El mundo después de Megaupload

domingo, 12 de febrero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El FBI clausuró hace unas semanas una de las mayores páginas web del mundo para compartir archivos, Megaupload, lo que podría significar un cambio en el uso de Internet tal como hoy lo conocemos. Sin embargo, especialistas aseguran que el cierre de Megaupload no cambiará nada porque los cibernautas podrán seguir descargando contenidos, debido a que la misma naturaleza de la red hará que surjan nuevas herramientas. Javier de la Cueva, un abogado español especializado en propiedad intelectual, cree que el caso Megaupload trasciende la violación de la propiedad intelectual y “demuestra que leyes como SOPA no son necesarias” porque se pueden cerrar páginas web sin ellas. Por ello, insiste en que el afán de aprobar estas leyes deja en claro que no son más que parte de “un mero control político”. Agregó que este cierre “no va a tener ningún tipo de incidencia en el mundo del copyright porque esta web será sustituida por otra y la semana que viene nacerá otra más. Es más, “cabe recordar que Internet fue diseñado para sobrevivir a un ataque nuclear, con lo que la única forma que tienen los gobiernos para acabar realmente con la transferencia de archivos es poner fin directamente a Internet”. Lo dicho por De la Cueva no está alejado de la realidad, ya que existen varias páginas en las que también se pueden compartir archivos tal como se hacía en Megaupload. Algunas de ellas son Rapidshare, MediaFire, Fileserve y Zshare, que disponen de la opción de cuenta Premium y la subida de archivos de hasta 2 Gigas. Otros menos populares son Videoweed, Sockshare, Novamov, Hotfile, Wupload y JDownloader. Respecto a Megaupload, el también abogado especializado en propiedad intelectual David Bravo considera que “si un niño pone un dedo en uno de los agujeros de un colador, sólo él piensa que ahora se filtra menos cantidad de agua”. Sin embargo, según De la Cueva “lo realmente preocupante es que se ha pasado por encima de los derechos de muchos usuarios pequeños y empresas que usaban la web, el daño que han hecho a gente inocente por una medida que realmente no va a tener ningún tipo de utilidad”. El abogado Josep Jover cree que “la industria ha querido dar un golpe sobre la mesa” con la Operación Megaupload aprovechando las reacciones a la ley SOPA. Jover va más allá y destaca que Megaupload no se cerró por la descarga de películas, “sino por las series, que es lo que realmente da beneficios a las productoras de Hollywood”. Esta situación, según el abogado, podría solucionarse con un cambio en el modelo de negocio, con una alternativa real a las descargas de contenido.

Comentarios