Estreno de "Sabor amargo" de Estela Leñero

martes, 18 de mayo de 2010

MÉXICO, D.F, 18 de mayo (Proceso).- Con una historia que remite al Hamlet de William Shakespeare, este 19 de mayo se estrena la puesta teatral Sabor amargo, de la cual el dramaturgo Víctor Hugo Rascón Banda describió como “obra redonda, eficaz –construida con inteligencia–, que desnuda el tejido enfermo de la familia, expone pero no condena, indaga pero no castiga”.

Escrita por Estela Leñero Franco, narra la historia de una familia de clase media baja a través de la mirada de César, personaje interpretado por el actor Max Flores, a quien acosa y violenta el espíritu de su padre, además de vivir en un hogar donde la dinámica familiar está basada en una relación de poder.

Dirigida por Claudia Ríos, la obra que dura una hora y 10 minutos  será estrenada en el foro Shakespeare este miércoles a las 20:30 horas.

Ríos comenta:

“Cuando leí el libreto me pareció un tema bien desarrollado, actualmente la sociedad actual mexicana ha vivido, por diversos factores, un desmembramiento, y eso se palpa en todos los niveles sociales, como por ejemplo padres ausentes que trabajan todo el día, familias que no tienen la capacidad de unidad.

“Está dirigida a todo el público pero en especial al juvenil, porque el personaje principal es César, un chico de 20 años que retrata este grado de indolencia y desesperación, y no está injustificado, mi intención es que los que se sientan así se vean en César, sin ser didácticos”, dijo Ríos, quien ha dirigido puestas como Otelo y Pequeñas certezas, ambas presentadas el año pasado.

Además de Max Flores, el elenco está integrado por Rosario Zúñiga como la madre de César, Humberto Solórzano como el espíritu del padre, Sofía Espinosa como la hermana, Rodolfo Arias como el amante de la mamá, y Mariana Van Rankin y Édgar Parra, quienes alternan funciones con los dos últimos.

Añade la directora:

“En esta obra se hace énfasis en las desigualdad entre hombres y mujeres que siguen estando aquí en la sociedad, donde las mujeres están para servir y atender y los hombres para ser los consentidos. 

“En la actualidad, la familia ha sufrido una perdida de valores importantes, hay mucha violencia, y si a eso se le añaden los problemas económicos, pues se eleva el nivel de agresividad.”

Sabor amargo es una coproducción del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), la Secretaría de Cultura del DF mediante el Sistema de Teatros y Programas de Género, y el foro Shakespeare.

El equipo técnico está conformado por Gloria Carrasco (escenografía), Matías Gorlero (iluminación), Sebastián Espinoza (música) y Miguel Ángel Vázquez (asistencia de dirección).

Según explica Ríos, “la escenografía recrea el departamento de una familia que se dedica al comercio de falluca en un hogar que más bien parece un hogar-bodega, donde se convive y vive entre muebles y cajas”. Además de que gran parte de los elementos están hechos de material donado por la UNAM.

Antes de fallecer, Rascón Banda expresó:

“Estamos frente a un infierno interior de los personajes y un infierno exterior de una ciudad inhóspita que se cuela por las ventanas y puertas, donde la meta es sobrevivir.

“Microhistoria de una familia disfuncional en una macrociudad de tianguis, microbuses y desalojos policiacos.”

El estreno es este miércoles a las 20:30 horas con funciones cada miércoles hasta el 28 de julio, a la misma hora, en el foro Shakespeare situado en Zamora 7, colonia Condesa (Metro Chapultepec), y todo el mes de agosto en el teatro Sergio Magaña con funciones viernes, sábados y domingos.

 

 

 

Comentarios