COMPUTACIÓN: Cuando el destino nos alcance

viernes, 8 de abril de 2005
México, DF, 7 de abril (apro) - En estas últimas semanas, la tecnología VoIP (voz por IP), se está poniendo de moda Se habla de ella en muchos ámbitos y parece ser que la idea es muy atractiva Se trata de utilizar la red Internet para comunicarnos vía telefónica sin necesidad de pagar los costos de larga distancia a que las empresas de comunicación proverbialmente nos han obligado Se sabe que Internet funciona gracias precisamente a esta infraestructura telefónica que, vía un módem, nos permite comunicarnos a cualquier página, en cualquier parte del mundo, sin el costo de la llamada de larga distancia Debido a esto, los esfuerzos iniciales como InternetPhone y Net2Phone, entre otros, están haciendo factible que la comunicación vía voz se dé a través de la red, hablando directamente por el teléfono, pero “engañando” a la central telefónica, que piensa que se trata de una comunicación de Internet y no de voz entre usuarios La tecnología VoIP tiene su costo, pero promete ser muy inferior que el que actualmente la gente paga por llamadas locales y de larga distancia Dicho de otra manera, el teléfono se convertirá pronto en un medio mucho más accesible (por lo económico), por lo cual habrá que pensar en los efectos que esto pueda tener Me explico mejor: pienso en el spam, que es el correo no solicitado, en donde se me informa de ofertas que nunca me interesaron pero que llegaban a mi correo electrónico por decenas al día Me venden desde viagra hasta libros para poner una granja de avestruces El catálogo de basura que se vende por spam es gigantesco La razón de la existencia del aborrecible spam es que quienes mandan sus mensajes de propaganda vía Internet, no tienen que pagar nada (más que su acceso a la red de redes) De esta manera, los catálogos de propaganda vía correo tradicional ahora se hacen por Internet Son en términos generales, totalmente gratuitos Si la telefonía se pone así de barata, ya veo el primer problema: spam telefónico Si lo pensamos, ofrecer servicios y bienes por teléfono pocas veces ha funcionado La razón es que conlleva un costo por llamada, y si tenemos 10 mil potenciales clientes, es claro que esto saldrá relativamente caro, en donde además, por ser mera publicidad, no hay certeza alguna del éxito de semejante campaña Sin embargo, en alguna medida ya sufrimos este tipo de spam telefónico, particularmente por empresas como los bancos Ellos pueden hacerlo, pues tienen todo el dinero del mundo Yo recibo cada tercer día una llamada de Santander Serfín, en donde se me ofrece alguna maravillosa tarjeta No importa que les diga --en todos los tonos posibles-- que no me interesa Insisten hasta que simplemente me obligan casi a cortar agresivamente la comunicación De hecho, el otro día mi padre contestó una de esas llamadas para mí, y le informó al que hablaba que seguramente no me interesaba tarjeta de crédito alguna El “vendedor” del banco se puso agresivo Le dijo a mi señor padre que probablemente no me interesaba porque yo debía ser alguien con poco crédito o sujeto a ninguno Mi papá, que reconozco que sí es una finísima persona, no se alteró, pero le dijo firmemente que esas no eran maneras de tratar a nadie, y menos considerando que hablaba para ofrecerme un servicio El interlocutor de mi padre, el del banco Santander Serfín, en particular, subió incluso su tono de voz y se volvió más agresivo Finalmente hubo que cortar la comunicación de forma inmediata ante tan poca sensibilidad de dicho empleado bancario Muy lamentable lo que le pasó a mi papá, pero sé que esto es el principio Si prospera la idea de VoIP, seguramente empezaremos a tener más llamadas de spam telefónico La solución ya estará en camino, no lo duden: sistemas que simplemente bloquean los números de donde solamente se nos marca para ofrecernos algún bien o servicio Obviamente quienes piensan en el teléfono como un arma de la mercadotecnia, buscarán brincarse los filtros, y entonces habremos caído en el mismo problema que sufrimos con el spam en el correo electrónico, para hacerlo más cotidiano vía telefónica Yo pienso que estamos muy a tiempo de legislar sobre esto Porque cuando el destino nos alcance, la solución será más complicada, más difícil, con todos los matices políticos que en este país ocurren en cada cosa que se discute en la Cámara de Diputados y Senadores Si VoIP funciona, las llamadas bajarán de precio y entonces ya se harán susceptibles para ser usadas como el siguiente mecanismo para vendernos algo Me imagino que todas las buenas ideas tienen sus pros y contras La red Internet lleva a mucha gente información, pero también es conducto de todo género de datos inútiles, chatarra al fin de cuentas Esto mismo pasará con VoIP De eso no tengo la mínima duda

Comentarios