El Estado como Dios

Foto: Germán Canseco Foto: Germán Canseco

Apenas se anunció la Guía Bioética de Asignación de Recursos de Medicina Crítica comenzaron los deslindes de la UNAM y entre los propios integrantes del sector salud. En medio de las discusiones, el vocero de la Presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, escribió que el documento no es oficial y aún no se aprueba… pero el mal ya estaba hecho. Ante la aritmética enrevesada en torno a los pacientes que deben privilegiarse en estos tiempos de pandemia, la CNDH fue contundente: los derechos humanos “no deben ser objeto de ningún dilema”.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso). – Ante la fuerte controversia que levantó su Guía Bioética de Asignación de Recursos de Medicina Crítica, la cual recomienda dar prioridad a los pacientes jóvenes sobre los de la tercera edad ante una posible carencia de recursos, el Consejo de Salubridad General (CSG) se vio obligado a recular, señalando ahora que ese documento es un “proyecto” todavía sin aprobarse.

La UNAM inmediatamente se deslindó de la guía, argumentando que su rector, Enrique Graue, no fue convocado para su aprobación, como correspondía hacerlo por ser vocal del CSG.

La Presidencia de la República señaló que la guía “no es un texto oficial”, por lo que no debe darse por “buena”. En medio de esta polémica se dio la renuncia del comisionado nacional de Bioética, Manuel Ruiz de Chávez.

Estos hechos orillaron al CSG a señalar que la guía es sólo “un proyecto”, el cual apenas será sometido a la “consideración” de sus vocales –entre ellos Graue–, y también a cambiarle el nombre, pues la rebautizó como Proyecto de Guía Para Asignación de Recursos en Situación de Contingencia.

La polémica se inició el domingo 12, cuando el CSG subió a su página de internet el explosivo documento, al que denominó Guía Bioética de Asignación de Recursos de Medicina Crítica, sin aclarar entonces que era un “proyecto” no aprobado.

El propósito de la guía –se advierte en su presentación–, es tomar “decisiones” en caso de que la pandemia del covid-19 rebase la capacidad hospitalaria y los recursos médicos para atender a la población infectada.

En tal situación, la guía recomienda al personal médico relegar a los pacientes de la tercera edad y a quienes padecen enfermedades crónicas para darles preferencia a los jóvenes, pues éstos –dice– tienen una “mayor cantidad de vida por completarse”.

Y determina qué hacer ante el siguiente dilema ético: “paciente A de 80 años necesita de un ventilador, paciente B de 20 años necesita de un ventilador. Si paciente A recibe el ventilador ella vivirá 7 años más, si paciente B recibe ventilador ella vivirá 65 años más. Ante dicho problema se tiene que introducir un principio adicional: salvar la mayor cantidad de vidas-por-completarse”.

Explica: “una vida-por-completarse se debe de entender como aquella que aún no ha pasado por los diferentes estados de desarrollo bio-psico-social humanos (i.e. infancia, adolescencia, edad adulta, vejez)”.

De esta manera –prosigue– se descartan dos criterios que antes se tomaban en cuenta: dar prioridad al paciente que solicita primero el servicio médico, o bien a quien tiene mayor “necesidad médica”.

La guía bioética enfatiza el nuevo criterio para decidir quién vive y quién muere.

“Los pacientes que tienen mayor probabilidad de sobrevivir con la ayuda de la medicina crítica son priorizados sobre los pacientes que tienen menor probabilidad de sobrevivir.”

De esta manera, pide dar preferencia a los pacientes más sanos sobre quienes ya tienen enfermedades crónicas, pues éstas menguan la calidad y la duración de la vida.

“En la asignación de estos “recursos escasos”, pide a los médicos que no tomen en cuenta “la afiliación política, religión, ser cabeza de familia, valor social percibido, nacionalidad o estatus migratorio, género, raza, preferencia sexual, discapacidad”.

Y precisa: “un recurso escaso se ha de entender como aquel que simultáneamente dos o más pacientes necesitan pero que por su naturaleza indivisible sólo un paciente puede hacer uso de él. Los ventiladores mecánicos son un ejemplo paradigmático de un recurso que puede ser escaso”.

Este texto es un fragmento del reportaje publicado en el número 2268 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 19 de abril de 2020

Comentarios

Load More