Exigen justicia a 10 años del asesinato del activista Mariano Abarca; Modevite obtiene premio con su nombre

"Premio Mariano Abarca 2019” al Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio (Modevite). Foto: Especial

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Con la exigencia de justicia, a 10 años del asesinato de Mariano Abarca Roblero, dirigente opositor a la explotación minera, este miércoles sus familiares e integrantes de 32 organizaciones nacionales e internacionales entregaron el “Premio Mariano Abarca 2019” al Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio (Modevite).

En el marco de actividades del Foro de la Defensa Ambiental en Chiapas, con la participación de organizaciones con procesos de resistencia de la zona Norte, Costa y Altos, se entregó el galardón con el propósito de “agradecer, reconocer y visibilizar otras luchas colectivas y organizadas de quienes no cesan en su ímpetu por defender la vida, el medio ambiente y los derechos colectivos que son, a fin de cuentas, en beneficio de la humanidad”.

“Hoy se cumplen 10 años del asesinato de Mariano Abarca, y una forma de conmemorar su lucha es entregar el primer Reconocimiento a la Defensa Ambiental en Chiapas 2019”, puntualizó Gustavo Castro, miembro de la organización Otros Mundos, en la sala de Bellas Artes de San Cristóbal de las Casas.

El Modevite, con presencia en 13 municipios de la entidad, donde viven tzeltales, tzotziles y ch’oles de la zona de los Altos y Selva, forma parte del Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, grupo en el que se reflexiona sobre la realidad político-social en las comunidades de Huixtán, Oxchuc, Ocosingo, Altamirano, Chilón, Sitalá, Yajalón, Tenejapa, Cancuc, el ejido Candelaria (municipio de San Cristóbal), Palenque y Chicomuselo.

Durante el acto se mencionó que ese Movimiento siempre ha tenido como objetivo unir primero a los pueblos originarios en la defensa de la vida y el territorio, a través de la denuncia y acciones concretas a los gobiernos local, estatal y nacional, y desde hace muchos años reclama el respeto y cuidado de las riquezas naturales de los pueblos que habitan.

Además, ha evidenciado el desinterés del gobierno para atender las demandas del pueblo, “por ello es que necesitamos seguir trabajando unidos, buscando caminos que nos ayuden a defender la vida de nuestros pueblos y de nuestro territorio”, abundó Castro.

Hoy que se cumplen 10 años del asesinato de Mariano Abarca Roblero, ambientalista que defendió los derechos humanos y los derechos de la naturaleza en su municipio natal de Chicomuselo, denunció los efectos socio-ambientales causados por la empresa minera canadiense Blackfire Exploration.

Desde entonces, abundó, su familia y diversas organizaciones han llevado un largo proceso para exigir justicia y castigo a los culpables por la corrupción probada de la empresa, y las acciones y omisiones de la embajada de Canadá, que pudieron haber contribuido al asesinato de Mariano.

De igual manera, están en curso otras demandas ante los Tribunales de Canadá y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

A pesar del asesinato de Mariano Abarca, en todo el país, y en particular en el estado de Chiapas –subrayó–, muchas y muchos otros defensores continúan luchando y manifestándose por la defensa de la tierra y el territorio, por la vida y por la Madre Tierra, y contra las políticas, políticos y megaproyectos, que amenazan de facto la cultura e identidad de los pueblos indígenas, campesinos y la vida de la población urbana.

“El primer reconocimiento a la defensa ambiental en Chiapas 2019 otorgada al Modevite significa que lo vemos, lo acompañamos, lo visibilizamos y agradecemos por su lucha en bien de todos los pueblos”, subrayó Gustavo Castro.

Remató: “Creemos que las luchas por la vida se hacen juntas y juntos, organizados, en colectivo. Porque solo así se puede enfrentar a este capitalismo depredador, a estos mega proyectos que atentan contra los derechos humanos, contra la vida de los pueblos, contra la Madre Tierra”.

Comentarios

Load More