Piloto de Aeroméxico fue respetuoso; no pedimos que se le llamara a cuentas: AMLO

El mandatario defendió la libertad del piloto a disentir y reiteró que su gobierno “no es autoritario”. Foto: Germán Canseco

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente Andrés Manuel López Obrador aclaró que ni él ni su gobierno pidieron a la empresa Aeroméxico llamar al piloto Rafael Bolio Cuevas quien la semana pasada en el altavoz del avión le pidió reconsiderar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco; dijo que éste ejerció su derecho a la libre manifestación y a disentir.

“Se da a conocer que se llamó a un piloto de Aeroméxico que habló en un vuelo sobre el aeropuerto de Texcoco. Se dirigió a mí, no fue ofensivo, ejerció su derecho de manifestación. Cuando llegamos estaba esperándome, me volvió a decir lo mismo. Le respondí lo que pienso sobre este tema”, dijo.

En su conferencia matutina de este jueves, el mandatario federal añadió:

“Ahora salió que la empresa lo citó a informar y nuestros malquerientes están diciendo, algunos, que nosotros le pedimos a la empresa que lo llamara a cuentas. No es cierto, nosotros no hacemos eso. No somos iguales a los de los gobiernos anteriores, no somos autoritarios”.

López Obrador reiteró que “el piloto fue muy respetuoso y ejerció su derecho a disentir, como todos”.

Ayer se dio a conocer que el pasado martes 19, Aeroméxico pidió al piloto del vuelo 533 del pasado 8 de noviembre, en el que viajaba López Obrador, un “informe detallado” sobre lo ocurrido.

Ese día, previo al vuelo de la Ciudad de México hacia Mérida; el piloto Bolio Cuevas dijo:

“Una bienvenida a nuestro señor presidente que nos acompaña el día de hoy. Esperamos que se sienta a gusto, que disfrute el vuelo. Ojalá lo podamos convencer del aeropuerto de Texcoco, si no es posible pues ni modo, verdad”.

Según el oficio de Aeroméxico que se hizo público, la empresa acusó un aparente incumplimiento de su reglamento interno, específicamente porque el piloto se habría comportado intencionalmente en forma que perjudique el servicio, las relaciones o el prestigio.

No obstante, usuarios de redes sociales condenaron el acto al considerar que violentaba el derecho del piloto de expresarse libremente y que era una intimidación en su ambiente laboral. Incluso, especularon que la medida era una instrucción del gobierno de López Obrador.

Esta mañana, el tabasqueño defendió la libertad del piloto a disentir y reiteró que su gobierno “no es autoritario” como el de sus antecesores y se fue de largo al decir:

“No tendríamos autoridad moral; si no, tendría que estarle hablando a Emilio Azcárraga para decirle que en Televisa una conductora o un conductor se portó mal, o a Radio Fórmula, o a Milenio, o a Reforma, etcétera. No terminaría o no trabajaría; estaría yo dedicado a eso”.

Esto, dijo, “es un asunto de principios, estamos comprometidos a garantizar el derecho a disentir, a la libre manifestación de las ideas. Estamos estableciendo una auténtica y verdadera democracia”.

Comentarios

Load More