recurrir a repertorios que retoman en nuestros conciertos obras de Beethoven o Bach. Tenemos, pues, la oportunidad de tocar obras de compositores vivos que escriben para ejecutarlas nosotros, creando música original y ofrecemos algo fresco al público. La música evoluciona, el instrumento está desarrollándose, entonces todos estamos en transformación artística y vivencial. De ahí tal proceso gratificante del acordeón.”

–¿Qué sigue para usted al regresar de México a Europa?

–La semana entrante ensayaré con la Camerata de Salzburgo para tocar en julio, si bien además tengo pendientes un montón de clases maestras.

“Sólo quiero añadir que ha sido muy gratificante ser recibido en la Universidad Nacional con tanto entusiasmo por profesores, alumnos de edad pequeña y también por su juventud estudiantil, han sido maravillosos, en mi carrera México corresponde a un enorme sendero el cual creo se agigantará con gratos esfuerzos rumbo a los próximos festivales de acordeón aquí. Mi deseo es que el acordeón alcance la misma popularidad que poseen otros en la música clásica, como son el piano o la guitarra”.

El maestro Víctor Madariaga, exintegrante de Paté de Fuá, expuso su propio diagnóstico:

“El Primer Festival Internacional de Acordeón UNAM ha sido un éxito completo, los objetivos se lograron con creces gracias no sólo a los participantes, sino a las autoridades universitarias y los apoyos privados. Claro que en el futuro habrá cosas que se pueden llegar a mejorar, quizá la lección mayor es que debemos anticipar más la riqueza participativa para estos encuentros entre acordeonistas, de tal modo que podamos crecer e improvisar menos.

“No quiero comprometer a nadie, pero Fernando Saint Martin de Maria y Campos, coordinador de Música me comentó que le honraría mucho apoyar un segundo festival aquí en la UNAM con más acordeonistas nacionales y mundiales aparte de Stefan Hussong, quien curiosamente tuvo algunos problemitas de salud, pese a que lo cuidamos bastante; quizá por la falta de costumbre que tiene de comer la tradicional comida mexicana, recordemos que es la primera ocasión que él viene a la Ciudad de México y le tocó una semana de tremenda labor didáctica y profesional. En servicios médicos de la UNAM le tocó un médico excelente y se va muy contento, sano”.

Sergio Robledo Acevedo, director de la Orquesta de Acordeones de la Facultad de Música de la UNAM, declaró:

“Esta semana que duró el Primer Festival Internacional del Acordeón ha sido sensacional, pues se conjuntaron eventos de una enorme excelencia tanto académica como sonora; fue un encuentro bastante fructífero y enriquecedor para nuestros alumnos así como los académicos e incluso los aficionados, porque significó un salto largo para la difusión del acordeón más allá del ámbito de la música norteña, donde goza una popularidad indiscutible, y el concierto de Stefan Hussong es prueba de su importancia para la comunidad universitaria.”

Stefan Hussong, nacido en Koellerbach an der Saar, fue el ganador del Primer Premio Internacional “Hugo Herrmann” de 1983 y del Concurso Internacional de Intérpretes de Gaudeamus de 1987 para música contemporánea.

Hacia 1999 fue galardonado con el Premio Echo Classic de la Phonoacademy germana en la categoría de Mejor Intérprete. Ese mismo año, su Solo-CD para Denon con obras de John Cage ganó el Premio a la Mejor Grabación del año. Hussong ha estrenado más de 150 obras dedicadas a él y ha grabado más de 40 CD, algunos de los cuales han ganado varios premios.

Stefan Hussong ha aparecido en conciertos en toda Europa, Estados Unidos, Sudamérica, Rusia y casi toda Asia. Festivales: de Salzburgo, el Beethoven-Haus Bonn, Ultraschall Berlin, el Suntory de Tokio, la Nueva Música de Leipzig, la Bienal de Munich, la Trienal de Colonia, Bruselas, Wien-Modern, el Festival de Bajan de Moscú, el Warszaw-Autumn, Rheingau, Archipel Ginebra, Festival Nancy, Francia, Takefu y Akiyoshidai en Japón y “Meet the Moderns” en San Francisco, donde vivió.

Como solista, ha actuado con la Orquesta de la Suisse Romande, Berliner Orchestra, Vienna Philharmonic, Ensemble Intercontemporain, Ensemble Modern, Klangforum Wien, Seoul Philharmonic, National Taiwan Symphony Orchestra, Rundfunk Symphonieorchester Saarbrücken, Tokyo Harmonia Chamber, Tokyo Sinfonietta y Tokyo Shin Nippon Philharmonic Orchestra. Ha colaborado estrechamente con compositores como S. Gubaidulina, K. Harada, A. Hölszky, H. Lee, D. Eagle, NA Huber, E. Mendoza, T. Ichiyanagi, T. Hosokawa, U. Rojko y K. Huber, que le han dedicado más de 80 obras.

Ha grabado para Denon, EMI, Wergo, Thorofon, Registros de moda, Col Legno, Koch-Schwann y Ars Musici (desde el barroco hasta las obras contemporáneas). Stefan Hussong estudió con Eugen Tschanun, Hugo Noth, Joseph Macerollo y Mayumi Miyata en las Universidades de Trossingen, Toronto y Tokio (Geijutsu Daigaku). Becas: de la D.A.A.D. Foundation, la German Scholarship Foundation, la Academy Solitude Stuttgart y la Art Foundation de Baden-Württemberg.

En 1989 se desempeñó como profesor visitante en la Academia Sibelius en Helsinki. Hoy es profesor de acordeón y música de cámara en la Universidad de Música de Würzburg y desde 1993 ha sido profesor en la Academia Internacional de Verano del Mozarteum de Salzburgo.

Comentarios

Load More