DICCIOMANIA: Derecho/Izquierda (II)

miércoles, 29 de mayo de 2002
México, D F(apro)- Si existe una "vieja confabulación semántica contra la izquierda", como señaló el expresidente ecuatoriano Rodrigo Borja en la Dicciomanía de la semana pasada, todo parece indicar que aquélla (la confabulación) tuvo tiene su origen en la raíz indoeuropea de la palabra "derecha" Según el diccionario etimológico indoeuropeo de la Lengua Española, de Edward A Roberts y Bárbara Pastor, la palabra "derecha" --femenino de "derecho", del latín "directus"-- tiene una connotación positiva desde la raíz indoeuropea de la que procede, que sonaría como "reg" y que significa "mover en línea recta; conducir" Esta raíz, agregan Edward y Pastor, se encuentra en vocablos de otras lenguas como el sánscrito "rají", que significa "guiar"; o el irlandés antiguo "rí", que significa "rey", o el alto alemán antiguo "reht", que significa "recto" Esta misma fuente agrega que, como "derecha", de "reg" llegaron al español palabras como "recto", "rector", "regir", "regencia" o "régimen", todas a través del latín "rego", que significa dirigir o gobernar También de "rego", pero con el sufijo "facio" -qué significa "hacer"- se forma la palabra "rectificar" Otras palabras del español que contienen esta misma raíz son, por su puesto, "dirigir", "corregir", "correcto", "aderezar" --del español antiguo "derezar", que significa "poner derecho"--, "directo", "erecto", "erigir" y "alerta", que viene del italiano "all-erta", donde "erta" es "torre alta" y además el femenino del participio del antiguo verbo "ergere", que significa "levantar", y éste del latín "erigo: poner derecho" Otras palabras con esta raíz son "rey", "real", "regio" o "reino", todas del latín "rex", que es "rey" Por otro lado, del latín "regula" llegan "regla", "regular", "arreglar" o "renglón", que viene del español antiguo "renglón" y que significa "línea de escritura" o "varita para trazar líneas" Finalmente, del latín "rogo", que significa "pedir o extender la mano", al español llegan "ruego", "rogar", "abrogar" (con preposición "ab", que significa "abolir"), "derogar", "erogar", "interrogar", "prorrogar" o "subrogar", entre otros términos Siguiendo con la teoría de la "vieja confabulación semántica de la izquierda" de la que hablaba Borja, éste agrega que, ante la connotación positiva de la palabra "derecha", la gente de izquierda se ha empeñado en "enderezar" las cosas o en dar un contenido ético a la palabra, y cita a Giovanni Sartori, quien escribió: "En 1989 afirmé en un discurso improvisado que izquierda es hacer el bien a los demás; derecha, el bien para sí" Según Borja, con estas palabras el pensador italiano quiso aludir al altruismo de la izquierda y al egoísmo de la derecha, ya que "todos los apologistas de la izquierda han tratado de hacer lo mismo: darle un contenido de justicia y de igualdad, más de justicia que de igualdad porque los desiguales que nos hacen sufrir son los pobres" En su Enciclopedia de la Política, Borja habla también de un tema que --decíamos hace una semana-- recorría Europa a finales del siglo pasado preguntando si aún era vigente la diada "izquierda-derecha" Dice el ecuatoriano: "A raíz de las espectaculares mutaciones que experimentó el mundo con el desplome del bloque soviético, se discute mucho si los papeles de la derecha y la izquierda están cambiados Si la derecha y la izquierda al impulsar determinadas reformas --la globalización de la economía, el desmantelamiento del Estado, la privatización de bienes públicos, la total apertura de mercados, la transferencia del comando de la economía a manos privadas-- y la izquierda se ha convertido en derecha al oponerse a ellas "Con mucho de efectismo y de falacia se adelanta esta discusión A mi modo de ver, lo que importa es establecer a quién benefician esos cambios ¿Es a la gente pobre? ¿Es a los grupos económicos de privilegio? Hay cambios que aventajan a minorías y otros que benefician a mayorías Unos constituyen evolución y otros, involución Solamente a partir de estas realidades se puede calificar a sus propulsores como progresistas o como conservadores En todo caso, hoy como ayer han surgido nuevos puntos de discrepancia entre derechas e izquierdas, dentro de la permanente movilidad de los fenómenos políticos" Finalmente, Bobbio, que dedica su libro "Destra e Sinestra" a analizar la continuidad de la dicotomía, señala que el origen de estas dos palabras ?ubicado en la revolución francesa-- depende de un hecho accidental, de una metáfora espacial muy banal, cuyo origen es totalmente casual, y cuya función, desde hace dos siglos, es sólo la de dar nombre a la persistente, y persistente por esencial, composición dicotómica del universo político "El nombre puede cambiar ?dice el italiano La estructura esencial y originariamente dicotómica del universo político permanece"