“Midsommar”: Presunción que aburre

“Midsommar”: Presunción que aburre.Foto: Twitter @MidsommarMovie

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La cinta de terror Midsommar (EU-Suecia-Hungría, 2019), de Ari Aster, es una propuesta pretenciosa que en vez de generar terror nos lleva al hastío en medio de un contexto hippie-shamánico-grotesco.

La historia gira en torno a una chica llamada Dani (Florence Pugh), emocionalmente inestable debido a que su hermana menor padece una enfermedad mental. La protagonista tiene un novio llamado Christian (Jack Reynor), quien está un poco harto de lidiar con los “malviajes” de la susdicha.

La vida de Dani da un giro cuando su hermana mata a sus padres y se suicida: ahora está sola y su novio desea deshacerse de ella.

Dani descubre que Christian está planeando un viaje a una pequeña comunidad en Suecia con sus amigos, sin ella, para vivir una celebración ancenstral llamada Midsommar, en la que se celebra el solsticio de verano. Y todo porque conocieron a un chico sueco proveniente de esa comunidad que los convenció para que fueran.

Dani consigue convencer a su novio para ir, así que al final ahí van todos juntos a vivir una experiencia diferente… Y en un inicio parece ser así, pues lo que encuentran los muchachos es a una comunidad cuasi hipi que creen en la magia y en extraños rituales. Sin embargo, es el inicio de una extraña pesadilla, cargada de flores y buenas vibras, en donde los jóvenes quedarán atrapados.

La película de Aster arranca de manera espectacular gracias a una muerte sorpresiva, en un ambiente oscuro y depresivo, con una fotografía increíble y emplazamientos de cámara ingeniosos.

Pero una vez en la comunidad donde tendrá lugar el Midsommar, la trama avanza muy lento: La cinta se va volviendo tediosa y poco a poco afloran diversas incongruencias en la trama.

Aster es bueno para crear ambientes, pero parece más preocupado por proyectarse como un cineasta inteligente con mensajes cargados de símbolos e intelectualidad, que por contar una historia que emocine y conmueva, y perdemos interés por el destino de los personajes: Que mueran todos o que no muera nadie… qué más da.

 

Comentarios

Load More