COMPUTACIÓN: Malos hábitos gracias a Internet

viernes, 19 de agosto de 2005
México, D F, 18 de agosto (apro)- No hay duda que Internet es una de esas maravillas que han modificado el entorno cotidiano Recuerdo cuando hace no muchos años alguien ponía en su tarjeta de presentación su dirección de correo electrónico y mucha gente lo veía entre extraño y "sangrón" Hoy día poner el "email" en las tarjetas de presentación es algo natural e imprescindible Así entonces, el correo electrónico se convirtió en la herramienta masiva de comunicación? hasta que llegó el mensajero instantáneo Este tipo de programas hace que la experiencia del correo electrónico sea realmente limitada Gracias a los mensajeros instantáneos como ICQ, Yahoo Messenger y Ms Messenger, la comunicación vía Internet con amigos y parientes se volvió inmediata y muy práctica Ahora uno podía platicar con sus amigos (que estuviesen en línea, es decir, conectados), directamente Por escrito, desde luego, pero era un avance enorme frente a la espera de un mensaje de correo electrónico, el cual había que esperar a recibirlo, contestarlo y volver a esperar respuesta En ese sentido la comunicación vía Internet se aceleró notablemente Sin embargo, con estos avances no todo es miel sobre hojuelas A veces hay que lidiar con problemas inesperados Por ejemplo, los jóvenes (que son el grupo mayoritario en Internet) usan los mensajeros instantáneos, se mandan mensajes entre sus grupos de amigos, pero la manera de escribir cada vez es más aberrante Por una parte, debemos de entender que la comunicación escrita nunca será tan poderosa como la hablada A la primera le falta el énfasis Por ejemplo, si cuando platico en vivo con alguien le respondo a algo que me dice con: "ajá", a esa interjección le falta información ¿Digo "ajá" porque estoy asintiendo a lo que me dicen o por que estoy siendo irónico? Eso sólo se puede saber cuando imprimo cierto tono a la expresión hablada en particular Debido a esto, poco a poco y sin querer queriendo, se fueron creando una serie de emoticones, es decir, pequeños iconos que representaban estados de ánimo Originalmente estos iconitos eran creados con la misma simbología del teclado: ":-)" representaba una carita feliz (rote este texto 90 grados para que la vea) O bien ":-(" nuestra una carita triste Incluso se podía representar una rosa: "@>--->--" Así se inventaron todo género de caritas para representar actitudes Con el tiempo, y el avance en las tarjetas de video más lo que le corresponde a los aumentos en espacio y memoria en las computadoras, estos emoticones se convirtieron en gráficas Así, cuando uno escribía la simbología de la carita feliz, el sistema la sustituía automáticamente por una pequeña imagen de una carita, efectivamente, feliz Por lo tanto, nuestro lenguaje a través del mensaje instantáneo se volvió iconográfico, pictórico Ya era necesario poner estos símbolos para dar a conocer nuestro estado de ánimo sobre lo que platicamos vía la red de redes Pero con ello, incluso, vienen otros lamentables vicios del lenguaje Ahora la juventud ha decidido que es muy "cool" escribir con "k" Así, ya no dicen: "Hola, ¿cómo estás?", sino que ponen "Hola komo estas?" (sin acentos, sin las comas que deben ir, sin signo de interrogación que abre) No sé a qué se debe, pero como que los chavos se sienten súper ingeniosos con su puntada, o peor aún, se sienten más "rebeldes", digo, para citar la telenovela juvenil de moda Todos estos vicios son lamentables para la lengua castellana Estamos empobreciendo una de las cuestiones más ricas que tiene nuestro idioma, su gran expresividad, la cantidad de giros idiomáticos que se pueden dar para expresar cualquier cosa Su riqueza está siendo pisoteada e ignorada por el ridículo uso de la "k" o bien porque los chavos no tienen mayor interés en la lengua con la que piensan y hablan Penoso en todos sentidos En mi opinión, la manera de resolver estos vicios, estos malos hábitos, es poniéndose exigente en la academia, obligando a los alumnos a escribir con propiedad, pues es parte de lo que un profesionista debiese hacer por omisión Relajar estos aspectos de la comunicación escrita a la larga no traerán beneficios, sino todo lo contrario, una falta de interés por la manera en cómo nos expresamos, desdeñando cientos de años de cultura del lenguaje En mi opinión, no podemos permitirlo

Comentarios