"El dragón dorado"

martes, 15 de noviembre de 2011
MÉXICO D.F. (apro).- Roland Schimmelpfenning, dramaturgo y director alemán contemporáneo, conocido en México por La noche árabe, llevada a escena por Mauricio García Lozano, es el autor de El dragón dorado, obra ganadora en 2010 del Mülher Drama Prize, premio otorgado a la mejor obra en idioma alemán, que se presenta actualmente en el Teatro Santa Catarina, bajo la dirección de Daniel Giménez Cacho. El dragón dorado (Der Goldene Dranche), es una obra sobre la identidad, la migración ilegal y los efectos de la globalización, que su autor define como corporal, narrativa y surrealista. La Dirección de Teatro de la UNAM y Por Piedad Teatro Producciones, encabezada por la talentosa y siempre propositiva actriz y productora Ana Graham, presentan este espectáculo cuyas principales acciones suceden en un restaurante oriental de comida rápida. En este espacio se cruzan las historias y destinos de varios personajes que viven, trabajan y mueren en un mismo edificio. Por un lado los alemanes que desarrollan sus existencias “tranquilas” e insulsas, que contrastan con la precariedad y las carencias de los inmigrantes. “En ningún momento –explica Roland Schimmelpfenning- pretendí el recurso de la documentación, eso lo hacen mejor sin duda el cine y la televisión. Para mí se trataba de poetizar. El Dragón trabaja con los sencillos recursos de lo que comunica y aproxima a través de la representación, porque el objetivo de la obra no es distanciar sino lo contrario, que el público se sienta tan cerca como sea posible de los personajes. “¿Qué pasaría si pudiera ser otra persona? ¿Y qué tal que ya no quiero ser el que soy? ¿Sí pusiera desear algo distinto? Eso es lo que está en toda la obra”, señala el dramaturgo. En una traducción de Ana Graham, Stefanie Weiss y Antonio Vega, la obra nos muestra la vida de diversos personajes: un par de azafatas, un anciano desea volver a se joven, una pareja de adolescentes y un hombre y una mujer con conflictos maritales. Por otra parte están los indocumentados orientales que trabajar en El dragón dorado y una sui generis versión de la fábula de la hormiga y la cigarra. En este contexto las identidades se confunden, da lo mismo ser tailandés, chino o vietnamita, hombre o mujer, si quieres reencontrarte con tu identidad, tus raíces, tu familia, es necesario morir. La profundidad de estos temas contrasta con el extraordinario sentido del humor, la creatividad e imaginación con que son tratados, desde la disposición de la cocina de El dragón dorado, la variedad de ingredientes para la confección de los platillos, pasando por las interpretaciones de los actores que representan al personaje que es más opuesto a su aspecto y naturaleza, incluido el intercambio de géneros: hombres representados por mujeres y viceversa, jóvenes por viejos y al revés. Todo ello da como resultado una propuesta abigarrada, donde por momentos se confunden las historias y en la que destaca el trabajo actoral de un extraordinario elenco en el que participan Arturo Ríos, Joaquín Cosío alternando con José Sefami, Ana Graham alternando con Concepción Márquez, Antonio Vega y Patricia Ortiz. El diseño de escenografía es de Auda Caraza y Atenea Chávez con iluminación de Víctor Zapatero. Las funciones se realizan jueves y viernes a las 20, sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas.