LOS PASOS PERDIDOS: "Gigantes de la danza en el Auditorio"

jueves, 19 de febrero de 2004
México, D F, 18 de Febrero (apro)- Resulta una desgracia que estrellas de la talla de José Manuel Carreño, Paloma Herrera, Maximiliano Guerra, entre otros, tengan que presentarse en el foro del Auditorio Nacional Esa obcecación por el dinero, esa falta de perspectiva sobre el perfil y las necesidades de un arte tan delicado como es el ballet, son un verdadero desatino Apreciar el ballet en un foro de tamaño tan grande y en un espacio tan abierto se equipara con presentar a un cuarteto de cuerdas en el Estadio Azteca Este 19 y 20 de febrero se presentan la brasileña Cecilia Merche; el cubano José Manuel Carreño; Rasta Thomas, Gillian Murphy y Ethan Siefel, de Estados Unidos; el argentino Maximiliano Guerra; la rumana Simona Noja; el italiano Giuseppe Picote; la argentina Paloma Herrera y Rafael Amargo, todos grandes solistas de la danza clásica En esta ocasión el acto se vislumbra más intenso, incluso espectacular Y cómo no si la dirección artística es de Alberto Méndez, el reconocido coreógrafo cubano que creara algunas de las obras más importantes que aún siguen en repertorio en el Ballet Nacional de Cuba En la rueda de prensa que se hizo con los artistas y organizadores de la Gala de Ballet, Méndez señaló: “Desde el principio se pensó en hacer una gala atípica Esta no es una gala de ballet, sino que se trata de mostrar el espectro de la danza en general A pesar de que muchos de los bailarines son de ballet clásico, algunas coreografías pertenecen a la danza contemporánea” Además, los fragmentos de obras como “Giselle”, “El Lago de los Cisnes”, “Corsario” y otras más de corte contemporáneo, estarán acompañadas con música en vivo interpretada por la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México, dirigida por el cubano Iván del Prado No obstante lo impactante del programa, el elenco y quienes lo presiden, es una verdadera lástima que no se lleve a cabo en el Palacio de Bellas Artes, tal cual debiera de ser Un manjar que merece ser degustado con cada una de sus características se convertirá en una noche de hot-dogs y binoculares, éstos para poder ver algo de las interpretaciones de artistas muy reconocidos Los organizadores tratan de justificar lo injustificable, con el argumento de que “las productoras utilizan como escenario grandes foros como el Auditorio Nacional o el Teatro Metropolitano los que, aunque por su tamaño e isóptica no son adecuados para el ballet, pues el número de entradas les permite costear la inversión” Todo sea por llenar el bolsillo

Comentarios