Morena, el talón de Aquiles de AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador y la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apeo).- En Morena el panorama es negro y eso preocupa en Palacio Nacional donde ven que el presidente Andrés Manuel López Obrador no está contento con la violencia y las graves irregularidades ocurridas el fin de semana pasado en la elección de los comités estatales en algunos de los cuales hubo balazos con heridos graves.

Todo parece indicar que Morena cumplió su misión el año pasado con el triunfo de López Obrador y que a partir de entonces ya no tiene ese eje aglutinador y quienes se quedaron a cargo de la dirigencia nacional no han sabido conducirlo poniéndolo al filo del precipicio.

No hay nada firme en Morena a pesar de que el año pasado arrasó en las elecciones. Ni siquiera el padrón de militantes esta claro y en la página electrónica del partido aparece un aviso que es elocuente: “Todo el padrón de militantes de morena se encuentra ‘en reserva’ al estar en proceso de revisión, actualización y sistematización”.

Resulta que, en dos años, Morena aumentó 790% su padrón de militantes, ya que según el INE a enero de 2019 tenían un padrón de militantes con 317 mil 595 registros válidos. Sin embargo, el Consejo Nacional del partido informó que tenían tres millones 100 mil afiliados, de los cuales un millón laboran y un millón 300 mil participa en alguno de los 110 mil comités de Protagonistas del Cambio Verdadero constituidos en las 68 mil secciones electorales.

La presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky Gurwitz, confirmó en días pasados que la elección para renovar la dirigencia nacional quedó suspendida, debido a que, por los actos violentos registrados en algunas entidades, sobre todo en Jalisco, no hay condiciones de seguridad para realizarla y aseguró que el padrón no es confiable.

“La verdad es una pena lo que está sucediendo, lo dije todo el tiempo, ese padrón no sirve, no es confiable y no debíamos usarlo, porque no podemos arriesgar a nuestras compañeras y compañeros. Hay muchas quejas de que se está entrometiendo gente que no es de Morena y la gente de Morena se está quedando afuera, entonces tendremos que citar al Comité Ejecutivo Nacional y tomar las medidas respectivas”, señaló sin dar una fecha para la elección.

Además de esta grave irregularidad del padrón, Morena mostró una enorme fragilidad en días pasados cuando se realizaron las elecciones de los comités estatales. En Jalisco, se registraron dos ataques armados en las internas de Guadalajara y Zapopan que dejaron un saldo de seis heridos, dos de ellos graves.

En Ahome, Sinaloa, se suspendió el proceso porque el líder municipal de Morena fue amagado con una pistola; en Gómez Palacio, Durango, la asamblea del distrito 2 tuvo que ser diferida ante quejas por boletas clonadas y tardanza en el registro de los participantes; en tanto que, en Cajeme y Navojoa, Sonora, las quejas fueron por irregularidades en las asambleas. Mientras que, en Saltillo, Coahuila, denunciaron supuestas irregularidades cometidas por el comité estatal del partido, ya que los denominados “Servidores de la Nación” invitaron a gente ajena al partido para que participara en las elecciones sin ser militantes a cambio de entrar a algún programa social.

Estas irregularidades muestran lo que en realidad es Morena: una masa política sin consistencia que arrastra los mismos vicios de los otros políticos donde no hay militantes convencidos sino asistentes con intereses particulares que buscan un trampolín para alcanzar un puesto político o de gobierno.

Por cierto…El presidente Andrés Manuel López Obrador amenazó con salirse de Morena si no arreglaban las cosas para elegir a su dirigencia nacional. La amenaza no sirvió y el presidente camina con ese dolor en el tendón de Aquiles en el que se ha convertido este movimiento que no cuaja antes de su primera prueba como partido en el poder: las elecciones del 2021.

Comentarios

José Gil Olmos, reportero desde 1998. Colaboró en el periódico El Nacional y en el diario La Jornada. Desde el 2001 es reportero de la revista Proceso. Es autor de Los Brujos del Poder, La Santa Muerte la virgen de los olvidados, Los reporteros mexicanos en la guerra de Chiapas y Batallas de Michoacán.

Load More