Por fuga de información confidencial, Domenico Giani dimite como jefe de seguridad del Vaticano

Francisco y Giani en el Vaticano. Foto: AP / Alessandra Tarantino

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Debido a una fuga de información confidencial relativa a irregularidades financieras, el jefe de seguridad del Vaticano, Domenico Giani, dimitió a su cargo tras 20 años de trabajar al servicio de tres pontífices.

Los datos filtrados tienen que ver con una investigación que actualmente se realiza contra cinco empleados del Vaticano, a quienes se les acusa de cometer irregularidades financieras e inmobiliarias, por lo que se les aplicaron medidas cautelares.

En un boletín de prensa, la Santa Sede señaló que tal información no debió haberse ventilado, pues “perjudica gravemente tanto la dignidad de las personas implicadas como la imagen de la Gendarmería” del Vaticano, a cargo de Giani, cuya responsabilidad era precisamente mantener la seguridad en estos asuntos tan delicados.

Hasta el momento, el autor de la filtración y subalterno de Giani “sigue siendo desconocido”, según el boletín.

Los cinco funcionarios del Vaticano a quienes se les investiga –cuyos nombres fueron dados a conocer indebidamente, pues aún no se ha demostrado su culpabilidad– son:

Tommaso Di Ruzza, director de la Autoridad de Información Financiera (AIF), organismo vaticano instituido para impedir el blanqueo de capitales; Mauro Carlino, jefe del Departamento de Información y Documentación; Caterina Sansore, empleada de administración, y Vincenzo Mauriello y Fabrizio Tirabassi, empleados de la Secretaría de Estado.

Tras la dimisión de Giani, el Papa Francisco conversó largamente con él para externarle “su aprecio por su gesto, expresión de libertad y sensibilidad institucional”, así como por su largo trabajo “realizado con humildad y discreción al servicio” de la Santa Sede.

El Papa también le agradeció su “fidelidad y lealtad incuestionables”, y el haber creado “una atmósfera constante de tranquilidad y seguridad” a lo largo de su trayectoria laboral, en la que acompañó y protegió a tres Papas –Juan Pablo II, Benedicto XVI y ahora a Francisco– durante los viajes que hacían por todo el mundo.

No es la primera vez que se divulga material confidencial de la Santa Sede: en 2012 se revelaron los famosos “Vatileaks” por parte del mismo mayordomo del Papa, Paolo Gabriele, y en 2015 se filtraron informaciones financieras, caso en el que hubo varios implicados, entre ellos el sacerdote español Lucio Ángel Vallejo Balda.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso