Activista denuncia ataque contra migrantes hondureños en Tapachula

Migrantes africanos y centroamericanos caminan de Tapachula a Huixtla para intentar llegar a Estados Unidos. Foto: Isabel Mateos/AP Migrantes africanos y centroamericanos caminan de Tapachula a Huixtla para intentar llegar a Estados Unidos. Foto: Isabel Mateos/AP

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Un grupo de hombres armados y encapuchados ingresó el pasado martes 8 al domicilio del activista Irineo Mujica, ubicada en uno de los barrios de Tapachula, donde golpearon a varios migrantes centroamericanos.

El activista de Pueblos Sin Fronteras, organismo defensor de los derechos de los migrantes, dio a conocer los hechos esta noche.

Precisó que el martes 8, entre las 19:30 y 20 horas, hombres armados y encapuchados arribaron en taxi hasta su domicilio, ubicado en la colonia Los Llanos, de la ciudad de Tapachula, donde renta una casa.

En ese momento había un grupo de migrantes hondureños a quienes les dio albergue, porque a uno de ellos le habían realizado recientemente una operación por apendicitis.

Los tres sujetos desconocidos ingresaron violentamente a la casa y empezaron a golpear a dos de los migrantes que se encontraban ahí. Los agresores llevaban navaja, arma de fuego y un tubo con el que golpearon a Pablo, uno de los indocumentados. Otro de los agresores apuntó con el arma de fuego al otro joven e hizo que se arrodillara, mientras le daba patadas en todo el cuerpo.

“Les decían que eso les pasaba por andar de ‘sapos’ y que ni se les ocurriera llamar a la policía o poner otra denuncia, por lo que en ese momento estaba ocurriendo. En la casa había otras dos personas, un joven que está en recuperación después de que hace unos tres días fue dado de alta del hospital después de una cirugía de apéndice y la hermana de Pablo, pero estas dos personas no fueron golpeadas, solo amenazadas para que no gritaran o pidieran ayuda. Al retirarse, los tres sujetos se llevaron los celulares y pertenencias de las personas migrantes”, sostuvo el activista.

Recordó que esto se da en un contexto de criminalización hacia los migrantes y una campaña de linchamiento mediático en su contra.

Mujica recalcó que una semana antes de esa agresión, el pasado jueves 3, los migrantes agredidos fueron a la Fiscalía General de la República (FGR) para presentar una denuncia por fraude y extorsión, en contra de una red de presuntos funcionarios del Instituto Nacional de Migración (INM), quienes les habían prometido regularizar su estancia legal en México, pero nunca lo hicieron y sólo les quitaron el dinero.

Había “la promesa de que se les conseguiría visas humanitarias por una cantidad cercana a los 5 mil pesos por cada documento”, precisó.

Añadió: “Después de la denuncia, Pablo y otros tres migrantes fueron al domicilio de la persona que les había quitado el dinero y lo sometieron y exigían les devolviera su dinero. Al tener una negativa llamaron a una patrulla de la policía municipal y retuvieron el teléfono del estafador para asegurar el chip y los mensajes, para guardarlos como prueba de la comunicación mantenida y del fraude cometido; al llegar los policías, solicitaron a los migrantes que dejaran en libertad al estafador y le entregaron el teléfono y chip, pues de los contrario se volvería la acusaciones en contra de los migrantes… Pablo y los otros jóvenes migrantes se retiraron y vieron que el estafador también era liberado por los policías después de haber estado hablando con este sujeto”.

Pablo cree que el estafador pudo haber reconocido a alguno de los jóvenes del grupo que interpusieron la denuncia en la FGE y fue obligado a revelar la dirección en donde estaba viviendo con los otros migrantes, “que es el domicilio a donde fueron el día de ayer esos tres desconocidos a golpearlos y robarles sus pertenencias”.

El activista dijo que este ataque no paró ahí, porque han continuado los ataques y acosos mediáticos hacia su persona y los migrantes que denunciaron ante la FGR.

Por ello, pidió al gobierno federal garantice su seguridad y la de los migrantes hondureños que no pueden ser deportados en tanto mantengan una denuncia penal en contra de sus agresores que los estafaron.

Comentarios

Load More