Aseguran que el linchado en Puebla no era secuestrador sino empleado de un servicio de cable

San Marcos Tlacoyalco, Puebla. Foto: Facebook @SanMarcosTlacoyalcoPuebla San Marcos Tlacoyalco, Puebla. Foto: Facebook @SanMarcosTlacoyalcoPuebla

PUEBLA, Pue. (apro).- Familiares de la persona que fue linchada la noche del domingo en la localidad de San Marcos Tlacoyalco, municipio de Tlacotepec de Benito Juárez, aseguran que todo se trató de una confusión pues la víctima de estos hechos no era ningún secuestrador y que trabajaba para una empresa de servicio de cable en Tehuacán.

Aunque hasta ahora las autoridades no han confirmado esta versión, han surgido datos de que la persona que fue asesinada a golpes y después calcinada, realmente fue detenida por haber protagonizado una riña con otras personas alcoholizadas en la vía pública.

Como ya ha ocurrido otras ocasiones, algunos pobladores habrían corrido la voz de que se trataba de un secuestrador que había intentado llevarse a unos niños, lo que fue dado por hecho por otros lugareños que se congregaron en la comandancia de esa localidad para hacer justicia por su propia mano.

Sin embargo, los familiares han dado a conocer a los medios de comunicación que la víctima se llamaba Manrique N., de 35 años de edad, y trabajaba para la compañía de Megacable en Tehuacán, localidad que se encuentra a 38 kilómetros de Tlacoyalco.

La noche del domingo, pobladores de esa comunidad proyectaron una camioneta oficial en contra de la puerta de la comandancia de la policía municipal para derribarla junto con una parte del muro.

Luego decenas de personas ingresaron a las instalaciones, sacaron por la fuerza a un detenido al que acusaron que unas horas antes habían sorprendido cuando trataba de robarse a unos niños.

Una vez afuera de la comandancia, la turba empezó a golpear al supuesto delincuente, incluso, para lincharlo usaron rocas de las que se desprendieron cuando tumbaron el muro. Cuando una ambulancia ya llevaba a esta persona para prestarle auxilio médico, los pobladores decidieron bajar al supuesto delincuente, lo rociaron con gasolina y le prendieron fuego para asegurar su muerte.

No es la primera vez que esto ocurre en las comunidades rurales de Puebla.

El 20 de octubre de 2015, pobladores de la localidad de Ajalpan quemaron vivas a dos personas que trabajaban para una empresa dedicada a realizar encuestas porque igual corrió el rumor de que andaban secuestrando niños.

El 29 de agosto de 2018, pobladores de Acatlán de Osorio también sacaron por la fuerza a dos personas que se encontraban presas para calcinarlas vivas. Las acusaron de robachicos aunque después se comprobó que sólo eran tío y sobrino que habían acudido a esa localidad a comprar materiales.

También quedó comprobado que tres personas que fueron linchadas el 7 de agosto de 2019 en las localidades de Tepexco y Cohuecan, realmente eran dos trabajadores y su patrón, que fueron confundidos como parte de un grupo de delincuentes que habían secuestrado a un habitante de esa región.

El secretario de Gobernación, David Méndez Márquez, informó que en los que va de este año se han registrado en la entidad 105 intentos de linchamiento en 36 municipios de la entidad.

Vecinos intentan linchar a personas que sanitizaban calles en La Resurrección, Puebla

Load More