Con el gobierno de AMLO se abre esperanza, pero se mantendrá viva la movilización: padres de los 43

5 años sin los normalistas de Ayotzinapa. Foto: Miguel Dimayuga 5 años sin los normalistas de Ayotzinapa. Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Como cada día 26 de mes, desde hace cinco años, madres y padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos marcharon por las calles de la Ciudad de México, con la exigencia de verdad y justicia, pero en esta ocasión hubo un matiz, porque reconocieron las acciones que ha emprendido el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en la búsqueda de sus hijos.

La jornada por el quinto aniversario, en calles de la capital, arrancó con una celebración religiosa en el Ángel de la Independencia, en la que ministros de distintas denominaciones coincidieron en que la pacificación empieza por la justicia, y señalaron que al gobierno se le ha dado un voto de confianza para que esclarezca lo ocurrido el 26 de septiembre de 2014.

Los padres y madres de los 43 partieron del Ángel arropados por miles de estudiantes de normales rurales de todo el país y de distintos planteles de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y de otras escuelas y universidades, así como organizaciones sindicales y de la sociedad civil.

5 años sin los normalistas de Ayotzinapa. Foto: Miguel Dimayuga

La copiosa marcha, una fuerte demostración de que la indignación social sigue vigente, recordó las movilizaciones del primer año en que ocurrió la desaparición forzada, atribuida de forma directa a agentes municipales de Iguala, Cocula y Huitzuco, Guerrero, coludidos con miembros de la delincuencia organizada (Guerreros Unidos), presuntamente con la complacencia de corporaciones policiacas estatales y federales, así como miembros del 27 Batallón de Infantería del Ejército Mexicano.

Previo al pase de lista de los 43 estudiantes, en el espacio conocido como “Antimonumento”, Carmelita Cruz y Estanislao Mendoza reconocieron el cambio de actitud del actual gobierno de México frente al de Enrique Peña Nieto, cuya administración sería responsable de la fabricación de la “verdad histórica”, sobre torturas y pruebas ilícitas.

Con palabras sencillas y claras, Carmelita y Estanislao advirtieron que pese al cambo de trato y la creación de la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia, en los 10 meses del gobierno de López Obrador aún no ven resultados tangibles.

“Este gobierno que tenemos creo que tiene la disponibilidad, pero sólo han sido palabras y palabras, porque no ha caminado mucho el caso como quisiéramos, que ya hubieran regresado nuestros hijos; han sido cinco años de tormento y hoy es como si fuera el primer día, no sabemos nada de nuestros hijos, qué pasó con ellos”, dijo la madre de Jorge Aníbal Cruz Mendoza.

5 años sin los normalistas de Ayotzinapa. Foto: Miguel Dimayuga

Estanislao, padre de Miguel Ángel, resaltó que ya no son los mismos, que se cansaron de “tantas mentiras del gobierno pasado, pero con este gobierno se abre una esperanza, esperemos que sí nos cumpla lo que nos ha prometido de seguir buscando a nuestros hijos, esclarecer las cosas, y sí lo hace todos los mexicanos vamos a confiar en él, y si no, vamos a seguir en lo mismo”.

En la plancha del Zócalo capitalino, la tónica de los discursos de los padres y madres fue la misma: la advertencia de que no han firmado un cheque en blanco al gobierno de López Obrador y que mantendrán viva su movilización por la búsqueda de los estudiantes.

Joaquina García y María Elena Guerrero, madres de Martín Getsemaní Sánchez y Jesús Giovani Galíndez, respectivamente, pidieron no sólo la presentación de sus hijos, sino que se sancione a los responsables de la “verdad histórica”, así como que se llame a cuentas a miembros de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) que pudieron tener algún tipo de participación en los hechos.

“No es posible que a cinco años no sepamos la verdad, nos quitaron todo, hasta el miedo”, dijo Guerrero, tras admitir que a diferencia de años anteriores “hoy no tenemos que abrir las puertas a patadas, pero no nos confiamos hasta no ver que los hechos hablen por sí mismos”.

García pidió juicio para el exdirector de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Tomás Zerón de Lucio, al ser señalado de fabricar una versión que no se apega a la verdad de los hechos, y que se investigue a los militares “que los estuvieron vigilando todo el tiempo”.

Emiliano Navarrete, padre de José Ángel Navarrete, exigió al gobierno actual “que agilice las investigaciones”, que se llame a declarar a personas que obstaculizaron la investigación y que forman parte de una larga lista de elementos policiacos, castrenses. Que se llame a Zerón y al exprocurador Jesús Murillo Karam, “para que tengan bases bien cimentadas y no pasé lo que en el anterior gobierno”, que se cayó la investigación.

Navarrete puntualizó que como familiares de los estudiantes desaparecidos van a mantener el diálogo con el actual gobierno, hasta ver “que los hechos nos digan la verdad si es realmente un gobierno comprometido con llegar a esclarecer el caso Ayotzinapa o solamente es tratar de sobrellevarnos”.

Insistió en que las movilizaciones para exigir la presentación de sus hijos van a continuar, y advirtió que “no por tener ya una mesa de trabajo con el nuevo gobierno nos vamos a limitar de seguir haciendo nuestras actividades, de seguir evidenciando lo ocurrido de hace cinco años, porque no existe verdad ni justicia”.

Mario César González, padre de César Manuel, señaló que la palabra de López Obrador debe ser cumplida para que tengan confianza en su gobierno, “no sólo tener esperanza”, por lo que consideró que es el momento de “ser más duro con aquellas dependencias que no quieren dar información, (porque) no nada más con los buenos deseos y las buenas palabras vamos a llegar a la verdad”.

González aprovechó su intervención para deslindar al movimiento de los padres y madres de los 43 normalistas desaparecidos, del vandalismo que se registró en calles aledañas al Zócalo, encabezado por personas encapuchadas que se colaron en los últimos contingentes de la marcha.

“Nosotros también hemos llevado a cabo acciones fuertes, pero este no era el momento de hacer desmanes, era el momento de oír a los 43 padres y madres, que después de cinco años no nos hemos cansado de exigir verdad y justicia”, puntualizó.

Las acciones para conmemorar el quinto aniversario de la desaparición de los jóvenes continuarán mañana en la ciudad de Iguala, donde los padres colocarán una ofrenda floral en el sitio donde sus hijos fueron emboscados por policías municipales.

Comentarios

Load More