COMPUTACIÓN: Lo bueno, lo malo y lo feo del correo gratuito

viernes, 4 de febrero de 2005
México, D F, 3 de febrero (apro)- Desde ya hace algunos años, cierta batalla por el mercado de los usuarios de Internet cobró fuerza Se empezaron a popularizar los servidores de correo gratuito, los cuales daban una cantidad de megabytes a cualquiera que tuviese una conexión con la red de redes Así, sugería, incluso, la misma propaganda de estos servicios, el correo que a uno le llegaba podría leerlo en cualquier parte y no solamente en su computadora (donde normalmente tenemos un programa para administrar los mensajes que llegan y que mandamos) Hotmail, empresa que antes no tenía nada que ver con Microsoft (quien la compró al ver el éxito de esta idea), daba dos megabytes por cuenta de correo Los datos que pedían al usuario eran los mínimos y listo, ya contábamos con un espacio para mandar y recibir correos Yahoo! entonces contraatacó y empezó a dar el mismo servicio, pero otorgando 6 megabytes, 3 veces más que su competencia Obviamente la idea se popularizó y muchos portales (prácticamente todos extintos), empezaron a dar cuentas de 10 y 20 megabytes Lo bueno: Sin embargo, ahí se detuvo el impulso a esta idea Con los años, 2 megabytes empezaron a resultar insuficientes (imaginen que hay imágenes que ocupan más que eso), y Yahoo! de nuevo emprendió la batalla otorgando 100 megabytes por cuenta Todo esto de manera gratuita A Hotmail, ahora como empresa de Microsoft, no le gustó nada esta política de su acérrimo competidor y prometió que en unos meses todos sus usuarios tendrían 250 megabytes Hoy por hoy esta oferta Microsoft la ha cumplido a medias Algunas cuentas ya disfrutan de ese beneficio, otras no Y lo sé de cierto: la mía aún es de 2 megabytes Curiosamente, al anunciar Microsoft su nueva política de espacio para sus servidores gratuitos de correo, decidió, de golpe y plumazo, incrementar a 250 megas el espacio por usuario Así, de un día para otro, la guerra por obtener más clientes de correo gratuito se reavivó Pero aquí no paró la cosa Google, el buscador más famoso en el mundo decidió entrar a este mercado y empezó su sistema de Gmail con 1 gigabyte de espacio Esto es 4 veces lo que ofrecían sus competidores Para hacer las cosas más interesantes, la gente de Google empezó a repartir invitaciones para obtener cuentas de Gmail a unos cuantos usuarios En la medida que la base de internautas crecía, a cada uno de ellos le daban invitaciones Así, con esta idea selectiva, o mejor dicho, elitista, Google empezó a popularizar su sistema de correo, porque ya era una cuestión de status tener cuenta en Gmail Lo malo: Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas Por ejemplo, Hotmail y Yahoo!, ponen publicidad en sus mensajes (seguramente así se sostiene este servicio gratuito para los usuarios) En cambio Gmail, aunque da más espacio, no permite archivos con extensiones zip o exe De esta manera, si queremos mandar un archivo comprimido, tenemos que cambiarle la extensión a “sip”, por ejemplo, para que Gmail no se queje Se supone que, además, la gente de Google se había inventado un sistema que “leía” los correos de sus usuarios y si veía palabras como “computers”, por ejemplo, asumía que dicho usuario le gustaban las computadoras y el sistema mandaba propaganda específica de esos temas Esta intención ha sido rechazada abiertamente por los seguidores de Gmail y aparentemente Google ha decidido eliminar ya esta posibilidad Lo feo: Debido a la naturaleza gratuita de estos sistemas, estas empresas que dan este servicio gratuito tienen una cláusula que dice, más o menos, que sus sistemas pueden no estar disponibles en algún momento, o bien, que se reservan el derecho de borrar cuentas por mal uso o por no ser usadas de acuerdo con las políticas del proveedor, o porque simplemente el proveedor decidió borrarla sin mayores contemplaciones Así que si tiene información valiosa, no confíe en estos servidores de correo gratuito para almacenarla En el mientras, los beneficiados son los usuarios La enorme competencia por este tipo de servicios da amplias posibilidades a quienes confían en estos sistemas Quizás en unos pocos años ya un gigabyte sea poca cosa Habrá que ver

Comentarios