“Un amor a segunda vista”: ¿Y si nunca te conocí?

"Un amor a segunda vista" (Mon Incunnue, 2019). Foto: Tomada de Facebook "Un amor a segunda vista" (Mon Incunnue, 2019). Foto: Tomada de Facebook

MONTERREY, N.L. (apro). ‘Un amor a segunda vista’ (Mon Incunnue, 2019) inicia con vértigo. Antes de que concluyan los créditos de la presentación, se ha descrito una historia de amor completa, desde el inicio hasta su desenlace.

La nada original premisa, que es llevada con buena conducción en el arranque, revela el potencial de una interesante comedia de enredos, donde Raphael (Franciois Civil) lleva una vida perfecta con Olivia (Joséphine Japy). El escenario es perfecto: en París los jóvenes y bellos amantes se encuentran y desean hacer vida juntos. Todo es felicidad, hasta que la fatalidad, en forma de un accidente sobrenatural e inexplicable, se aparece en sus vidas para cambiarlas de manera definitiva.

La historia francesa dirigida por Hugo Gélin, quien también la coescribe, muestra el ya conocidísimo problema de un tipo que un día se despierta en una vida que no le corresponde. Mágicamente, los últimos años que pasó han desaparecido y se encuentra convertido en un ser completamente ajeno a su realidad y en una condición miserable, en comparación con la vida de éxito, reconocimiento, fama, riqueza y glamour que llevaba.

De alguna forma, el pecado de la soberbia acude a él, como un fantasma del pasado, a reclamarle todas las deudas existenciales que dejó en su vida anterior, en la que su buena estrella lo hizo despreciar aquello que debería amar. La chica que era su mayor inspiración, su vida y su razón de ser, ha desaparecido de su vida.

Todo lo que le importa ahora, en ese universo paralelo, será reconstruir aquello que se ha ido, tal vez para siempre. Aunque Raphael puede que tenga otra oportunidad, al intentar reconquistar a su amada en esta realidad virtual que ha construido junto a la que conocía.

Los atisbos de una historia divertida aparecen en varias ocasiones, como chispazos, dado que en el primer episodio se sostienen las situaciones jocosas que pueden pasarle a un hombre desorientado, que siente que anímicamente agoniza, porque le falta todo lo que tuvo. Y, peor aún, busca recuperarlo con métodos deshonestos, engaños y farsas para acercarse a Olivia –ahora la rica, famosa y glamorosa– y obtener de nuevo su afecto, aunque ella no tiene noticia de qué él existe.

Lo que empieza como un asunto festivo se va trocando lentamente en una aventura sombría, en la que las paradojas del tiempo se convierten en un crucigrama sin solución. Lo que en un momento pareció divertido, se va deslizando hacia el drama de un enamorado que no puede reconquistar a su dulce dama, hasta llegar a una encrucijada difícil, donde él debe tomar el camino del que no tendrá retorno.

“Un amor a segunda vista” es una comedia muy bien actuada, pero termina pulverizándose al dejar muchos cabos sueltos y situaciones irresueltas, que dejan una sensación insatisfactoria. La anécdota queda incompleta, por más que se busque enmendar al final, con un cierre que pretende ser complaciente.

Comentarios

Load More