Dictan arresto domiciliario con vigilancia policial a expresidente de Ecuador

El expresidente de Ecuador, Abdalá Bucaram, acusado de delincuencia organizada El expresidente de Ecuador, Abdalá Bucaram, acusado de delincuencia organizada. Foto: @davidmunozb

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La justicia ecuatoriana ordenó el arresto domiciliario con vigilancia policial las 24 horas del día del expresidente Abdalá Bucaram, acusado de delincuencia organizada, relacionada con la obtención de beneficios en la comercialización de pruebas para covid-19 y mascarillas, en medio de la emergencia sanitaria.

De manera paralela, la fiscalía general de Ecuador también detuvo a tres funcionarios de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT): Klever Stalin A. H., Jhony Samuel O.T y Leandro Germán B. R, a quienes se les ordenó la prisión preventiva.

Según la fiscalía, la presunta delincuencia organizada en este caso se habría estructurado porque existirían una serie de delitos como enriquecimiento privado no justificado, estafa, uso doloso de documento público, evasión tributaria y delitos contra la vida.

“Los ciudadanos habrían conformado un grupo estructurado para planificar actividades delictivas entre noviembre de 2019 y agosto de 2020 (en Quito y Guayaquil). Una de estas fue la obtención de beneficios económicos, varios de ellos en el contexto de la comercialización de pruebas para covid-19 y de mascarillas, en medio de la emergencia sanitaria”, indicó la fiscalía.

Los elementos presentados por la fiscalía para estas detenciones fueron más de treinta, entre informes del Servicio de Rentas Internas (SRI), Unidas de Análisis Financiero y Económico (UAFE) y la Agencia de Regulación y Control Sanitario (Arcsa), seguimientos y vigilancias, la denuncia de un presunto afectado, versiones de agentes investigadores, pericias forenses-informáticas de la información obtenida de fuentes abiertas, parte informativo de la investigación, reportes bancarios, entre otros.

Los cuatro implicados fueron detenidos en seis allanamientos simultáneos, en cooperación con la Policía Nacional, en Guayas y Pichincha, durante la madrugada del 12 de agosto.

Esta investigación inició en mayo de 2020 por la posible relación entre los ahora procesados con los israelíes detenidos en Santa Elena, encausados por la fiscalía por los presuntos delitos de enriquecimiento privado no justificado, falsificación y uso de documento falso. Uno de ellos fue asesinado el sábado 8 de agosto en la Penitenciaría del Litoral, en Guayaquil.

Nota relacionada: Detienen a Abdalá Bucaram, expresidente de Ecuador, por “delincuencia organizada”

Un caso complicado

En mayo de 2020, mientras estaban vigentes las medidas de restricción por la pandemia por covid-19 en Ecuador, fueron detenidos dos israelíes: Shy Dahan y Oren Sheiman, quienes se identificaron con carnets de la DEA y traían consigo cien mil dólares en efectivo dentro del automóvil donde viajaban. En donde pernoctaban, en la población de Santa Elena, se encontraron 300 mil dólares y euros, por lo que fueron encarcelados en la Penitenciaría del Litoral.

El sábado 8 de agosto, Dahan fue asesinado y Sheiman fue herido, golpeado y lo intentaron asfixiar; perdió la conciencia y al parecer lo dieron por muerto.

De acuerdo con el portal El Telégrafo de Ecuador, el sobreviviente Sheinman informó a la fiscalía que temía por su vida porque él y Dahan comenzaron a ser acosados por Bucaram y dos de sus hijos, Abdalá y Jacobo.

“Los presionaban para callarlos, cree Oren Sheinman. Para evitar que declaren a la justicia detalles del origen de los 321 mil dólares que les incautaron al momento de su captura, en Santa Elena, el 3 de junio de 2020”, indicó el portal noticioso.

Indicó que el fallecido Dahan habría alcanzado a declarar que les entregaron ese dinero en la casa de los Bucaram, en la Kennedy Norte, en Guayaquil, por la venta de 21 mil 400 pruebas para covid-19.

“Los últimos dos días, hubieron (sic) varias llamadas y mensajes de Jacobo Bucaram y Abdalá Bucaram, que si hablamos y mostramos evidencias nos van a matar al igual que a nuestra familia, no importar que vivan en ‘otro mundo’. Hubieron (sic) muchas llamadas y mensajes”, expresó Sheinman, quien también refirió al apellido Reyna.

“…es el director de la cárcel, dijo que tenía un contrato sobre nuestras cabezas, que Bucaram quiere nuestras cabezas”, indicó en su declaración hecha en el cuarto piso del Hospital Guayaquil, donde fue atendido tras el ataque en la cárcel y era custodiado por la Policía Nacional. En estos momentos no se sabe dónde está detenido por temor a que sea asesinado.

Respecto a esta detención trascendió que en el caso podría estar involucrado el hijo de Bucaram, Jacobo, quien está prófugo de la justicia, pero al parecer sigue en Ecuador y sus otros dos hijos Abdalá y Michel, quienes estarían en Miami, Estados Unidos.

