Entrevista con Daniel Viglietti

sábado, 25 de junio de 2005
México, D F, 24 de junio (apro)- El cantor uruguayo Daniel Viglietti acaba de retornar a su Montevideo natal, donde vive con su esposa mexicana Lourdes, luego de la estancia más prolongada que haya tenido en México Fueron cinco semanas y cantó en el Zócalo y en la plaza Hidalgo, de Coyoacán, los temas de sus últimos discos Esdrújulo y Devenir, amén de las célebres piezas que lo consagraron en los setenta como A desalambrar o Canción para mi América De 64 años, cuenta el trovero oriundo del barrio Sayago: "Llegué por primera vez a México hacia 1974 en solidaridad con Chile, Beatriz Allende ?hija del presidente Salvador Allende-- me pidió cantar y trabé amistad con Rubén Ortiz de Los Folkloristas, que considero mi amigo mexicano, Salvador El Negro Ojeda, Amparo Ochoa y Judith Reyes "En septiembre de 1977 regresé para las Jornadas de la Cultura Uruguaya en el Exilio, y recuerdo clarito que subrayé que eran jornadas de una parte del exilio, no era todo; pero había factores como un Alfredo Zitarrosa que estaba instalándose en México, luego de un tiempo muy difícil en España; y la institución teatral El Galpón, que aquí hizo carrera desde el ejemplo maravilloso de Atahualpa del Cioppo, figura latinoamericana y mundial Yo venía desde el exilio parisino iniciado en el 73, luego de ser encarcelado un mes en Uruguay, donde milagrosamente no fui torturado" --¿Cómo recuerda a su colega y paisano Alfredo Zitarrosa? --En Cuba lo vi casi al final, pero el exilio lo marcó con su aspecto más doloroso Me tocó compartir horas suyas muy difíciles en su exilio, y nos sentimos más cercanos que nunca Lo recuerdo muy comunicado con el público mexicano, tras las dificultades en Madrid Pero no olvido tampoco a Los Olimareños, pasaron más inadvertidos y como dúo se separaron, Pepe Guerra y Braulio López Otro cantor José Carbajal, El Sabalero y Roberto Darwin, vivieron acá" --¿Cómo está ahora el Uruguay políticamente? --Uruguay pasó por varias estaciones climáticas políticamente hablando: del invierno del lamentable gobierno anterior a la primavera de la esperanza pre-electoral, para después llegar a un verano de alegría con la victoria del Frente Amplio Siempre de acuerdo con el calendario, el verano llegó con festejos y participé con la canción, primero en las elecciones de gobierno nacional, así como en el reciente mayo en los votos departamentales, o como ustedes llaman, provinciales "Contábamos con el departamento de Canelones que sería equivalente al Estado de México, decisivo Lo que no sabíamos era que íbamos a ganar otros seis en el interior de Uruguay, país que cuenta con 19 Ocho triunfos, un cambio histórico tras 170 años de gobiernos tradicionales del Partido Colorado y el Blanco, salvando las diferencias, como serían el PRI y el PAN" A los hechos se remite: "No se pueden hacer milagros por los condicionamientos internacionales a los que están sometidos los gobiernos, pero la corrupción por ejemplo, es fundamental terminarla Y en el campo de los derechos humanos, que termine la impunidad odiosa En Uruguay hace falta hacer justicia: juzgar a los militares y cómplices civiles que cometieron tantos crímenes" México lindo El cantautor Viglietti relata su paso por nuestro país: "Canté en varios foros con Silvio Rodríguez, a quien conozco desde que era un joven trovador como Pablo Milanés, y Noel Nicola, quien por cierto está bastante enfermo con un problema serio de salud; está algo olvidado, pero es igual de importante "En el Zócalo, repleto, interpreté dos de mis canciones y la gente coreó una, A desalambrar; dicen que caben 80 mil personas que, para nosotros, en Uruguay, como somos un pulgarcito del sur, impresiona Aquí se quiere a la canción y en general México es un país muy musical Imaginate que soy un ferviente admirador de Silvestre Revueltas, a quien nunca pude conocer, claro, pero mi alma se revitaliza con su Sensemayá" Yo pregunto a los presentes si no se han puesto a pensar que esta tierra es de nosotros Y no del que tenga más ¡A desalambrar, a desalambrar Que la tierra es nuestra, es tuya y de aquel, De Pedro, María, de Juan y José! "Esta vez presenté cosas nuevas, aparte de Esdrújulo (Ediciones Pentagrama), que ya había grabado desde 1992, pues traje mi reciente disco Devenir, que no se ha editado acá en México, y todavía va a tardar en salir Devenir es lo último con cosas que no había grabado y otras como una ?murga? que, como sabés, es un género uruguayo al que le entré en Esdrújulo con Mucho poquito nada Siempre que la canto reproduce un fenómeno hermoso de comunicación con el público" -¿Dónde grabó Devenir? --En Uruguay para el sello Ayuí (ver tacuabecom), que formamos músicos a finales de los sesenta Sacamos el primer disco fuera de Cuba de los entonces jovencísimos trovadores Silvio, Pablo y Noel En la continuidad, ese sello discográfico atravesó la dictadura, siguió siendo valioso para difundir la música uruguaya con cantores fundamentales de la generación posterior: Jorge Lazaroff, Leo Maslíah ?que creo ha andado por México? y a la que yo llamé: ?Los que iban cantando a redoblar? "Fue porque había un grupo en la época de la dictadura que se llamaba ?los que iban cantando?, que hizo un trabajo de mucha calidad musical, imaginación y, claro, recurría a la metáfora para sortear la censura, con mucho brillo Y también porque en esa época surge una canción emblemática de otras dos importantes figuras, Mauricio Ubal y de Rubén Olivera, A redoblar Hago una síntesis con ?los que iban cantando a redoblar?, eso fue a partir de 1977, con esa generación y sus primeros trabajos en Ayuí" Explica algunas mañas poéticas de los cantores de protesta en el Uruguay de esa época, para sortear censura y represión militar: "Cuando México se hallaba en plena tarea solidaria, en Uruguay se cantaba a partir de códigos, y la canción en el panorama de la cultura fue la herramienta más importante de difusión de una contra-opinión, a través de la metáfora y de simbolismos que el público se iba a acostumbrando a captar En la actualidad, se sostienen todas aquellas figuras con la irrupción de una nueva generación de cantores, en un proceso más lento" --¿Por qué? --Porque claro, se abrió todo Ya todo pudo decirse en esta contra-opinión, y hoy como que hay que reacomodar el lenguaje de manera distinta a la nueva situación Cuando celebró la boda con Lourdes (a quien conoció al final de su exilio en París, comienzos de los ochenta), una vez instalados en Montevideo, "para la fiesta la sorprendí con un grupo de mariachis, formado por algunos uruguayos que vivieron en México y, al final, con una cuerda de tamboriles montevideanos, con todo el mundo bailando al ritmo del candombre Para el baile ritual, al comienzo, elegimos Farolito de Agustín Lara" Aprovechó su estancia esta vez para finiquitar una nueva edición de antiguas memorias, redactadas por el coautor con Viglietti, de Por todo Chile: "Ahora, durante este regreso de mayo y junio del 2005, como ella también ejerció el oficio de editora y correctora en Nueva Imagen en México, me sigue ayudando con la reedición que hará Editorial Planeta del libro que escribió Mario Benedetti sobre mi vida y mi trabajo" (Daniel Viglietti puede contactarse al correo electrónico dalvin@adinetcomuy)

Comentarios