Abre sus puertas el Museo de Arte de Tlaxcala

miércoles, 2 de junio de 2004
* El proyecto tuvo oposición del Grupo Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Cultural *El nuevo espacio cuenta en su acerco con siete obras de Frida Kahlo México, D F, 1 de junio (apro)- El pasado fin de semana, en una ceremonia encabezada por el gobernador Alfonso Sánchez Anaya y Saúl Juárez, director del Instituto Nacional de Bellas Artes, se inauguró el Museo de Arte de Tlaxcala (MAT), pese a que el proyecto fue impugnado desde su origen por miembros de la comunidad intelectual del estado La antropóloga Yolanda Ramos, como presidenta, el arquitecto Óscar Sánchez Ramírez, el pintor y cronista tlaxcalteca Desiderio Hernández Xochitiotzin y el arqueólogo Eduardo Merlo, entre otros, integraron el Grupo Tlaxcala Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Cultural En entrevista con el semanario Proceso, Ramos y Sánchez Ramírez argumentaron en septiembre pasado, que el inmueble destinado al MAT data del siglo XVI y estaba siendo alterado en su fisonomía para adecuarlo a las necesidades del museo Indicaron que algunas de las adecuaciones, entre ellas la construcción de un segundo nivel, en acero y cristal, afectaría irremediablemente la imagen urbana del centro histórico de Tlaxcala Durante las obras, al pretender introducirse al edificio de 900 metros cuadrados, una grúa destruyó parte del portón de la entrada principal, por lo cual se suspendieron temporalmente los trabajos El arquitecto Sánchez Ramírez, miembro del propio Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Tlaxcala, emitió un dictamen en el que señaló “graves daños que afectan principalmente su integridad físico-formal-estética de manera irreversible, aun cuando se restituyan los elementos” Sin embargo, autoridades del INAH dieron el visto bueno para que las obras continuaran Finalmente, aunque la apertura del museo estaba prevista para noviembre de 2003, el pasado viernes 28 de mayo fue inaugurado Durante el acto, el arquitecto Raúl Delgado Lamas, coordinador nacional de Monumentos Históricos del INAH, declaró que el MAT “cuenta con las condiciones técnicas necesarias para la exhibición y conservación de obras” En septiembre pasado, Delgado Lamas aseguró a Proceso, que el inmueble no era del siglo XVI, sino del XIX Vía telefónica desde Tlaxcala, la antropóloga Ramos, trabajadora también del INAH Puebla, indicó que nunca lograron echar atrás el proyecto: “Seguimos luchando hasta las últimas consecuencias, pero llegó un momento en el que no se pudo hacer nada porque finalmente obtuvieron el permiso del director del INAH (Sergio Raúl Arroyo)” Agregó que Arroyó les argumentó que los miembros del grupo eran “conservadores” en cuanto a las ideas de preservación de los monumentos cuando la restauración era “dinámica” También desde Tlaxcala, el arquitecto Sánchez Ramírez, quien junto con Ramos hizo ver hace meses que las dimensiones del edificio no eran adecuadas para albergar un museo de arte, reiteró que las adecuaciones afectaron los espacios volumétricos del inmueble colonial para poder meter “la escasa obra” y aun así las salas quedaron “demasiado pequeñas”: Comentó que el MAT se inauguró “pomposamente”, pero con escasa concurrencia del público, aunque arquitectónicamente “son muchas las inconveniencias y fallas” “Realmente fue una decisión política de poder la que hizo que se inaugurara ese espacio”, agregó Según información del INBA, su director Saúl Juárez declaró durante la inauguración que el museo ocupará un lugar privilegiado en la vida cultural de Tlaxcala: “Es un proyecto integral que considera la incorporación de la Pinacoteca del estado como espacio complementario del MAT, generando así una interrelación que resultará en una estructura más sólida que beneficie a los programas institucionales de las artes plásticas” El acervo permanente del MAT quedó conformado por siete obras de Frida Kahlo (dos óleos: Retrato de Miguel N Lira y Pancho Villa y la Adelita; tres acuarelas, un dibujo a lápiz y una tinta china sobre madera), pinturas de los artistas tlaxcaltecas José Agustín Arrieta y Teódulo Rómulo y una escultura monumental de Federico Silva

Comentarios