Estos israelíes tenían un historial delictivo en Panamá. Dahan había escapado de la cárcel tras pagar un millón de dólares por huir. Se fue a Miami y en febrero de 2020 llegó junto con Sheinman a Ecuador para vender las mascarillas y las pruebas, al parecer chinas, que les habían costado entre 3.20 a 3.80 dólares a 12 dólares al Estado. También traficaron con bolsas para cadáveres, según informaron medios locales.

La llamada

Una de las causas por las cuales fue detenido por delitos contra la vida es por el asesinato del israelí Dahan, pues según una llamada filtrada a los medios de comunicación, habría sido interceptada por la Policía Nacional, en donde el israelí le pide que no lo mate, Bucaram se lo promete, pero le pregunta si no lo han ido ya a visitar.

“Tú me das la mano, yo te doy la mano. Mira, vamos a tratar de arreglar las cosas que van mal. Lo primero, yo voy a tratar de meter al abogado para que vaya donde ti de aquí al día lunes. Vamos a ver como hablamos con la Penitenciaría. Tienes el abogado y luego él te va acompañar a esa audiencia cuando sea el día. De ahí, segurísimo te van a llevar a un tribunal y en ese tribunal es que nosotros podemos actuar. En ese momento nosotros actuamos”, le dijo Bucaram a Dahan.

Él le respondió: “¿Tú estás seguro? ¿Tú estás seguro? ¿No vas a sacar solo a tu hijo en eso?”, a lo que Bucaram contestó: “Pero si tú siempre vas a estar ahí. ¿Cómo yo puedo sacar a mi hijo sin sacarte a ti?”, a lo cual Dahan señaló: “Es por eso que pregunto, no sé cómo funciona, por eso pregunto”.

Luego Dahan le preguntó: “¿Y tú conoces ahí al juez y todas esas cosas?”, y Bucaram dijo: “¿Cómo no? Mi abogado los conoce también. ¿Cómo no?”, y le pasó al abogado quien afirmó que tienen a una jueza dentro del Consejo de la Judicatura de Santa Elena que declararía la nulidad del caso.

En otra conversación, Dahan comentó: “Jacobo, yo no soy mentiroso. Nadie llegó, nadie habló. Ayer tu me dices abogado van a llamar. Nadie llamó, ningún gente (sic) ha venido a aquí a hablar conmigo. La audiencia mía va a empezar a las diez” y Jacobo respondió: “El abreviado está arreglado. El abreviado está arreglado”.

Un oscuro expresidente

Bucaram solo fue presidente de Ecuador durante seis meses, del 10 de agosto de 1996 al 6 de febrero de 1997, cuando fue acusado y enjuiciado por el delito de peculado y huyó a Panamá. Permaneció ahí hasta junio de 2017, cuando ya habían prescrito las acusaciones en su contra.

Antes de ser presidente había sido alcalde de Guayaquil por un año y presidente del Club de Futbol Barcelona.

Cuando fue mandatario de Ecuador, fue acusado de llevar a prostitutas a las delegaciones oficiales de Ecuador. También saben que es adicto a las apuestas y que se pasaba gastando dinero en casinos de Panamá.

Su hijo Abdalá Bucaram, a quien le dicen “Dalo”, celebró una fiesta porque había ganado su primer millón de dólares estando a cargo de las Aduanas de Ecuador. Su padre también.

Cuando fue destituido y procesado vació las arcas del Banco Central para huir a Panamá, donde estuvo 20 años prófugo. Intentó regresar el 1 de abril, cuando iban a destituir a Lucio Gutiérrez y este cambió la Corte de Justicia para ayudarlo, pero este hecho abonó a su destitución.

Tras ser detenido, Bucaram fue trasladado al Hospital “Abel Gilberto Pontón” de Guayaquil porque se sintió mal de salud durante su detención. Después fue trasladado a su casa porque tiene 68 años de edad y así lo indica la ley. Según medios locales padece de afecciones cardiacas por lo cual no pudo ser trasladado a Quito y su audiencia se realizó por videoconferencia.

La decisión fue que se girara una instrucción fiscal de noventa días al exmandatario, al que identificó la Fiscalía en su comunicado como “Abdalá B. O.”, fechado en Pichincha, Quito.

“La audiencia de formulación de cargos se desarrolló en la Unidad de Flagrancia en Quito y por vía telemática con Guayaquil, la madrugada del 13 de agosto de 2020”, indicó.

Destacó que la jueza dictó la medida sustitutiva a la prisión preventiva porque el expresidente tiene más de 65 años, mientras que a los funcionarios de la AMT: Klever Stalin A. H., Jhony Samuel O.T y Leandro Germán B. R., ordenó la prisión preventiva.

Además de delincuencia organizada, trascendió que el expresidente enfrenta cargos por tráfico de armas y tráfico de bienes de patrimonio cultural.

Load More