Los reyes magos y la modernidad

jueves, 6 de enero de 2005
* A ritmo de música tecno-árabe se entretiene a pequeños del DF México, D F, 5 de enero (apro)- En el Evangelio según San Mateo, se da cuenta de tres reyes magos que viajaron desde Oriente para conocer a un nuevo monarca que habría de nacer en una fecha gloriosa: “Nacido, pues, Jesús en Belén de Judá en los días del rey Herodes, llegaron del Oriente a Jerusalén unos magos diciendo: ‘¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer?’ Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María y, postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes” Se sabe que eran sabios: astrónomos que seguían los movimientos celestes Una estrella era la señal del camino a seguir La descripción más cercana que se tiene de ellos es que Melchor era un anciano de tez y barbas blancas, capa azul y montaba un caballo El regalo que llevaba para entregar era el oro Gaspar, subido en su camello, era un joven trigueño y capa verde que llevaba de regalo incienso, y Baltasar, de raza negra, portaba una capa blanca y, sobre un elefante, cargaba un poco de mirra El mito indica que viajaron desde Oriente y que iban guiándose por una estrella que les condujo hasta Belén Allí buscaron al Niño Jesús recién nacido y le adoraron La tradición y el festejo de los Reyes Magos llegó desde España; incluso se dice que el sabio Salomón, en el Salmo 72 (10), afirma que uno de ellos era proveniente de Tarsis, España, una ciudad mítica dedicada al comercio y condenada a la destrucción Esto mismo fue repetido por el profeta Isaías A partir de la tradición católica, se adoptó la costumbre de celebrar en los países hispanoparlantes la tradición de poner regalos a los niños y a los mayores en la noche del 5 de enero Tradición y modernidad Durante años, la tradición de partir la llamada Rosca de Reyes implicó el ritual de la matanza de niños ordenada por Herodes Escondidos dentro del pan, cada uno de los bebés (el niño Jesús) se ven amenazados por un cuchillo que intenta acabarlos A quien le toque lastimar a un niño tendrá, a manera de ofrenda, que convidar una cena el 2 de febrero, día de la Virgen de la Candelaria En la Ciudad de México, la tradición de los Reyes Magos incluía una foto con ellos en el parque de la Alameda Una buena parte de los niños nacidos en los años cincuenta en el DF, conserva añejas fotos en blanco y negro, abrazados o llorando, al lado de hombres con pelucas y barbas postizas No obstante la costumbre de que los fotógrafos callejeros inundaran el parque de la Alameda, la actividad fue prohibida este año en ese sitio, y se reubicó a “los Reyes” al Monumento a la Revolución Pese a ello, la demanda por las fotos no ha bajado Al mismo tiempo, han aparecido nuevas formas de festejar este día Por ejemplo, si se visita el Liverpool de la avenida Insurgentes, en su juguetería hay toda un área adaptada a manera de una disco Tres hombres caracterizados hacen un show y bailan las notas de una música tecno-árabe acompañados de luces estroboscópicas También, por la televisión de paga puede verse un anuncio bastante chusco, donde tres Reyes Magos caminan con sus teléfonos celulares Uno suena, y dicen: “¿Es el mío?” “El mío no es”, señala otro Al contestar el tercero, indica: “Amiguito, estás llamando a la línea mágica”, y remata: “Dile a tus papás que te marquen la línea mágica para que hables directamente con nosotros” De forma paralela existen direcciones electrónicas para comunicarse con los Reyes Magos, y otras incluso que ofrecen la posibilidad de ser “paje” de tan míticos personajes, todo previo pago con tarjeta de crédito o con cargo a la línea telefónica

Comentarios