Morenita, el escándalo

lunes, 7 de diciembre de 2009

Inicialmente se pensó que este era un filme religioso, por lo que su director, el jalisciense Alan Jonsson Gavica, recibió amenazas nada espirituales. Pero se trata de un thriller, y sus detractores no sólo lo perdonaron sino hasta le ofrecieron disculpas. Y es que en el cartel publicitario, el ayate de la Virgen de Guadalupe aparece con polvo blanco, simulando cocaína, junto a tres balas y un billete de 200 pesos como inhalador. El realizador narra cómo concibió y desarrolló esta película que ya ha sido premiada en el extranjero y acaba de estrenarse aquí.

 

El cineasta Alan Jonsson Gavica poseía más expectativas en la taquilla con su historia del robo de la imagen de la Virgen de Guadalupe en la Basílica, titulada Morenita, el escándalo, pero “le ha ido más o menos”, aunque “lo mejor” con el estreno es que pararon las amenazas de muerte en su e-mail.

Realizador también de comerciales, Jonsson Gavica rememora en entrevista que a tres meses del estreno de su ópera prima en México, ocurrido el pasado 27 de noviembre, recibió intimidaciones contra su vida por el cartel publicitario, el cual muestra a la Virgen dibujada con polvo blanco, simulando cocaína, junto a tres balas y un billete de 200 pesos enrollado como inhalador:

“Les disgustó mucho. Recibí varios correos electrónicos crueles. Hicieron conjeturas de algo que no era cierto, pensaron que estaba lucrando, que me estaba aprovechando, pero en la cinta la Virgen es intocable, transmite esperanza. El cartel es muy gráfico, sabíamos que iba a suscitar críticas, pero únicamente retratamos los elementos que se encuentran en el filme.”

Argumenta que “sólo necesitábamos fuerza en la publicidad”:

“Teníamos un título muy conmovedor, Morenita, luego, guiándonos por las sugerencias de los expertos en mercadotecnia cinematográfica, decidimos agregarle El escándalo. La gente creía que era algo religioso, pero no, es un thriller para divertir a la gente y por eso deseábamos un cartel arriesgado, y surgió esta propuesta.”

–Al utilizar polvo blanco como cocaína es buscar la polémica, ¿no?

–Sí, pero sólo intentamos llevar a las personas al cine, esa es sólo la intención.

Con la película ya en las salas comerciales todo cambió. Ya no lo amenazaron:

“Una persona que me atacó por e-mail me volvió a escribir y me pidió que borrara sus mensajes porque vio la cinta y estaba de acuerdo con lo que propuse, y que se había ido por el lado negativo de las cosas. Me pidió perdón. Tal vez yo hice declaraciones indebidamente a los medios porque trataba de protegerme, para que no me hicieran nada físico, y esas personas sólo sabían del largometraje por mis entrevistas.”

En Morenita, el escándalo, ubicada en la actual Ciudad de México, un joven pintor, Mateo, quien también entrena palomas, le vende a un narcotraficante 42 de las aves, debido a que su abuelo necesita una cirugía urgente.

Pero las palomas fallan, lo cual le ocasiona al criminal una pérdida millonaria y éste tortura a Mateo y le da un ultimátum: deberá, en cinco días, recuperar el dinero o su familia y él morirán.

Mateo desea proteger a su futuro bebé y familia, y desesperado decide robar la Virgen de Guadalupe.

La película ya le dio el premio como mejor actor a Ignacio López Tarso en el Festival de Cine de Estrasburgo, Francia.

Los demás protagonistas son Everardo Arzate, Horacio García y Maya Zapata.

En el Festival de Cine de Huelva de 2008 ganó el Colón de Plata a mejor director y en el pasado Festival Cultural Iberoafroamericano de Colonia, Alemania, obtuvo, por selección del público, mejor dirección y mejor película.

Cinco años y medio de trabajo

 

Jonsson Gavica, nacido el 18 de mayo de 1969 en Guadalajara, Jalisco, pasó su adolescencia en Mazatlán, Sinaloa, y estudió cinematografía y fotografía en Estados Unidos. Realizó cursos de producción cinematográfica, dirección y guión en la Real Academia Internacional de Cine en Barcelona, España, así como en la University of California y la Loyola Marymount University, ambas en Los Ángeles.

En 2002, con la inquietud de formar una compañía productora mexicana que sirviera como puente para inversión y coproducción con Estados Unidos y el resto del mundo, creó Esfera Films Entertainment.

Jonsson ideó el relato fílmico sobre el robo del ayate cuando en la madrugada del 25 de diciembre de 1985 fueron sustraídas piezas arqueológicas del Museo Nacional de Antropología e Historia.

No obstante, aclara que escribió antes que nada el guión por su necesidad como cineasta de contar una historia opcional y diferente.

“Me enfoqué más a los rateros. Me pregunté: ‘¿Por qué regresaron las piezas arqueológicas? ¿Cuál fue su presión? ¿Por qué no cerraron su trato con el mercado negro? ¿Por qué se las habían robado?’.

“Entonces, quería narrar un cuento original. Tenía varios proyectos que no eran un tanto originales pero sí artísticos y demás. Y con este proyecto se me ocurrió la idea de que se robaban a la Virgen de Guadalupe.”

–¿Por qué utilizó la imagen de la Virgen?

–Porque eso nunca se ha hecho. Se ha escrito algo. Encontré una historia de los años treinta y tantos, en la que un viejito se roba la imagen porque su esposa de 70 años estaba muy enferma. Viene a la Ciudad de México y confía en que todo va a salir bien, pero en un arranque de fobia, como no le concede el milagro, se la roba.

–¿No pensó en las críticas?

–Sí, me preocupaban, pero no al grado de parar mi proyecto. Sabía que la historia a mucha gente le iba a gustar y a otra no. Y pensé que se me podrían echar las personas encima, pero quería correr el riesgo. Entonces, empecé a enfocarme en escribir sobre la imagen pero sin morbo y a investigar si había algo al respecto. Encontré que un escritor sueco escribió que los rusos querían la imagen para intercambiarla en el mercado negro, en fin.

“Me tuve que echar el clavado. El que se arriesga debe hacerlo con todo, y empecé a escribir. Sólo es una historia original.”

–¿La Iglesia no le ha dicho nada?

–No. Tal vez porque no se toca a la Virgen de Guadalupe.

Jonsson Gavica es director de los cortometrajes The wedding y Knowing, reconocidos en festivales internacionales de cine, y ahora Morenita, el escándalo lo ha vuelto más seguro:

“Soy más perfeccionista. Me gusta la historia del filme. Además, me ha abierto los ojos para saber que puedo hacer otras películas mucho mejor y con más tiempo.”

No se le complicó preparar Morenita, el escándalo:

“Desde el principio pensaron que serían un hit y que la gente no se iba a ir por el lado equivocado. No les asustaba que se robaran a la Virgen de Guadalupe. Les llamó la atención por ser un thriller. Desde hace cinco años y medio, no he parado con este proyecto.”

Por el momento, Alan Jonsson Gavica desarrolla dos guiones: Fish y El rey, y en 2010 empezará el rodaje de Verónica en el espejo.

Comentarios