Denuncian detención del defensor otomí Iván Vargas González

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Pobladores de la comunidad indígena otomí de San Francisco Xochicuautla, Estado de México, denunciaron que el defensor otomí Iván Vargas González fue detenido este martes por policías estatales y desconocen su paradero.

A las 9 de la mañana, Iván Vargas González y otros habitantes de la comunidad indígena tuvieron que salir de sus casas, pese a las recomendaciones frente a la pandemia del covid-19, para impedir que los trabajadores de una filial de Grupo Higa continuaran las obras en su territorio para construir ilegalmente un tramo de la autopista Toluca-Naucalpan.

Desoyendo la emergencia sanitaria y aun cuando la justicia ha ordenado la suspensión de las obras, empleados de la constructora Teya y Autovan, filial de Grupo Higa, retomaron el lunes las obras en el paraje “la ndawada”, resguardados por policías estatales.

Los habitantes notificaron a los trabajadores que no podían estar ahí, porque un juez les otorgó la suspensión definitiva de la obra. En respuesta, éstos empezaron a guardar sus herramientas, pero un policía agredió a uno de los comuneros, según la narración de los afectados.

La tensión duró varios minutos. A empujones y golpes, los policías de Alfredo del Mazo se enfrentaron con un grupo de hombres de la comunidad, entre ellos Iván Vargas, mientras algunas mujeres intentaban separarlos y otras grababan la escena con sus celulares.

Horas más tarde, los habitantes se organizaron para bajar la maquinaria cuando vieron que presuntamente la policía del estado se llevaba a su compañero en una patrulla.

“El muchacho gritó: ‘¡ayúdenme!, ¡ayúdenme!’, entonces ya volteamos y dijimos: ¡es Iván!, pero lo tenían abajo, lo iban empujando al suelo, entonces el muchacho iba grite y grite, y no sé si le iban pegando, no lo sé”, narró una de las señoras que testificó los hechos.

El pasado jueves 5, el Juez Quinto de Distrito en materia de amparos y juicios federales en el Estado de México resolvió el incidente de violación de la suspensión definitiva, dentro del juicio de amparo 441/2016.

Los habitantes denunciaron que se ha incumplido la suspensión definitiva de la obra por parte de la empresa Teya-Autovan, filial de Grupo Higa, propiedad de Juan Armando Hinojosa Cantú, uno de los principales contratistas del sexenio de Enrique Peña Nieto.

“Requiere al Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, al secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y al titular de Sistemas de Autopistas, Aeropuertos, Servicios Conexos y Auxiliares del Estado de México (SAASCAEM), para que en el término de 24 horas cumplan con la suspensión definitiva otorgada… de no hacerlo serán denunciadas al Ministerio Público de la federación por el delito que establece la fracción III del artículo 262 de la Ley de Amparo”, señala la resolución.

Desde 2015, la comunidad otomí ha encabezado una batalla legal en contra de la adjudicación y construcción de la autopista de cuota Toluca-Naucalpan, y la justicia les ha dado la razón para salvaguardar los derechos de los pueblos originarios, su territorio, su cultura y sus raíces. Pese a ello, las obras continúan, e incluso los pobladores han denunciado graves daños al bosque.

“Las empresas constructoras no han dejado de trabajar, el día 12 de marzo nuestro bosque sufrió otro ataque, a las 3:30 pm la empresa Teya y Autovan realizó una detonación con explosivos de alto alcance en el paraje ‘la ngoshti’”, acusaron en un comunicado el pasado 17 de marzo.