COMPUTACION: ¿Quién es el que anda ahí?

viernes, 8 de julio de 2005
México, DF, 7 de julio (apro) - En la medida que pasa el tiempo, me doy cuenta que nos acercamos a un hecho fundamental: la computadora se convertirá tarde o temprano en un elemento tan común como el teléfono Vaya, los teléfonos son tan populares y baratos hoy día, que hasta el que compra y vende periódico viejo tiene uno De la misma manera, la computadora se está convirtiendo lenta pero inexorablemente en un elemento que será tan cotidiano como cualquier otro de los enseres caseros Con esto, obviamente, ocurren otros fenómenos, como el de Internet Computadora que no esté conectada permanentemente a la red de redes será tan obsoleta como tener un teléfono con mecanismo de discado, en lugar de botones Es claro que también Internet será parte de esta revolución de la información, que ya está ocurriendo frente a nuestros ojos día con día Pero cuando esto ocurra (ya pasa en muchas casas y centros de trabajo), enfrentaremos que más de un miembro de la familia o algunos empleados, usarán la computadora para conectarse a Internet En el trabajo, finalmente, los empleados que tengan acceso a una máquina con Internet sabrán para qué la usan, pero en casa, los hijos podrán estar conectados por horas mientras los padres trabajan ¿Qué es lo que hacen tantas horas sus hijos frente al monitor? Esto del "chatear" (platicar en línea a través de páginas web con otros usuarios) es un pasatiempo juvenil que se está enraizando de manera notable ¿De qué hablan nuestros hijos con esos otros internautas? ¿Qué les dicen?, ¿qué temas tratan? La Internet es susceptible, como casi cualquier medio de comunicación, a ser usada con aviesos fines Las redes de pedófilos están muy de moda hoy día y se hacen muchos esfuerzos para erradicarlas, pero sin duda que el problema es de tal magnitud, que es difícil evitar que en algunas de esas charlas por medio del "chat", existan personajes que busquen a sus infantiles víctimas Así, es necesario protegerse de esta posibilidad, pero ¿cómo? Pues bien, se me ha ocurrido escribir un programa que monitoree lo que ocurre en una computadora mientras se esté usando El sistema captura todo lo que el usuario en ese momento escribe No captura las charlas de Internet, al menos de los interlocutores de quien está al mando de la computadora en ese momento, pero sí guarda cada tecla que el usuario ha escrito (incluso los "backspaces") Lo interesante de todo esto es que el usuario frente a la computadora no tiene por qué enterarse de todo esto Ocurre de manera invisible y de esta manera, al final del día, se puede consultar el archivo (la bitácora) creado y así ver qué actividad ha tenido el teclado de nuestra computadora El sistema es útil para ver qué hacen sus hijos, qué escriben cuando usted no está con ellos Así sabremos "quién es el que anda ahí", aunque no nos sorprenderá que no sea Cri-cri Igualmente, los jefes de ciertos departamentos pueden monitorear la actividad de sus empleados en las computadoras de la empresa (asunto que empresas como Epson, la que hace impresoras, considera que está en su derecho, pues ellos son los que han puesto todos los recursos para que sus empleados tengan la tecnología necesaria en sus escritorios) Quien quiera este pequeño desarrollo de La_Morsa Software Co, escriba a mi correo morsa@la-morsacom y recibirá gratuitamente el software con sus respectivas instrucciones Obviamente este tipo de sistemas pueden ser bloqueados por otros programas que detectan que hay un "espía" monitoreando el teclado de la máquina, pero esto lo sabe poca gente Para hacer una analogía: muchos podemos conducir un automóvil, pero no muchos le hacemos a la mecánica Lo que hay dentro del cofre del coche es absolutamente misterioso para un gran porcentaje de los que manejamos un vehículo automotor Desde luego, no faltará quién quiera usar este programa para hacerse de contraseñas de correo electrónico u otros fines poco éticos Ni hablar, eso pasa con todas las herramientas con las que disponemos Podemos darles el uso adecuado o no, que quede eso en la conciencia de cada quién

Comentarios