Llama Cazals a rescatar salas ocupadas por "basura norteamericana"

viernes, 9 de noviembre de 2007
* Intervención en el Tercer Encuentro de Cineastas Nuevo León 2007 Monterrey, N L, 8 de noviembre (apro)- El cineasta Felipe Cazals convocó a sus colegas de Latinoamérica a "tomar las salas de cine" para exigir que sean exhibidas producciones nacionales, en lugar de la "basura norteamericana" que ocupa 90% de las carteleras en México "Los cineastas tienen que pedir espacios como se hace todo en esta existencia: exigiendo, reclamando a través de los legisladores ¿Cómo puede estar todo sometido a los distribuidores norteamericanos? Pero esto no es sólo el caso de México Es Guatemala, Argentina, Perú Nos tienen carcomidos" El realizador de Las vueltas del Citrillo aseveró que "hemos perdido el espacio de nuestra lengua Hay una deformación y enajenamiento en todos los órdenes, porque junto a eso va la mercadotecnia, y junto van los regalitos y las compras" Durante su participación en el Tercer Encuentro de Cineastas Nuevo León 2007, Cazals dictó la conferencia magistral "El cine como testimonio de la historia de un país", en el Teatro del Centro de las Artes En su exposición, el director de El apando lamentó la difusión que hay de trabajos estadunidense de entretenimiento que se imponen a trabajos de creadores nacionales "No estamos proyectando nuestra realidad Cada quien filma lo que quiere y lo que puede, pero ¿dónde está la película de Pasta de Conchos? Ahora los realizadores están muy preocupados por la estética, pero en nuestro tiempo eso nos valía madres", afirmó el director de Digna, hasta el último aliento En las salas no hay espacio, sostuvo, para presentar cortos de realizadores mexicanos, "porque los minutos previos a la exhibición son ocupados por los adelantos de la siguiente basura norteamericana "Esta voluntad de convertirnos en traspatio (de Estados Unidos) se ejerce de muchas maneras, y una de ellas está en práctica desde hace mucho tiempo Es la penetración cultural, y el cine es un fenómeno cultural y es lo que no acaban de entender (los legisladores) ¡Qué carajos nos importa El hombre araña 3! Y nos dicen que es una película para niños, pero con eso nos están jodiendo a los niños", afirmó el realizador nacido en Francia hace 70 años El 11-S La industria cinematográfica de Hollywood, agregó, no ha podido sobreponerse a los atentados de las Torres Gemelas, que supusieron la presentación de un espectáculo insuperable para la población de Estados Unidos Observó no sin ironía que "desde que se cayeron las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001, Hollywood no ha reencontrado el camino del show: un show gratuito, en las televisoras del mundo y durante seis horas, acabó con Hollywood Están remontando la cuesta a como dé lugar, recuperando el espacio y el espectador desde pequeño se va deformando" Tal deformación deviene en una transformación de los espectadores en "consumidores y clientes del cine gringo" Recordó que en una época ya pasada, la industria nacional estaba más fortalecida, pues había programación doble, en la que una de las cintas exhibidas era mexicana "Si no había una mexicana, el público de antes no entraba, porque era parte de su canasta básica cultural "Hoy la alta burguesía sigue pensando que lo notable, lo más importante es no ver cine mexicano, aunque de cualquier manera su pertenencia en el fenómeno cultural es bastante pobre, pero a las clases populares sí les gusta su cine" Para subrayar el impacto de las producciones hechas en el país, el realizador de Las siete Cucas señaló que el mayor rating de las televisoras lo alcanzan las películas del cine mexicano que, por increíble que parezca, superan, en horario dominical, a las telenovelas y el futbol "Tan es así que si ustedes hacen un sondeo, en los medios electrónicos, canal de televisión que no transmite cine mexicano, está muerto", apuntó En la actualidad es complicado mantener películas mexicanas en cartelera porque si no funcionan, el exhibidor dice "ni madres, y va para afuera", y las reemplaza la siguiente producción estadunidense, de las llamadas "grandes", de las que se hacen unas seis al año y que ocupan unas 25 semanas de la exhibición total en el país "Y el público mexicano paga por ver eso y el gusto se va deformando Y así vemos cómo va funcionando la industria, que hace que en las primeras planas de los periódicos del país aparezca una nota grande en la que se dice que Brad Pitt se pintó el pelo de verde", ironizó

Comentarios