La fundación Alejo Carpentier en La Habana

jueves, 28 de noviembre de 2002
México, D F (apro)- Estamos a una semana de la apertura de la XVI edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, donde el país invitado es Cuba, que ya se apresta a desembarcar la delegación cultural más amplia que haya partido de la isla: alrededor de 600 artistas, intelectuales, escritores, académicos, romotores, editores y funcionarios En el diverso abanico de actividades de la cultura cubana estarán varios homenajes a destacados hombres de letras Entre ellos, el narrador Alejo Carpentier Es en el número 215 de Empedrado, entre las calles Cuba y San Ignacio, en plena Habana Vieja, donde se levanta la casona de corte colonial que alberga la Fundación Alejo Carpentier La casa perteneció a Juana Gallol y Campos, condesa de la Reunión, y es un auténtico patrimonio del siglo XIX (periodo que en Cuba todavía pertenece a la época colonial) Tiene un alargado balcón con tejadillos que da a la calle, y se caracteriza por una franca simetría de los vanos de la fachada, y un patio rectangular en el centro De dos pisos, está pintada de azul y blanco, y fue escogida por el escritor para sumergir en ella a los personajes de Sofía, Esteban y Carlos, en el mundo “real maravilloso” de su novela “El siglo de las luces” A la entrada, por la derecha, hay una muestra permanente de libros y objetos personales del autor, como el diploma del Premio Cervantes, la máquina de escribir con la última de las cuartillas de la inconclusa novela sobre Pedro Laforgue, fotos y ediciones de sus textos a diferentes idiomas También hay una biblioteca de autores contemporáneos, a la cual están suscritos escritores, periodistas, profesores y críticos Además, el centro posee una sala de información dedicada a dar respuesta a las necesidades de cualquier usuario, nacional o extranjero, sobre la obra de Carpentier En sus instalaciones se ofrecen ciclos de conferencias, cursos de postgrado, y lecturas de narradores y poetas La Fundación está presidida por la viuda del escritor, Lilia Esteban, y su vicepresidente es Fernando Rodríguez Sosa Pero quien la conduce en la práctica es el periodista Fernando Morales, apoyado por un Comité de Honor (María Teresa Castillo, Carmen Vásquez, Alexis Márquez Rodríguez, Agustín Cárdenas, Roberto Fernández Retamar –director de Casa de las Américas-- y Alfredo Guevara), y por una Junta Asesora (Graziella Pogolotti, Araceli García-Carranza, Ana Cairo, Marta Arjona, Eusebio Leal, Carlos Martí, Ambrosio Fornet y Salvador Redondet) Creada el 15 de octubre de 1903 con el patrimonio donado por la señora Carpentier y el Estado cubano, la Fundación tiene un carácter civil, no gubernamental, es autónoma y sin fines de lucro, y sus propósitos son, además de promover la vida y obra del escritor, difundir la literatura cubana contemporánea Para ello otorga anualmente cinco becas a los mejores proyectos de libro de autores cubanos Este estímulo se llama “Razón de Ser”, explica Morales a esta agencia, y dice que el monto de cada beca asciende a 2,100 pesos en moneda nacional (el peso cubano está a 26 por dólar) El curso de posgrado, continúa, es sobre temas de carácter literario y cultural, y los ciclos de conferencias abarcan dos y medio meses Se expide certificado del Ministerio de Educación Superior Además, la Fundación hace trabajo comunitario: “Se realiza con niños de una escuela primaria cercana, la ‘Agustín Gómez Lubián’, con el programa ‘Hoy vamos a leer’ de la narradora oral escénica Mayra Navarro –explica Morales Es una vez al mes, se trabaja con un libro, y a partir de juegos los niños participan Este año saldrá la primera generación de primaria que llevó el programa completo” La institución está en los planes docentes del sistema educativo cubano, y ahora habrá un programa en torno a los cuarenta años de la publicación de “El siglo de las luces”, en México (editorial Siglo XXI) Está por editarse la obra columnística completa que desarrolló Carpentier en el diario El Nacional, de Caracas, Venezuela, donde por muchos años escribió en el espacio titulado “Letra y Solfa” Morales mantiene un programa de radio a la semana y aparece en dos canales de televisión; uno de ellos tiene 40 años de salir al aire, “Come, escribe y lee”, y él trabaja ahí desde hace cinco En Juventud Rebelde escribe una vez por semana Siempre, en torno a temas literarios --¿Cómo se incorporó a la Fundación? Morales, un hombre alto, delgado, serio, de poco más de 40 años, quien es egresado de la Facultad de Comunicación, señala: --Empecé en la Universidad de La Habana, en el Departamento de Extensión Universitaria, y fui secretario de redacción de la revista de la universidad Después dirigí otra revista cultural, ya fuera de la universidad, y más tarde pasé a ser jefe de Prensa del Ministerio de Cultura En la Fundación llevo casi 10 años --¿Está clasificada toda la obra de Carpentier? --Está en la Biblioteca Nacional “José Martí”, de La Habana, de acuerdo con una decisión de Carpentier --¿Lo conoció? --Sólo una vez, como periodista, en los setenta A su vez, el historiador Yuri Rodríguez, quien desde hace cuatro años labora en los servicios de promoción, es quien realiza la visita al museo La visita, no obstante la pequeñez del recinto, se extiende hacia la media hora debido a la documentación total de Rodríguez sobre la increíble vida de Alejo Carpentier, un hombre que siempre estuvo en la vanguardia artística del continente

Comentarios