Etiquetado frontal, “el más transparente y democrático”: Alianza por la Salud Alimentaria

Diputados aprobaron el 1 de octubre la Ley General de Salud en lo concerniente al etiquetado frontal en productos alimenticios. Foto: Miguel Dimayuaga Diputados aprobaron el 1 de octubre la Ley General de Salud en lo concerniente al etiquetado frontal en productos alimenticios. Foto: Miguel Dimayuaga

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ante la inconformidad del sector empresarial, que recientemente manifestó su desacuerdo con el etiquetado frontal, la Alianza por la Salud Alimentaria aseguró que el proceso de modificación a la norma nacional fue “el más transparente y democrático” que se ha realizado en México.

En conferencia de prensa, Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, indicó que los líderes de los consejos Coordinador Empresarial (CCE), Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico) y Nacional Agropecuario (CNA), usan los mismos argumentos que la industria en Chile, Perú y Uruguay:

“No se nos tomó en cuenta, no hay precedente, tendrá enormes costos, va contra las reglas de comercio, etc. Además –subrayó–, existe evidencia sobre cómo el propio CCE, junto con las grandes corporaciones, se opusieron en 2010 a los lineamientos de alimentos y bebidas en escuelas, que dijeron eran anticonstitucionales”.

Asimismo, celebró la amplia participación con la que contó el proyecto para la modificación de la Norma 051, que recibió más de cinco mil comentarios, lo que –dijo– marca un antes y un después en la forma en que se realizan las normas oficiales mexicanas por su transparencia.

En su discusión participaron todos los sectores, entre ellos una representación mayoritaria de la industria. Como resultado se obtuvo consenso en 177 numerales de los 178 que se revisaron, mientras que el numeral pendiente pasó a votación, abundó Calvillo.

Por su parte, Ana Larrañaga, directora de Salud Crítica, reprochó a la industria que pretexte no haber sido tomada en cuenta, cuando todo el proceso está plenamente documentado, y reprobó que el etiquetado anterior fuera diseñado por ese sector en contubernio con el gobierno, sin consultar a las instituciones de salud y organizaciones sociales.

Los integrantes de la Alianza por la Salud alimentaria coincidieron en que el nuevo etiquetado con octágonos es la mejor opción para la salud de los niños y grupos vulnerables, como la población indígena y rural, dado que son los más propensos a consumir productos ultraprocesados y bebidas azucaradas.

En su oportunidad, Erick Antonio Ochoa, director de Salud Justa MX, expresó que “nada molesta más a la industria que brindarle información clara y veraz al consumidor”, y sostuvo que la propuesta de los empresarios para el etiquetado frontal es un refrito del etiquetado llamado GDA, que impusieron en contubernio con el gobierno anterior, y no atiende lo que se establece en la Ley General de Salud.

Asimismo, alertó que desarrollar un etiquetado frontal con los criterios de la industria retomados de hace 10 años abriría paso a minichatarra en las escuelas y a omitir cualquier advertencia para no declarar a los productos como no saludables, en perjuicio de la salud de los más pequeños.

Nota relacionada:

El 94% de los consumidores, a favor del etiquetado frontal de alimentos y bebidas

Load More