Vestigios arqueológicos de Dzoyilá: Voracidad de fraccionadores

miércoles, 21 de marzo de 2007
México, D F, 20 de marzo (apro)- Este 21 de marzo, cuando el dios del sol Kukulcán descienda sobre la tierra del Mayab, la agrupación de vecinos Dzoyilá, en la colonia Granjas de Mérida, encabezará una singular protesta, encabezada por el anciano sacerdote maya Valerio Canché Yah, para impedir la destrucción de este sitio, considerado uno de los vestigios arqueológicos más importantes de la cultura maya, enclavado en uno de los fraccionamientos más populosos de la capital yucateca Desde hace más de año y medio, los vecinos de la colonia Granjas y las zonas aledañas han enviado cartas de protesta al gobernador panista Patricio Patrón Laviada; al director del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Alfonso de Maria y Campos, y a legisladores locales y federales para que este terreno se expropie de manos particulares, se construya un parque ecoarqueológico e impedir que fraccionadores y comerciantes destruyan los vestigios de Dzoyilá Ubicado a unos metros del parque de béisbol Kukulcán y del polifórum Zamná, en la capital yucateca, el terreno que alberga los vestigios de Dzoyilá está en manos de empresarios yucatecos que lo adquirieron hace diez años del organismo regulador de terrenos de reserva ecológica, el Corett Los vecinos de Dzoyilá denuncian entre los propietarios al ingeniero Iván Palma, conocido constructor yucateco, y a los empresarios René Farah Martín, Sergio Asis Abraham y José Abraham Xacur, pertenecientes a poderosos grupos de comerciantes en Yucatán A través de documentación acreditan que el predio fue adquirido por la compañía Proyectos y Excavaciones del Sureste, en 1993, por sólo 217 mil pesos Fue vendido por Ramiro Aurelio Alpízar Carrillo, entonces director y representante de Coret Sobre esos terrenos se quiere construir un centro comercial o bodega, a pesar de los vestigios arqueológicos La agrupación, encabezada por las profesoras María Elena Marrufo y Rosario León, entre otros vecinos, acusa también a la arqueóloga Federica Sodi, exdirectora del Centro INAY de Yucatán, por desviación y mal uso de los recursos que debieron destinarse al rescate de esta zona, así como ignorar siete peticiones, enviadas desde abril de 2006, para invertir en esta región, considerada uno de los sitios claves de la cultura ceremonial maya Al mismo tiempo, a las autoridades municipales y estatales le han demandado la construcción de una calle que desemboque en las avenidas de Circuito Colonias, de tal manera que esta vialidad sirva para desahogar el tráfico Esta calle atraviesa la zona arqueológica En su carta dirigida en febrero pasado a Patrón Laviada, los vecinos argumentan que la construcción de ésta calle no perjudicaría la zona arqueológica, "debido a que ésta no destruye ni afecta ningún basamento" "Su construcción y uso es totalmente factible siempre y cuando se considere como de bajo rodaje para su construcción y uso y para el flujo vehicular que lo atraviese", argumentan en la carta, cuya copia obtuvo Apro La Importancia de Dzoyilá El terreno, de 15 hectáreas, alberga uno de los sitios arqueológicos sagrados de los mayas, mencionado en el libro Chilar Balam de Chumayel, considerado el más importante códice que sobrevivió a la destrucción de los textos de la cultura maya Dzoyilá, que significa "agua floja, sin fuerza", es mencionado como uno de los sitios de donde partieron los mayas antes de la fundación de Ich Caan Sihó, el antiguo nombre maya de Mérida, la capital yucateca Una edición de la revista del ayuntamiento meridano, de julio-septiembre de 2000, menciona el rescate de Dzoyilá y la construcción de un parque "ecoarqueológio" peatonal, con algunos espacios, con juegos infantiles, bancas, papeleras e iluminación Hasta ahora, las promesas no se han cumplido Queda latente la amenaza de que esta zona sucumba a la voracidad de los fraccionadores y consorcios comerciales yucatecos

Comentarios