TRAS EL TRAZO: Libro sobre Tina Modotti y Edward Weston

lunes, 17 de mayo de 2004
* Libro de Mariana Figarella editado por el IIE de la UNAM * Habla de su influencia en el arte mexicano y en Eisenstein México, D F, 17 de mayo (apro)- En opinión del historiador de arte Aurelio de los Reyes, el estudio de la fotógrafa Tina Modotti ha sido abordado a partir de su vida sentimental y de la imagen que ella construyó de sí, lo que ha limitado el análisis de su obra fotográfica Por ello destaca el contenido del libro Edward Weston y Tina Modotti en México, editado por el Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE) de la UNAM, de la desaparecida investigadora Mariana Figarella, el cual profundiza en las aportaciones de la pareja al arte posrevolucionario En entrevista con Apro, De los Reyes precisa que la especialista de origen venezolano, quien falleciera en 1996 víctima del cáncer, partió --“porque era necesario”-- de la relación sentimental que tuvieron Modotti y Weston, para demostrar que con él inició su aprendizaje como fotógrafa, pero posteriormente hubo una separación y sus trabajos siguieron caminos diferentes Detalla que en un comienzo las imágenes de ambos tenían similitudes: se apreciaba una búsqueda de la estructura geométrica de los objetos --lo cual define a la fotografía moderna que prescinde de los “apoyos pictorialistas”--; pero Modotti va cambiando poco a poco: “Le va dando a sus fotografías un contexto social que no tienen las de Weston Mariana detectó que ese cariz empieza cuando Weston realiza un viaje a Los Ángeles entre 1924 y 1925 y Tina se queda sola En ese momento se inserta mucho más en el medio intelectual mexicano que estaba muy radicalizado con figuras como Diego Rivera y Siqueiros, militantes del Partido Comunista (PC)” Figarella menciona en el libro que algunas veces los dos tomaron los mismos motivos o temas: “Sin embargo, al comparar estas imágenes se puede apreciar que aun en estas primeras fotografías la mirada de ambos es distinta Mientras que en Weston se manifiesta una visión analítica y deconstructiva del objeto, colindante con la abstracción de las formas, en Modotti impera una visión más poética y subjetiva de lo fotografiado; si a Weston le interesa descontextualizar el objeto para anular las significaciones espacio-temporales, a Modotti le importa contextualizar lo fotografiado dentro de un ambiente humano” Se ha dicho que Modotti y Weston trajeron a México la fotografía moderna El libro, que inicialmente constituía el trabajo de tesis de maestría de Figarella, habla de ello al exponer la influencia que la pareja tuvo en el medio cultural mexicano y en fotógrafos como Manuel Álvarez Bravo y Agustín Jiménez Y desliza un tema que, incluso entre Figarella y De los Reyes, responsable de la publicación, fue objeto de debate y discordancia: se ha atribuido al cineasta ruso Serguei Eisenstein una influencia en la fotografía mexicana, pero la investigadora venezolana sostuvo que fue a la inversa: fue Modotti quien lo influyó De los Reyes narra que, al indagar en los trabajos del cineasta, encontró unos libros de Baltasar Dromundo sobre Emiliano Zapata, ilustrados por Tina, y editados en 1936, después de la visita de Eisenstein a México, quien vino en 1930 Por ello él sostenía la primera tesis Pero Figarella aseguraba que las imágenes de Tina eran anteriores y que habían circulado en Alemania alrededor de 1928 Eisenstein había salido de la URSS en agosto de 1929 justo hacia Berlín Faltaba encontrar algún dato que permitiera afirmar que el director de cine había visto las imágenes de Modotti Lo encontraron en la revista “Arbeiter Illustrierte Zeitung” (“el periódico ilustrado de los trabajadores”), en la cual aparecieron en los mismos números artículos de Eisenstein y reportajes ilustrados con fotografías de Modotti El cineasta afirma erróneamente en su autobiografía que en la revista “Kölnische Illustrierte Zeitung” vio las primeras fotografías sobre el día de muertos en México, pero De los Reyes asegura que esa publicación no publicó tales imágenes sino que fue “Arbeiter Illustrierte Zeitung”, el 16 de noviembre de 1927 Deduce entonces que él vio las imágenes de Tina, aunque nunca lo afirmara o admitiera, como sí ocurrió con Weston: “Quizá fue por cierta misoginia, pero no quiere decir que no haya asimilado alguna influencia inconsciente porque su cabeza era un almacén de imágenes”

Comentarios