AMLO descarta persecución en el caso Rosario Robles; aún la considera un “chivo expiatorio”

El presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia del jueves 1 de agosto. Foto: Eduardo Miranda El presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia del jueves 1 de agosto. Foto: Eduardo Miranda

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que “no habrá persecución” en contra de Rosario Robles, a quien sigue considerando como “un chivo expiatorio” por el caso de la llamada Estafa Maestra.

En su rueda de prensa matutina, el mandatario de plano soltó:

“Nosotros hicimos un compromiso de que no íbamos a desatar la persecución, que no es mi fuerte la venganza, ayer lo dije, ni siquiera a los que nos hicieron mucho daño, no sólo el daño personal, no sólo porque me robaron la presidencia, sino porque por ese fraude hundieron al país”.

Y agregó que “entonces, ni contra ellos. No odiamos, ni somos rencorosos, además, eso no resuelve nada. Lo que estamos pensando es, a ver, veamos hacia adelante, punto final, y que nosotros actuemos de otra manera, con ética, con honestidad, con principios, con ideales, y que inauguremos una etapa nueva, que llevemos a cabo entre todos la Cuarta Transformación de la vida pública del país”.

Sobre Rosario Robles dijo que “yo sigo pensando lo mismo, que los responsables de la tragedia nacional son los de mero arriba, tanto del sector público como del sector privado, nada más que ya no puedo llamarles como les decía antes. ¿Y qué era lo que sucedía? Se simulaba, se exponía a chivos expiatorios”.

El tabasqueño aclaró que es la Fiscalía General de la República la que determine cuál será el proceder, ya que cuenta con autonomía, además de llevar los procesos que están en curso.

De pasada, y aprovechando que no perseguirá ni a sus enemigos históricos, López Obrador atizó en contra del expresidente Felipe Calderón que por él “el país, está como está”, por “darle un garrotazo a lo tonto al avispero” del crimen organizado.

“Si no se hubiese llevado a cabo el fraude del 2006, no estaría el país como está. Ese fraude causó muchísimo daño, porque impusieron a Calderón y su primera decisión, su primer acto, fue declarar la guerra al narcotráfico, sin tener elementos, sin saber del porqué de la inseguridad y de la violencia, sin atender las causas”.

Remató que “fue pegarle un garrotazo a lo tonto al avispero, y eso desató esta violencia que todavía se padece, muertos, fosas clandestinas, desaparecidos, por el fraude del 2006”.

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More