ADELANTO DE LIBROS: Simón. Vida de Bolívar, de José Ignacio García Hamilton

lunes, 14 de junio de 2004
México, D F, 14 de junio (apro)- Nunca habrá un libro definitivo sobre Simón Bolívar, incluso después, increíblemente, de El general en su laberinto, de Gabriel García Márquez, quien por cierto está a punto de publicar su volumen “El diario de mis putas tristes”, parte de sus Memorias” Y eso no es culpa de ningún biógrafo o escritor, sino de la dimensión del libertador y el llamado “bolivarismo”, esa especie de unidad latinoamericana pospuesta Ahora es el abogado sociólogo tucumano, profesor de la Universidad de Buenos Aires, Argentina, José Ignacio García Hamilton (autor ya de la biografía de otro libertador, el de su país, Don José, la vida de San Martín), quien viene a reforzar la escena con su “Simón Vida de Bolívar”, publicado por Editorial Sudamericana en su colección “Narrativas Históricas” Dejemos a los editores presentar el libro y a su autor, reproduciendo la contraportada de este volumen de 346 páginas en 19 capítulos, un epílogo y, como en el trabajo de García Márquez, una bibliografía final * * * José Ignacio García Hamilton le devuelve a Simón Bolívar su dimensión humana y lo muestra como un ser creíble que, más allá de su relevante periplo, sufre miedos, se ilusiona con fantasías, sobrelleva frustraciones y participa de las debilidades de cualquier persona El huérfano indefenso en su natal Caracas; el adolescente subestimado en Madrid que se casa sin obtener el amor de su novia; el viudo que en París enamora a su prima casada y disfruta del amor adúltero; el diplomático rechazado en un prostíbulo de Londres; el revolucionario que traiciona a Francisco de Miranda, lo apresa y lo entrega a los españoles; el demagogo que adula a los mestizos, indios y mulatos, pero en la intimidad se define como un “aristócrata de corazón”; el jefe ambicioso que ejecuta a su posible medio hermano Manuel Piar; el tío que encuentra la pasión con una sobrina, en el deleite de las sangres prohibidas; el oficial irresponsable que detiene una expedición para esperar a su amante; el hombre que se enamora de Bernardina Ibáñez, sufre por ella y tiene celos del éxito político y amoroso del vicepresidente Francisco de Paula Santander, se va convirtiendo en un comandante implacable que declara la “guerra a muerte”, fusila sin piedad a los prisioneros y se constituye en dictador La particular relación con Manuela Sáenz, que lo abrumaba con sus extravagancias, le era notoriamente infiel y se quejaba por la presencia de muchachas adolescentes en su séquito de sultán; la mítica entrevista de Guayaquil con el debilitado general San Martín, cuyo retiro del Perú precipitó; la habilidad con que se deshizo en Lima de los gobernantes peruanos; la seducción de las esposas de jefes importantes en El Cuzco y Potosí; el sueño de ser coronado como emperador de una federación de países que comprendiera también a la Argentina, Chile y Paraguay, y la búsqueda del protectorado de Inglaterra para poder cumplir su proyecto continental van configurando un personaje egocéntrico y a la vez generoso, cruel y magnánimo, siempre fascinante Las oscilaciones de este luchador por la independencia y amante del poder absoluto; sus pendulaciones entre los aportes libertarios y su inclinación por la tiranía; su retórica democrática y el afán de hacer constituciones a su medida quedan patentizadas en este biografía novelada de un individuo querible pese a sus miserias y superior aun en sus bajezas, cuya maravillosa travesía vital es el símbolo del auge y ocaso de una América española paradójicamente esclavizada por sus supuestos libertadores

Comentarios