Rossi monta en la UNAM, "ON de lo real a lo virtual"

jueves, 17 de noviembre de 2011
MÉXICO, D.F. (Proceso).- ¿Tiempo real y tiempo virtual? El coreógrafo y exbailarín de la mítica compañía Ballet Béjart Laussane, Marcos Rossi, estrenó el viernes 11 en la sala Miguel Covarrubias de la UNAM el espectáculo ON de lo real a lo virtual, una disertación dancística sobre el entrecruzamiento del tiempo real, el escénico y el virtual. Director junto con Beatriz Madrid de la compañía Fóramen M (Danza que invita a la acción), Rossi, nacido en Buenos Aires, Argentina, se exilió en México durante la última dictadura militar de su país. La pasión por la danza –similar a la que siente por el club de futbol Chacarita Juniors– lo llevó a estudiar en la famosa escuela de ballet Mudra, dirigida por Maurice Béjart en Bélgica, integrarse a su compañía y simultáneamente perfeccionar su técnica en Montecarlo bajo la tutela de Marekka Bresobrasova, maestra también de Rudolf Nureyev. Después de algunos años optó por el ballet contemporáneo y finalmente decidió que la danza contemporánea era su mejor alternativa expresiva. Bailó con el Ballet de la Ópera de Zurich; Luego viajó a Italia; bailó en algunos programas de la RAI, y como quien lanza una moneda al aire, un tanto deprimido –como suelen ser los argentinos fuera de su país–, se enfrentó a la decisión de hacer una carrera en Hong Kong o regresar a México: “Y de deprimirme en China a deprimirme en México, por supuesto que me decidí por México. Yo soy de aquí, regresé en 1995, vivo en Cuernavaca, donde monté junto con Beatriz Madrid un estudio especial de danza y me quedo a dar la batalla por la danza, me siento contento de que en unas cuantas semanas obtendré la nacionalidad mexicana.”   Moverse   Para Rossi su obra se sustenta en el análisis de todo aquello que se mueve. Sin embargo, asume que la virtualidad ha modificado la manera de percibir la realidad, de percibir el mundo. “Este es un montaje coreográfico multidisciplinario de gran formato, con interpretación sonora en vivo y edición de imágenes en tiempo real. Analizo por ejemplo la noche, cómo es la noche para cada uno de nosotros. Hay textos y hay un set paralelo en el escenario donde se podrán ver imágenes en tiempo real.” Además, pone en entredicho al amor: “¿Qué quieres? ¿Una pareja de verdad o un horno de microondas? Las parejas se convierten en monstruos de dos cabezas, se aburguesan y centran su felicidad en tener una televisión de plasma, una alberca, varios autos, yo qué sé. El amor está en otro lado.” Por lo mismo se declara como una persona que está en posición de dar la pelea contra lo superficial e incluso contra el desánimo y el miedo que existe en Morelos, especialmente en Cuernavaca. “Nosotros seguimos bailando. Es muy jodido todo lo que sucede allá, pero hay que animarse. No hay que dejarse, no nos dejemos ninguno, vamos a hacer danza y a ver danza. Si no, ¿qué nos queda? Cuando hay un tejido desgarrado hay que curar la herida, y la cultura siempre ha sido un acto de resistencia, una luz en el camino.” Poseedor junto con su grupo del apoyo del programa México en Escena del Fonca, Rossi es además director artístico y fundador del Festival Internacional de Danza Morelos Tierra de Encuentro. Posteriormente a sus funciones en México llevará a cabo una temporada en el Teatro Ocampo de la capital morelense.