El SAE analiza la posibilidad de subastar propiedades del Cártel de Sinaloa

Ricardo Rodríguez, director del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado,, durante la subasta presencial de 25 lotes de bienes inmuebles realizada en el Centro Cultural Los Pinos. Foto: J. Raúl Pérez Ricardo Rodríguez, director del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado,, durante la subasta presencial de 25 lotes de bienes inmuebles realizada en el Centro Cultural Los Pinos. Foto: J. Raúl Pérez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El gobierno federal evalúa la posibilidad de subastar algunas propiedades del Cártel de Sinaloa, como ocurrió con la mansión del chino Zhenli Ye Gon, informó este lunes el titular del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), Ricardo Rodríguez Vargas.

“Sí, tenemos algunas propiedades en Culiacán, en Sinaloa, tenemos casas, vehículos, lo que quiero ver es el estatus en el cual se encuentran para ver si ya se pueden vender”, precisó.

Rodríguez Vargas hizo el anuncio un día después de que se subastó –en el Centro Cultural Los Pinos– la residencia de Zhenli Ye Gon, ubicada en Lomas de Chapultepec. La mansión fue adquirida por el empresario regiomontano Carlos Bremer en 102 millones de pesos, a través de la Fundación Butaca-Enlace.

El también titular del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado detalló que parte de las propiedades presuntamente propiedad de Joaquín El Chapo Guzmán, en Sinaloa, todavía se encuentran en procesos judiciales y penales, por lo que aún no se han declarado en abandono y no podrían sumarse para una futura subasta.

De igual manera, mencionó que con la publicación –el pasado viernes 9– de las reformas a la Ley de Extinción de Dominio en el Diario Oficial de la Federación, el SAE pasará a ser el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, y podrá hacer subastas cada 15 días, dado que se acelera la transferencia de inmuebles por parte de la Fiscalía General de la República (FGR).

En la subasta de 27 bienes inmuebles incautados al narcotráfico, realizada el pasado 23 de junio en el Complejo Cultural Los Pinos, sólo se vendieron nueve propiedades. Las restantes 18 fueron declaradas “desiertas”.

Entre los inmuebles que no tuvieron comprador se encuentra el departamento donde fue asesinado, en diciembre de 2009, el narcotraficante Arturo Beltrán Leyva, “El Jefe de Jefes”, ubicado en el fraccionamiento Altitude Punta Vista Hermosa, de Cuernavaca, Morelos, y cuyo precio de salida fue de 3 millones 580 mil pesos.

Tampoco se vendió el rancho Los Tres García, que perteneció a Carlos Montemayor, suegro del narcotraficante Edgar Valdés Villarreal, “La Barbie”, ubicado en el Ejido de Los Remedios, de Naucalpan, Estado de México, con un precio de salida de 32 millones 91 mil 533 pesos. Fue éste el inmueble más caro de la subasta.

Igualmente resultó “desierta” la venta de una residencia de playa en Los Cabos, Baja California Sur, que perteneció al capo Mario Armando Ramírez Treviño, “X-20”, cuyo precio base fue de 15 millones 303 mil pesos.

En cambio, sí logró venderse, en 14 millones 313 mil pesos, la lujosa residencia que perteneció a Francisco Javier Arellano Félix, “El Tigrillo”, ubicada en la calle Peñas número 274, en la exclusiva colonia Jardines del Pedregal, en la Ciudad de México.

El dinero recaudado en las ventas de ese día fue de 56.6 millones de pesos, la mayoría de los cuales, 51.3 millones, se destinará a las empobrecidas comunidades de la montaña de Guerrero, mientras que la suma restante será para atender a víctimas de la violencia, señaló en esa ocasión Ricardo Rodríguez Vargas.

Comentarios

Load More