Lozoya dice que llevaba dos días en España previo a arresto; se hacía llamar Jonathan Solís

La identificación confiscada a Emilio Lozoya tenía el nombre de Jonathan Solís Fuentes, según El País La identificación confiscada a Emilio Lozoya tenía el nombre de Jonathan Solís Fuentes, según El País

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – Emilio Lozoya habría declarado a la policía española durante su arresto que tenía dos días de haber ingresado a territorio español y ocultarse en la Costa del Sol, lo que, de acuerdo con el diario El País, contradice la versión de la policía, que lo sitió en Málaga desde mucho antes.

La investigación final para lograr su arresto, dice el rotativo, arrancó a principios de 2020, cuando se recabaron los primeros indicios de que podía ocultarse en la Costa del Sol.

Los investigadores sospechan que pasó por Alemania antes de aterrizar en España, entre otras razones, porque su esposa es oriunda de ese país, en donde también fue detenida su madre, Gilda Austin, en julio pasado.

Cómo pagó Lozoya a involucrados en el fraude de Agronitrogenados y Fertinal

También porque, desde la clandestinidad, Lozoya se defendió de las acusaciones a través del diario alemán Süddeutsche Zeitung, el conglomerado de medios suizo Tamedia, y Quinto Elemento Lab, de México.

“Todo esto es un ataque político cobarde y sin fundamentos contra mí y mi familia. En ningún momento, como funcionario público, ni yo ni mi familia recibimos dinero alguno de empresas o personas, de tal forma niego cualquier acusación de corrupción”, dijo entonces en respuesta a los periodistas.

Según El País, pese a esas pistas, los agentes españoles fijaron la diana en La Zagaleta, una urbanización de lujo cercana a Marbella. Estaban seguros de que Lozoya se ocultaba en una de sus villas y se dejaba ver poco, por lo que decidieron retrasar el arresto hasta este miércoles 12 de febrero, cuando lo cazaron al aprovechar que abandonó el complejo residencial en un vehículo que había acudido a recogerlo.

Lozoya enfrentará proceso de extradición en prisión provisional por “fundado riesgo de fuga”

Según fuentes policiales, Lozoya no opuso resistencia durante su detención.

Los agentes sospechan, además, que detrás de Lozoya iba su guardia pretoriana, un séquito de “personal de seguridad ruso” que lo protegía durante su estancia en España. Los investigadores creen incluso que Lozoya —un avezado economista de 45 años, con estudios en Harvard— podía estar blanqueando dinero para alguna organización mafiosa procedente de ese país, según fuentes próximas a la investigación.

Fuentes del residencial de lujo aseguran que en sus registros no aparece el nombre de Jonathan Solís Fuentes -que consta en la licencia de conducir de la Ciudad de México falsa- ni tampoco el de Emilio Lozoya.

“Si ha accedido al interior de la urbanización ha sido con documentación falsa y como invitado de residentes”, explican desde la gerencia, donde subrayan que el mexicano no tiene ni ha tenido “jamás” vivienda en propiedad o alquiler.

Los investigadores españoles también analizan si, frente a la sospecha inicial de que Lozoya había pasado por Alemania antes de llegar a España, hubiese ido directamente a Rusia, a San Petersburgo, y desde allí volado a la Península.

En tal caso, el empresario mexicano, que lideró la campaña internacional del entonces candidato Enrique Peña Nieto por sus grandes contactos con empresas y políticos a escala mundial, habría simulado que tomaba un vuelo con destino a Frankfurt en el que realmente nunca se habría subido.

El PRI pide que no lo culpen por Lozoya

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso