Rafael Tovar toma posesión como presidente del Conaculta

lunes, 10 de diciembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La aportación de contenidos culturales para la creación de un programa de prevención del delito y el aprovechamiento de las bandas anchas en materia de telecomunicaciones para la difusión de la cultura, son dos de los aspectos que contemplará el programa que encabezará el nuevo presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa. Así lo dio a conocer de manera muy breve al tomar posesión del cargo para el cual fue nombrado el pasado viernes 7 de diciembre, por el actual secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet. Hoy por la mañana, en las oficinas centrales del Conaculta, ubicadas en Arenal 40, colonia Chimalistac, se llevó a cabo la ceremonia de entrega-recepción por parte de la anterior titular del organismo, Consuelo Sáizar a Rafael Tovar, quien ya se había desempeñado en el cargo durante ocho años, de 1993 al 2000, durante los sexenios de Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo. Con un tono nostálgico, el funcionario rememoró cuando participó con Víctor Flores Olea, primer presidente del Conaculta, en la creación del organismo. Y como si de un balance de gestión se tratara, enumeró algunas de las acciones realizadas por él, entre ellas el Sistema Nacional de Creadores, el incremento de la Red Nacional de Bibliotecas y la construcción del Centro Nacional de las Artes. Ahora, dijo, le toca llegar en un momento en el cual las necesidades de México son distintas, pues es un país con el tejido social resquebrajado y la cultura, los contenidos culturales, será uno de los elementos fundamentales para una mejor calidad del tiempo libre y la reconstrucción del tejido. A través de la cultura se colaborará también en una mejor imagen de México en el exterior. Acompañado por algunos de quienes fueron parte de su equipo en el pasado y a quienes aludió, sin mencionar por nombres, para agradecer su asistencia “y haber aceptado colaborar”, esbozó algunos de los que serán los temas que atenderá en su gestión, entre ellos las nuevas tecnologías, así como el Renacimiento en su época, o la televisión en el siglo XX hicieron llegar los bienes y servicios culturales a más gente. De hecho, dijo, en su momento no le tocó sincronizar su proyecto cultural con las tecnologías porque no habían aparecido, si no “ténganlo por seguro que hubiera sido el más entusiasta, Consuelo así lo vio y creo que los proyectos culturales se han encaminado con esa óptica”. Estuvieron presentes sus excolaboradores José Luis Martínez, quien dirigió el Fondo de Cultura Económica; Antonio Hernández Brito, quien ocupó el área de Recursos Humanos; Jorge von Ziegler, que dirigía el programa Tierra Adentro; además de funcionarios de Sáizar, entre ellos Raúl Delgado, Alfonso de Maria y Campos y Martha Gonzáles Ríos. Como invitados María Teresa Uriarte, coordinadora de Difusión Cultural de la UNAM, cuyo nombre sonó entre quienes podrían ocupar la presidencia del Conaculta, sobre todo porque su esposo el exsenador Francisco Labastida es militante del PRI, y la expresidenta del Conaculta, Sari Bermúdez. No sorprendió la ausencia de Sergio Vela pues desde que éste presidió el Consejo y Tovar encabezó la Comisión para los festejos del Bicentenario, se distanciaron. Otro de los aspectos que mencionó le interesan es la participación de la sociedad en los temas culturales, no sólo como creadores o artistas, sino como productores lo cual se enlaza con el tema “de las famosas industrias culturales, será un momento en el que las propias tecnologías permitirán del desarrollo de proyectos, de iniciativas que tendrán un lugar en el consumo cultural y aquí los particulares serán absolutamente fundamentales”. Habló asimismo de la transversalidad, la necesidad de reconocer que el trabajo cultural no se circunscribe a las instituciones culturales, sino con áreas como la política exterior, la economía o el turismo, “Son las primeras líneas generales que tengo en la cabeza, en donde trato de entender que son tiempos nuevos, es un país muy distinto, muy distinto –enfatizó– a aquel en el que dejé la titularidad del Conaculta en el año 2000”. Consideró que su regreso es como una oportunidad y destacó como uno de los retos hacer llegar el trabajo cultural a los millones de mexicanos, pues el quehacer cultural tiene su plenitud cuando llega a la gente, “cuando nos convertimos en consumidores de los bienes y servicios culturales”. No dio todavía nombres de sus colaboradores, pues afirmó que primero deberá tener las líneas de un programa y entonces buscar los perfiles adecuados, de lo contrario significaría que no se tienen claras las prioridades ni un concepto de política cultural que se encuentre dentro de los principios generales marcados por el ejecutivo Enrique Peña Nieto. Agradeció a Consuelo Sáizar y Sari Bermúdez lo que consideró sus aportes. Sáizar, a su vez, felicitó a Peña Nieto y Emilio Chuayffet, el secretario de Educación Püblica, “por haber designado don Rafael Tovar y de Teresa”; y dijo que fue un honor “diseñar un proyecto cultural para el siglo XXI”.  

Comentarios