Nuevo campus del Conservatorio de las Rosas

miércoles, 4 de septiembre de 2002
Morelia, Mich (apro)- Fue un día inolvidable para la música El violonchelista mexicano Carlos Prieto y presidente de la Fundación del Conservatorio de las Rosas AC, asistió el lunes 26 de agosto al mediodía, para la ceremonia donde un nuevo campus fue bautizado con su nombre Las instalaciones del Campus Carlos Prieto del Conservatorio de las Rosas, ubicadas en un terreno de 16 mil metros, se hallan no en el Centro Histórico de la capital michoacana, sino en la Ampliación Oclusen El lugar con canchas de basquetbol y futbol alberga a 913 alumnos de preescolar, primaria y secundaria Prieto, quien llegó con su numerosa familia, entre los que destacan músicos que conforman el Cuarteto Prieto, había señalado con humor que no merecía "el gran honor" de dar nombre al campus, y que dicho nombramiento no fue asignado por decisión unánime, ya que hubo un voto en contra: el del mismo violonchelista EVENTO HISTORICO Ante más de 500 personas y alumnos, el coro de los Niños Cantores de Morelia, bajo la dirección de Hernán Cortés y Evelio Pamplillo, abrió el programa interpretando las melodías "Morelia", de Jesús J Carreño; "Cielito lindo", de Quirino Mendoza, y "El cascabel", de Lorenzo Barcelata Francisco Johnson Okhuysen, presidente del Consejo de Asociados del Conservatorio de las Rosas, realizó el discurso oficial, estando presentes el gobernador Lázaro Cárdenas Batel; Fausto Vallejo Figueroa, presidente municipal de Morelia, y el escultor Sebastián (Enrique Carvajal), entre otras personalidades Señaló Johnson: "Prieto estudió violonchelo desde muy niño, pero finalizó estudios de ingeniería y economía Llegó a ser presidente de Fundidora Monterrey y la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero, hasta que en 1978 renunció y se decidió por su segundo gran amor: la música, ya que el primero ha sido y es, por supuesto, su esposa María Isabel" La sorpresa del acto ocurrió cuando Prieto develó la que supuestamente sería una placa conmemorativa en el jardín del campus En lugar de ella, apareció una escultura en bronce del músico tocando el violonchelo, realizada por el joven artista michoacano Jerzo Castillo, de 32 años Carlos Prieto referiría más tarde, al concluir la comida ofrecida en el patio del vetusto Conservatorio de las Rosas, en la calle de Santiago Tapia: "Qué grata sorpresa haber descubierto no una placa, sino una estatua que guarda increíble parecido con mi persona No sólo eso, sino que además está mi instrumento al que yo llamo cariñosamente Chelo Prieto, y que también se parece mucho al que hizo este artista plástico" A su vez, Jerzo declaró: "Estuve leyendo y releyendo varios de los libros del maestro Prieto, y vi muchas de sus fotos, de hecho muy pequeñas; de ahí es de donde tomé el modelo; hasta hoy lo conocí personalmente Nadie de su familia supo que le iba a hacer la escultura y fue una sorpresa muy agradable para los dos, porque le gustó bastante mi trabajo, quedó muy satisfecho" --¿Qué significa para usted la escultura? --El sentido era levantar el nombre de Carlos Prieto, que los alumnos que estén aquí tengan presente lo que es la música, pero ya ahora que esté representada por una persona con la cual se queden identificados artísticamente y que él esté físicamente en el campus, se trata de crear gran admiración y motivación en los niños" Muchos de los participantes se tomaron la foto con Prieto y la escultura Los alumnos la tocaban y, en este sentido, guarda bastante relación con la estatua que le hiciera hace dos años a John Lennon el escultor cubano José Villa Soberón, "Dirás que soy un soñador, pero no soy el único", ubicada en Parque de 17 y 6, en El Vedado de La Habana Confesó Jerzo: "No me inspiré en aquel trabajo de Lennon, aunque claro que me encanta que los chamacos la toquen Mi estatua es para que los niños puedan jugar, se suban y toquen el violonchelo que reproduje De hecho, creo que por la premura de colocarla el domingo 25, quedó bastante baja; pero la vamos a levantar un metro más y quiero ponerle otra patina más resistente" Jerzo comenzó a trabajar el bronce en Morelia desde hace tres años "Casi todos los que nos dedicamos al arte hemos tenido que efectuar cosas comerciales antes de hacer lo nuestro, eso que nos gusta verdaderamente Con mi asistente vamos a vender algunas piezas comerciales más; sin embargo, tengo en proyecto hacer una fuente dedicada para la mariposa monarca, probablemente en Zitácuaro, en intercambio del gobierno de Michoacán con Canadá y que también sería una obra que deseamos hacer allá, que es donde comienza el ciclo de la mariposa" ESTUDIO Y PROFESION El Conservatorio de las Rosas AC es una institución de educación musical y humanística, privada, no lucrativa, y que tiene las puertas abiertas a estudiantes de México y del extranjero Sin distinción de razas o credo, fue fundado en 1743 como Colegio de Santa Rosa de Santa María, y posee uno de los archivos novohispanos especializados en música más importantes del mundo El padre José María Villaseñor le dio un ideario y fijó las bases para su gran desarrollo durante el siglo XX Romano Picutti fundó en 1949 el Coro de los Niños de Morelia En 1950 se formó la asociación civil del Conservatorio de las Rosas; su primer presidente fue el notable músico mexicano Miguel Bernal Jiménez En 1994 se creó un fideicomiso con una aportación presidencial, inaugurando una nueva época de la noble institución, construyéndose instalaciones modernas Carlos Prieto afirmó: "El Conservatorio de las Rosas es una realidad que merece el apoyo de quienes amamos la música y un ejemplo a seguir en México y América Latina" Y en cuanto a su decisión para entregarse por completo a la música en 1975, Prieto, de 65 años, expresó: "La profesión de músico solista exige normalmente la más total e ininterrumpida dedicación Al tomar la decisión de cambiar de profesión y de vida, estaba plenamente consciente, por lo menos eso creía, del grado de riesgo y la dificultad involucrados en el cambio "En un lado de la balanza estaba una actividad empresarial destacada; del otro, una carrera de violonchelista cuyo resultado era enteramente incierto Podía encaminarme a una carrera gris y mediocre, o incluso a un fracaso completo, con graves consecuencias no sólo para mí sino para mi familia Me animaba la confianza en mí mismo, una verdadera pasión por la música y un ardor por trabajar con una intensidad que me permitiera compensar los años, ciertamente no desperdiciados pero sí perdidos, en cuanto al violonchelo se refiera" Prieto abrazó el violonchelo, y manifestó a la agencia Apro: "De haber dispuesto de una bola de cristal, quizá el fiel de la balanza se hubiera inclinado del otro lado, pues el camino fue más arduo de lo que suponía No lo sé, pero por fortuna no consulté el referido artefacto óptico ni nada ni nadie me disuadió de una decisión de la cual jamás me he arrepentido: la música"

Comentarios